Si las paredes (de Steve Jobs) hablaran…

Si como en las películas animadas, los objetos cobraran vida, ¿qué dirían de ti y tu emprendimiento? En Klika imaginamos lo que contarían algunos artículos personales del creador del iPod sobre él

muebles Steve Jobs

Nos encontramos en la oficina de la casa del CEO más querido por las nuevas generaciones, hablamos de Steven Paul Jobs, el creador de Apple Computer.

Si bien, el que fue el hogar de este famoso empresario durante 20 años, se encuentra en una de las mejores zonas de Palo Alto, California, en Estados Unidos; el lugar no goza de grandes lujos.

En la pared del fondo se observa un estante enorme repleto de libros, un escritorio simple y una Mac de escritorio; papeles saliendo de las carpetas, plumas, un vaso con agua y un frasco con medicina. De pronto, los objetos en la estancia comienzan a “cobrar vida”.

Señor cuadro, ¿qué recuerdos tiene del creador del iPod?

R: Era un hombre muy alto, medía 1.88. Siempre volteaba a verme, creo que mis flores lo tranquilizaban. Trabajaba casi siempre hasta tarde; escribiendo, dibujando, buscando en internet; yo estaba en la columna que dividía las dos ventanas en la oficina, justo arriba del escritorio.

¿Alguno de ustedes pregunta el cuadro a los libros recuerda cómo llego a este estante?

casa Steve Jobs

R: Anywhere but here contesta: Yo llegué aquí porque mi autora, Mona Simpson, es hermana de Steve Jobs; él no lo supo hasta que fue adulto y hasta los años 90 la buscó.

¿Cómo trabajaba Jobs?

Responde la silla: se la pasaba mucho tiempo sentado, a veces sólo para pensar y en otras ocasiones únicamente veía el jardín. Una vez me contó que de pequeño hizo explotar una bomba debajo de la silla de su maestro. ¡Qué nervios! ¿Te imaginas?

La computadora de escritorio agrega: En mí encontró muchas cosas cuando estaba trabajando, como su interés por la filosofía, el budismo y la tipografía.

De hecho, tomó clases de caligrafía, pues le encantaba; gracias a eso se incluyeron distintas fuentes y tipos en el diseño original de Macintosh.

¿Tú qué nos puedes contar de su día a día?

El armario responde: Causa mucha curiosidad que muchos creían que cada día se ponía el mismo pantalón. Lo cierto es que Steve tenía 100 jeans Levi´s; su modelo favorito era el corte 501, que los combinaba con suéteres de cuello alto y zapatos de goma. Cuando trabajó para Atari, lo transfirieron al turno nocturno porque se decía que olía mal.

La lámpara grita: Una de las cosas más alocadas que Steve hizo fue probar LSD cuando fue joven, incluso dijo: “Esta fue una de las dos o tres cosas más importantes que he hecho en mi vida”.

El celular interrumpe y añade: Cada vez que estábamos en una conferencia, recuerdo que el público se emocionaba con la frase “una cosa más…” y ¡woow!, todo el auditorio enloquecía. Siempre había algo más genial.

Cuando falleció llegaron más de un millón de condolencias a Apple, tan sólo de China fueron 50 millones.  

Así era él: increíble, rebelde, inteligente, creativo y líder, igual que su frase favorita: “Estamos aquí para dejar nuestra huella en el universo” y él definitivamente lo hizo.

*Fuentes: Steve Jobs: la biografía, Walter Isaacson/ Jobs, documental de Joshua Michael Stern