Toronto, la puerta de entrada al tercer mundo

Escuchamos Toronto y se nos viene a la mente un paisaje helado canadiense; en verano, esta ciudad, una de las más diversas del mundo, ofrece una cara distinta para disfrutar bajo los rayos del sol.

Toronto

Viajar a Toronto, Canadá, requiere un cambio de chip, estarás a punto de ingresar a esa parte del mundo en la que “vivir bien” deja de ser una utopía. Toronto es una escuela para aprender que la cultura, los modales, la buena onda, la solidaridad, la conciencia, el arte, el deporte y el entretenimiento conviven en un mismo espacio y donde la mayor preocupación radica en pensar ¿cómo sacarle provecho al día?

Por suerte, los planes en esta ciudad abundan, ya sea que se visite un fin de semana, una semana completa o todo el verano, siempre hay algo nuevo por hacer; abundan los sitios con paisajes merecedores de una foto para poner a arder tu Instagram y las atracciones principales siempre están creando nuevos eventos, exposiciones, cursos y excusas para hacerte regresar y tener una experiencia diferente en un sitio al que ya fuiste.

La mejor época para visitar Toronto depende de tu clima ideal; si lo que te gusta es el sol, la playa, los paseos en bicicleta, la ropa ligera, los smoothies, helados y las actividades al aire libre, venir desde Spring Break es una buena elección; a finales de octubre el clima ya habrá cambiado y es cuando se empieza a vislumbrar el invierno, que reduce, pero no detiene la vida social de quienes llegan a esta ciudad para encontrarse con la nieve y los deportes invernales. En verano podrás asistir al Pride Parade, una fiesta que reúne a toda la ciudad en torno a la comunidad LGBTTI, mientras que en invierno, The Christmas Parade es una invitación para salir de casa e impregnarse del espíritu navideño.

The Toronto Experience

Se estima que 50% de la población de Toronto está conformada por inmigrantes, por lo que es normal estar en un café rodeado de conversaciones en cinco o más idiomas y ver pasar por las calles a judíos, árabes, afroamericanos, asiáticos, latinos e hindúes.

Una de las palabras que más se escucha es “sorry”, que resume la condición innata del canadiense (y el por qué la canción de Justin Bieber, símbolo nacional, es un éxito). Aquí parece no existir el egoísmo, por eso el peatón es prioridad, por eso te ceden el paso; por eso la fila izquierda de las escaleras eléctricas es respetada para quienes llevan prisa y por eso tus pertenencias son tuyas y nadie pretendería sacar ventaja de tu confianza.

Así es Toronto, un sitio que te pone incómodo (no en mal sentido), aquí te encuentras con tus miedos citadinos y aprendes a confiar en los demás y a dejar los prejuicios en la puerta.

En Toronto los adultos mayores no se quedan en sus casas; aquí se les ve, con todo y bastón, andadera o sillas de ruedas eléctricas, haciendo el super, en cafés y en sitios turísticos. La ciudad está diseñada para recorrerla sin importar las limitaciones de las personas; hay sitios con elevadores, rampas y toda la infraestructura necesaria para que ancianos y discapacitados puedan recorrerla, incluso en solitario.

El servicio de transporte público es accesible y cubre rutas importantes que facilitan recorrer la ciudad; además, si has utilizado el Metro de la Ciudad de México, el de Toronto parece de juguete, pues sólo tiene cuatro líneas. El costo de este transporte es de 41 pesos por viaje; con este pago es posible hacer el transbordo a camiones operados por una única empresa que maneja el transporte público en la ciudad, y así llegar al destino deseado. Para los autobuses hay paradas cada cierta distancia; la app Rocketman indica cuántos minutos tardan éstos en llegar.

Como había mencionado antes, el peatón aquí es muy importante; incluso, en cada semáforo hay un botón que al presionarlo agiliza el cambio de luz para que pueda cruzar más rápido. Esta idea está pensada para ser utilizada sobre todo durante la época de invierno, donde estar mucho tiempo en el exterior podría resultar peligroso para la salud debido a las bajas temperaturas. 

