La tecnología contraataca las políticas migratorias de Trump

Unidos, usuarios y fundadores de aplicaciones, pueden conformar una gran fuerza que dé una nueva dirección a las políticas públicas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Trump

A finales de enero, Donald Trump tomó posesión de la presidencia de Estados Unidos. Al asumir el cargo, sus políticas de inmigración se hicieron notar de inmediato. Fue entonces cuando Silicón Valley y varias de las corporaciones tecnológicas más representativas de ese sector emprendieron una lucha a través de sus plataformas para contrarrestar la discriminación.

A partir de entonces, los usuarios que consumen tecnología de comunicación por redes de internet, así como las corporaciones que la ofrecen, encontraron una oposición que puede resultar sumamente exitosa.

Actuamos contra las empresas, las guerras, las políticas y los presidentes, sólo para quedarnos con la sensación de que estas corporaciones son demasiado grandes para cambiar. Sin embargo, miles de personas de todo el mundo encontraron una nueva forma de hacer que sus voces se escucharan. Fue sencillo, gratificante y tuvo un impacto sin precedentes; borraron la aplicación de Uber.

Trump, las consecuencias de sus desiciones

A finales de enero, Trump declaró que ciudadanos de siete países musulmanes no podrían entrar a Estados Unidos durante un período de 120 días. Al mismo tiempo, el equipo de Trump decidió cuáles eran las implicaciones de la política migratoria y su aplicación, estricta de control.

Cuando salió a la luz la noticia, los taxistas de Nueva York —muchos de ellos inmigrantes— suspendieron de inmediato el servicio al aeropuerto. Uber, conocido por aprovechar algunas coyunturas políticas para adquirir nuevos usuarios, optó por continuar los servicios e incluso eliminó la tarifa dinámica.

Los trabajadores de taxi de Nueva York (@NYTWA) twittearon: "ÚLTIMAS NOTICIAS: los  conductores de NYTWA llaman por un alto al trabajo durante una hora en el aeropuerto JFK hoy, de 6:00 a 7:00 pm para protestar #muslimban! #nobannowall".

Posteriormente, Uber twitteó:

“tarifas dinámicas se han apagado en el aeropuerto #JFK. Esto puede resultar en tiempos de espera más largos. Por favor, sea paciente".

Esto provocó un enorme contragolpe. Más de 200 mil usuarios eliminaron la aplicación de Uber, creando el mayor éxodo de aplicaciones jamás ocurrido en un lapso de 24 horas.

Acto seguido, esta plataforma lanzó un comunicado a los usuarios antes de eliminar la aplicación, declarando públicamente su oposición a la nueva política de inmigración de Trump. Además, ofreció servicios legales y compensación a todos sus conductores afectados por la prohibición. Días después, el CEO de Uber, Travis Kalanick, renunció al consejo de asesores de negocios de Trump.

Al mismo tiempo que Uber perdía usuarios, Lyft, su principal competidor, prometió donar un millón de dólares a la Unión Americana de Libertades Civiles, que está demandando a la administración Trump por la prohibición de inmigración. Según informes, ha recaudado más de 24 millones de dólares en donaciones en línea.

Como resultado, Lyft tuvo un sensible aumento en las descargas de su aplicación. Fue el indicador de que esa coyuntura abría una excelente oportunidad de negocio.

También puedes leer aquí, 5 aprendizajes que nos dejo Richard Branson, CEO de Virgin Mobile en el INC Monterrey.

Tecnología, el camino a nuevas propuestas

El poder que tienen los usuarios a través de la tecnología para influir en la política de Estados Unidos es incalculable. Descargar o eliminar una aplicación podría ser su activo más influyente en este tema. Cabe resaltar que la mayoría de los usuarios de aplicaciones de Uber viven fuera de ese país, lo que indica que tienen una voz significativa.

Hay otra lección sutil pero muy importante que aprender. Las empresas de tecnología están en una posición única para ser nuestros principales defensores para influenciar en la política estadounidense. Al ser empresas globales, dependen del éxito de los clientes en todo el mundo, de tal forma que sus compañías se esfuerzan por hacer el mundo más pequeño.

Por eso, cuando se trata de la inmigración, no sólo los usuarios globales de tecnología están haciendo oír su voz, sino que las propias compañías de tecnología están liderando el movimiento contra la injusta política migratoria de Trump.

Algunos ejecutivos de tecnología, como el CEO de Apple, Tim Cook, que estaba entre los miembros de la cumbre tecnológica de diciembre del nuevo presidente de Estados Unidos, aseguraron a los empleados que habían expresado sus preocupaciones a la Casa Blanca.

Por su parte, el Co-Fundador de Google, Sergey Brin —un refugiado— se unió a los manifestantes en el Aeropuerto Internacional de San Francisco. A su vez, otros ofrecieron servicios gratuitos a los refugiados.

Para los que quedaron varados en los aeropuertos, diversas empresas abrieron sus carteras para igualar las donaciones a la Unión Americana de Libertades Civiles y a otros grupos de defensa de la inmigración.

Más de 100 compañías han presentado una moción judicial que declare que la Orden Ejecutiva de Trump " es violatoria de las leyes de inmigración y Constitución". La moción judicial afirma que " un cambio repentino en las reglas que rigen la entrada a Estados Unidos está causando daño sustancial a las compañías estadounidenses”.

Entre los patrocinadores se encuentran empresas como Google, Facebook, Netflix, Square, Salesforce, Airbnb, Uber, Pinterest, AppNexus, Twitter, Yelp, Reddit, Kickstarter, GitHub, Glassdoor, Caja, Mozilla, Dropbox, Twilio, Zynga y Media Snap Inc., la empresa matriz de Snapchat.

En consecuencia, ¿qué significa todo esto para México?

A pesar de que los latinoamericanos están sub-representados en la escena Tech de Silicon Valley, los mexicanos de ambos lados de la frontera deben reconocer que el sector tecnológico de Estados Unidos ha sido un factor determinante en la presión contra la ilegal política migratoria de Trump.

Como innovadores del sector tecnológico en México, debemos agradecer y apoyar a las empresas en este segmento que estén utilizando todas las herramientas a su alcance para conformar una oposición fuerte y sólida en contra de tales políticas.

México se verá directamente afectado por la política de inmigración estadounidense, por lo que necesitamos que estas empresas sepan que estamos viendo y aplaudiendo sus acciones. Es posible que estos aliados nos ayuden a hacer oír nuestras voces cuando se hable del muro y de las políticas migratorias discriminatorias en contra de México y cualquier otra nación.