Spacioss Coworking, la comunidad de mujeres empresarias

Hace cuatro años, Blanca Sánchez se preguntó si existía un espacio donde las mujeres pudieran hacer negocios de manera seria y profesional, en un ambiente de motivación emprendedor. Actualmente Spacioss Coworking es una comunidad de inspiración, proyectos, y conexiones para ellas.

Con más de 15 años de experiencia laboral en diferentes empresas trasnacionales como Mattel, Química Heads, Séneca, Multipack (ahora Fedex), Profuturo, etc., Blanca se empezó a cansar de las limitantes que el sistema de las grandes empresas imponen a la creatividad.

“Los jefes piensan que entre más tarde salgas, ‘¡ah!, es muy productivo’. Pero llegó un punto en el que me hartó tener una hora de entrada, mas no de salida. No tener tanta apertura a poder aportar cosas nuevas. Por eso decidí ya no continuar trabajando para otros, e impulsar mis propios proyectos”, explicó Sánchez.

Coworking para mujeres

En el año 2010, Blanca se independizó y empezó con su propio emprendimiento, un proyecto llamado Concepto Verde, dedicado a la reforestación de áreas verdes para grandes empresas.

Aquí trabajó para Banamex, American Express, Ford Motors Company, y otras grandes empresas.

De esta manera surgió la necesidad de poderse reunir con otras mujeres empresarias de manera profesional. Lo primero que tuvo a mano fue recurrir a la clásica cafetería.

“Al llegar a este lugar público en el que nos quedamos de ver, me di cuenta de que estaba lleno. Donde yo quería estar estaba ocupado. Saliendo de ahí me pregunté si no había un sitio más profesional donde las mujeres pudiéramos reunirnos a hacer negocios”, agregó.

La idea se quedó estática por un tiempo, hasta que durante su maestría en Administración, dentro la materia Modelos nuevos de negocios, recordó la necesidad que había experimentado por un espacio profesional para trabajar e iniciar bajo sus propio concepto: Spacioss.

Los inicios

“Tenía muchísimos contactos de mujeres empresarias que había conectado durante el pasar de los años. Al día de hoy ya llevamos más de tres años con este negocio con más de un centenar de mujeres que ya han hecho conexiones, alianzas y cerrado tratos dentro de nuestras instalaciones”, explicó Blanca al referirse a los inicios de su coworking.

Refirió que muchas de sus clientas son emprendedores o mipymes; nutriólogas, psicólogas, coaches, diseñadoras de joyería, community managers, arquitectas, un par de youtubers, y una directora de cine que gusta de sus instalaciones para los casting.

Así fue como expuso su principal competencia, y lo que le requería para convencer a las usuarias de que un coworking era la opción.

“Mi principal competencia es el hogar de las mismas mujeres, más que otro coworking. Ellas mismas aún prefieren estar trabajando desde sus casas. Porque le gusta tener todo bajo control: el hijo, la comida, el esposo, etc. Ahí instalan su oficina y centro de operaciones.

En ese momento viene el reto: hacerles entender que no es profesional recibir a los clientes en la casa, y darles a conocer los beneficios de un coworking, un lugar especializado para realizar negocios de manera profesional”, concluyó Blanca.