Tumbiko, al rescate de la joyería artesanal en el mercado de Taxco

Tumbiko, al rescate de la joyería artesanal en el mercado de Taxco

“Nuestra familia se ha dedicado a la joyería por décadas. La inquietud nació al ver en Taxco cómo el 50% de los artesanos se están desarticulando para dedicarse a ser taxistas u otras actividades”, comentó Aldo Uribe, cofundador de Tumbiko.

Los fundadores Víctor y Aldo Uribe se dieron cuenta de que lo más valorado por el cliente es el diseño innovador, aunado a la actual accesibilidad del comercio electrónico a un precio adecuado. Así nació Tumbiko, como la plataforma que vincula a diseñadores emergentes con maestros joyeros a través de su plataforma para crear piezas artesanales únicas a un precio accesible.

Los Uribe de Taxco

Víctor y Aldo Uribe, con 28 y 26 años respectivamente, salieron de Taxco en busca de nuevas oportunidades. Víctor la encontró en Puebla cuando estudiaba la licenciatura en Administración financiera en el Tec de Monterrey, y trabajando en el corporativo de banca de Banamex.

Aldo prefirió incursionar en la Ciudad de México, donde estudió finanzas en la EBC, esto le llevó a colaborar como analista en Cerox, posteriormente como ejecutivo de banca en Bancamifel. Allí conoció a muchos empresarios, quienes de cierta forma le inspiraron a emprender algo propio.

Un año después ambos lo dejaron todo para perseguir su sueño.

El primer emprendimiento

Su primer proyecto fue un hostal en Taxco, hasta la fecha sigue abierto. Después se dieron cuenta de que lo que ellos habían vivido de pequeños (el trabajo joyero artesanal) se estaba perdiendo, por lo que vieron un área de oportunidad para crecer empresarialmente y ayudar a preservar la tradición.

Tumbiko, con raíces ancestrales

Aunque actualmente la forma de elaboración es ligeramente diferente, Tumbiko tomó esta tradición precolonial para formar su filosofía empresarial. Viene de la palabra indígena tumbaga, que era un tipo de aleación compuesta por cobre y oro, usada para adornar centros ceremoniales.

Según Aldo, en ese contexto el cobre simbolizaba al hombre, y el oro a lo divino. “En Tumbiko nos gusta pensar que el cobre significa la tradición artesanal, y el oro la innovadora creatividad para realizar diseños únicos”.

En su arduo trabajo ya labora de la mano con más de 34 talleres en la zona de Taxco y sus alrededores. Así se benefician decenas de familias, quienes no sólo distribuyen sus piezas en México: gracias a la plataforma e-commerce de Tumbiko, se distribuye en países como Estados Unidos y España con vistas seguir la expansión.

No todo fue leche y miel

“La primer dificultad a la que nos enfrentamos fue la de concientizar a las personas a consumir producto hecho en México en lugar de productos del mercado extranjero, entre ellos el asiático”, destacó Víctor.

Para combatir estos desafíos, han hecho campañas de concientización, además de realizar el ‘Tumbiko Atelier’ en plaza Antara; donde los mismos artesanos elaboran sus piezas a la vista de todos: desde que se funde el metal, hasta el ensamble de la pieza.

“Para crecer como marca queremos que el consumidor mexicano esté orgulloso de lo que se hace aquí, con eso les abrimos los ojos”, concluyó Aldo.

error: Content is protected !!