Ultraman Mx, de las cenizas a la realidad del Funk-Rock

Ultraman Mx, combina la esencia de cada integrante y crea un nuevo estilo para la banda: un rock más sabroso, con sintetizadores, dinámicas musicales y toques “funkerones”

ultraman

Ultraman surge en el 2006 como un proyecto que buscaba vivir de la música; desafortunadamente, debido a circunstancias adversas a los integrantes del grupo, su sueño tuvo que posponerse ocho años.

Luego de ese lapso, en una noche de embriaguez, dos de sus fundadores (Pepe, baterista y Yon, guitarrista) decidieron retomarlo, pero esta vez con una piel distinta: más determinación, un nuevo estilo musical y cuatro integrantes diferentes (Pavel, vocalista; Daniel, guitarrista; Kazun, tecladista y Ernesto, bajista) que compartían una misma experiencia: un proyecto musical frustrado, pero más decididos a triunfar.

“Para mí, Ultraman es una realidad: vivo lo que antes soñaba”, Pavel, vocalista

Así, 2014 representó para Ultraman un tiempo de adaptación, “el proceso fue turbulento pero necesario” para aprender a trabajar juntos. De esta manera, se creó la nueva esencia del grupo, compuesta de distintas vivencias.

Para 2015, la banda “ya estaba lista para el ruedo” con cuatro melodías, calidad y mucho networking. En primera instancia, y para abrirse camino decidieron presentares cada ocho días en diversos puntos de la Ciudad de México. Tiempo después optaron por una nueva estrategia para crecer con mayor rapidez: formaron una alianza de bandas para hacerse conocer. “Las invitaciones eran cada ocho días y esto nos ayudó para ganar confianza”, explica Pepe.

Posteriormente, en 2016, Ultraman tuvo presentaciones a nivel nacional en ciudades como Oaxaca, Pachuca, Toluca, Querétaro, Texcoco y el Estado de México. “El proyecto ha ido madurando y decidimos ser más selectivos para ofrecer calidad”. 

Sin embargo, cuando te conviertes en un músico independiente, aprendes a ser multitask, no sólo se tratará de tocar y componer “teníamos que repartirnos tareas, cada uno con su talento y conocimientos, se encargaría de algo: redes sociales, medios de promoción, administración, logística de eventos, cuestiones técnicas o relaciones públicas; todos teníamos que entrarle con todo para ofrecer trabajo de calidad”, indica Pavel.

Lee aquí: Música indie con sangre latina y sueños urbanos 

Parte de hacerse multitask requirió sacrificar tiempo para invertirlo en nuestra pasión: “Complicado es que tu chica aguante y comprenda que esto es en serio porque habrá momento en los que tienes que cambiar la cena familiar por un ensayo; es posible, pero se trata de equilibrar”, añade Ernesto, bajista.

“La música es una carrera de asertividad y aguante”: Pavel, vocalista

El 2016 también representó para ellos un año de trabajo, sacrificio y esfuerzo; su primer EP salió y fue necesario recaudar ingresos. “Se hizo un presupuesto aproximado de grabación, producción y posproducción, sesión de fotos y todo lo que requeriríamos para el lanzamiento; se dividió entre los integrantes y conforme salían los gastos se suplía ese dinero. Tenían que ser cifras exactas, llevar una administración seria para evitar gastos hormiga que, en ocasiones, nos llegaron a causar diferencias entre nosotros”, añade Pavel.

“Tenemos anhelos de dedicarnos de lleno a la música pero por el momento tenemos que sembrar y tener un trabajo fuera de esto para generar esos ingresos”, agrega Pepe.

Después de meses de estrés, en diciembre del mismo año, la banda lanzó Bring me love, su primer EP que recopiló siete canciones, entre ellas, su sencillo: Azul y gris. Fue hasta febrero del 2017 que Ultraman hizo su primera presentación oficial de Bring me love en el Foro Bizarro de la Ciudad de México. Contaron con gran asistencia y fue uno de sus mayores logros.

“La mejor paga es la satisfacción de ver como la mayoría de las personas que nos escuchan se casan con el proyecto”, dice Ernesto, bajista.

Las redes sociales les han ayudado a consolidarse, pues permite “mostrarles la imagen del grupo, dándole al espectador la perspectiva de la banda y nuestro trabajo”, añade Pepe. “Estar en Spotify fue fundamental, un tema de controversia pero necesario para que las personas conozcan nuestro proyecto”, asegura Kazun, tecladista de Ultraman.

Con bases fundamentales como la calidad, dedicación y honestidad, este singular grupo ofrece al público su primer sencillo, disponible en diversos medios digitales para que al escucharlos, experimentes una fiesta, pues es esa su esencia.