Una forma de ahorrar al hacer turismo por Toronto es comprando un City Pass que cuesta mil pesos; éste permite visitar las cinco atracciones principales de la ciudad, ahorrando más del 40%, en comparación a comprar las entradas de cada una por separado.

Los canadienses llevan dentro un “nacionalista buena onda”, contrario a aquel de tipo agresivo que compite por mostrarle a todos que su país es el mejor y más grande. Aquí el nacionalismo es amar a Canadá sabiendo que es el mejor, sin necesidad de hacer un show por ello.

Llegar a Toronto es creer que vienes a dejar tu marca, pero en realidad se trata de sellar en tu interior la huella que este país deja en ti; no importa quién seas y de dónde vengas, no volverás a tu destino original siendo el mismo y pensando igual.

Datos para tu bolsillo 

  • 5 Pesos Mexicanos equivalen a 0.36 Dólares Canadienses.
  • Vuelo desde 6 mil pesos ida y regreso.
  • Air Canada: 12 mil directo.
  • Aeroméxico: 10 mil 200 con 2 escalas.
  • Horas de vuelo: 4 horas y media (directo).

LOS 10+ DE TORONTO

En Klika sabemos que te gustan los conteos, por eso si entre tus planes se encuentra viajar a esta ciudad canadiense, debes checar este ranking con los sitios que debes visitar para decir: ¡Yo fui a Toronto!

 

1. TORONTO ISLANDS

Para llegar a las islas debes tomar un ferry que cuesta 104 pesos por adulto e incluye el retorno a la hora que desees. Estas islas se ubican en el lago Ontario, por lo que estarás rodeado de agua dulce. Disfruta de las actividades en la playa y realiza un recorrido por la isla, puedes rentar una bicicleta por 28 pesos para conocer la primera construcción en piedra de Toronto: el Gibraltar Point Lighthouse, declarado oficialmente un faro embrujado. Desde la isla se tiene la mejor vista de la ciudad.

 

 

 

2. CN TOWER

Es una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno. Fue construida hace 40 años y brinda una vista de 360º a más de 553 metros de altura; al subir, podrás tomarte la tradicional foto en el piso de cristal o tener una deliciosa comida en el restaurante giratorio que tarda 72 minutos en dar una vuelta completa. Si prefieres sudar adrenalina, puedes disfrutar de la atracción Edgewalk, que permite hacer la caminata exterior más alta del mundo por 30 minutos atado a un arnés. Subir a la torre cuesta 458.33 pesos o 2708 pesos por paquete, que incluye el Edgewalk.

 

3. ROM

Emperadores romanos, ánforas griegas, armaduras medievales, momias egipcias, esculturas chinas, galería de aves, monolitos mayas, una cueva de murciélagos, meteoritos, la colección más grande del mundo de fósiles de esquisto Burgess y como si fuera poco ¡dinosaurios! Todo en el quinto Museo de Cultura Mundial e Historia Natural más grande de América del Norte. La entrada sencilla cuesta 236 pesos y si deseas disfrutar de la exhibición actual Blue Whale (hasta septiembre 4) la entrada cuesta 417 pesos.

 

 

4. CASA LOMA

Es una mansión terminada en 1914, perteneció a Sir. Henry Pellatt, quien al no poder pagar los gastos que ésta generaba, la abandonó y en 1933 la ciudad de Toronto se apropió de ella y la convirtió en una de sus principales atracciones. En cada habitación se observa el lujo y lo visionario de quien la mandó a construir. Sus jardines son impresionantes y se cuenta con audio-guías en varios idiomas. Varias películas se han filmado aquí, entre ellas X-Men. La entrada cuesta 347 pesos.

 

 

 

5. PATH

Es el centro comercial subterráneo más grande del mundo ¡así es! como si no fuera suficiente con todo lo que Toronto nos ofrece en el exterior, cuenta además con un mundo debajo de la tierra que se extiende 30 kilómetros con tiendas, restaurantes y eventos de entretenimiento. Brinda empleo a más de 5.000 personas y es el refugio favorito durante el invierno cuando la nieve no permite la apertura de muchos sitios en la superficie. Conecta a 50 torres de edificios financieros y las atracciones turísticas más importantes. SOCO TO GO es un bar de sandwich único que está abierto 24/7.

 

 

6. KENSINGTON MARKET

No es un mercado, es la colonia más vibrante y diversa de Toronto; cierra sus calles a los coches y las abre para todos aquellos que la visitan caminando. Cada edificio o casa abre un local para vender afuera ropa vintage y comida. La vibra es hippie de principio a fin, imaginen que si la Condesa tuviera una abuelita hippie, esa abuelita sería el Kensington Market.

 

 

 

7. DEPORTES: ROGERS CENTER

Cuando caminas por el downtown de Toronto y ves el mar de gente con camisa azul ya sabes que los Blue Jays están en su casa: el Rogers Center, no sólo alberga al equipo de béisbol de Toronto, sino que además es el sitio predilecto para conciertos y eventos de gran magnitud. Al venir a Toronto es un must vivir la experiencia de un partido de los Blue Jays, en su página de Facebook podrás ver el calendario y sabrás si el techo del domo será abierto o no el día que desees ir según el pronóstico del clima. Si vas en un día soleado, el domo permanecerá abierto y la vista de la ciudad es increíble. Las entradas van desde 108 pesos en una ubicación regular, hasta rentar en una suite de lujo para ver el partido por el costo de 38 mil 200 pesos.

 

8. RIPLEY’S AQUARIUM

Podremos conocer en este acuario alrededor de 13.500 peces de 450 especies diferentes. La parte divertida, es cruzar The Dangerous Lagoon, un túnel transparente bajo el agua que alberga a los tiburones y por el cual se puede caminar. Si ir a ver peces aún no te convence, prepárate para lo mejor, pues el acuario te da la oportunidad de tener una pijamada con amigos o familiares en este túnel incluyendo snack antes de dormir y un desayuno continental, además de actividades durante la noche con las que te convertirás en un experto del mundo acuático. El costo de la entrada regular es de 351 pesos y el de la pijamada es de 1337 pesos por persona.

 

9. AGO

Decir que esta galería alberga la colección de arte más grande de Canadá es una buena introducción, aquí encontraremos arte africano y oceánico, moderno y contemporáneo, arte europeo, colecciones de cine, teatro, arquitectura y barcos. Caminaremos entre Monet, Van Gogh, Tissot, Rembrandt y muchos más, la entrada tiene un valor de 263 pesos que incluye guía personalizada o interactiva, grupos de feedback, foros de discusión, charlas con expertos en arte y acceso al café y la tienda de la galería.

 

10. ST. LAWURENCE MARKET

Es uno de los mercados más antiguos de Toronto, es famoso por la frescura de los productos que allí son distribuidos, además tiene locales donde puedes comer y brindan cursos de gastronomía. En el segundo piso se encuentra una Galería que a través de pinturas, mapas y objetos de arte muestra el desarrollo cultural de la ciudad en el siglo XIX. No olvides pasar a St. Urbain Bagel por unos de los mejores bagels de Toronto. Abren de martes a sábado.

 

 

#MUST 

Luego de conocer a Toronto, debes “probar” Toronto. Aquí están las cosas que debes saborear y dónde conseguirlas:

 

Si de cócteles se trata, lichis, blueberries y toronja son la combinación perfecta para combinarlo con frutos del mar en JaBistro.

 

 

 

La Carnita es conocida por ser una taquería pop-up donde podrás probar diferentes margaritas con el tequila de tu elección y ricos tacos, estando lejos de México.

 

 

 

Carne a la parrilla, aguacate, sour cream, jalapeños y un top de guacamole decoran los nachos de Mad Mexican para pasar una deliciosa tarde disfrutando una cerveza.

 

 

 

Cuando no te puedes decidir entre wafles y helado, ¡mézclalo! en Bang Bang Ice Cream & Bakery.

 

 

 

Galletas de famosos para que te comas a las celebridades a mordiscos en Bake Shoppe.

 

 

 

Poutine es el plato típico de Canadá, tiene papas a la francesa, queso y salsa gravy; pero si de variedades se trata, tienes que ir a Poutine Ville donde podrás probar decenas de combinaciones, nuestra favorita es la de pulled pork.