Running: el reto es con uno mismo

Por sus similitudes con el emprendimiento, el running requiere de disciplina, constancia y esfuerzo, este deporte se ha convertido en uno de los preferidos de jóvenes empresarios.

 

running

El running es una actividad que ha cobrado mayor auge en los últimos años, debido a los beneficios que brinda a la salud, lo práctico que resulta ejercerlo (sin costo y en el horario que deseas), y por el simbolismo que conlleva: un reto personal.

De ahí que se encuentre entre los ejercicios favoritos de muchos emprendedores, por la filosofía que comparten ambos estilos de vida, en las cuales es indispensable gozar de ciertas aptitudes como disciplina, constancia, esfuerzo, perseverancia, optimismo, capacidad para solucionar problemas y tener una meta clara para alcanzar la cima.

De acuerdo con cifras de Sport Promotion, en 2015, en México existían 2.5 millones de corredores (alrededor de 2% de la población total del país de ese año); otros 3.5 millones sólo se ejercitan pero no pueden denominarse corredores habituales.

Esta cifra, con el paso de los años se incrementa –aproximadamente un 20% anualmente- igual que los maratones, en mayor número realizados en la Ciudad de México.

Giselle Martínez Barrera, de 33 años de edad, es una emprendedora más que ha probado los beneficios del running, quien considera esta actividad indispensable en su vida para tener pleno rendimiento en su día y completar su agenda adecuadamente con una actitud siempre optimista.

Explica que para ella “el running es un tiempo de encuentro conmigo misma, en el cual libero el estrés y reflexiono sobre mis prioridades. Lo tomo como el momento del día donde me cuestiono: ¿qué necesito hacer hoy para ser mejor en el mañana?

Durante cuatro años, la vida le ha enseñado que los elementos pilares para que todo proyecto no sólo se mantenga, sino que además sea próspero, son la disciplina, la constancia y la perseverancia.

“No fue nada sencillo, desde hace diez años la idea de emprender mi propio negocio se hizo claro en mi camino, sólo tenía que esperar.

Tiempo después, a mis 29 años de edad ya contaba con la experiencia (trabajó en un salón de belleza de primer clase), los conocimientos (tiene dos diplomados: uno en Plan de Negocios y otro en Gerencia de Marca y Producto), y el capital; sólo faltaba tomar la decisión, así que una vez obtenidos los recursos necesarios emprendí este sueño que hoy es una realidad”, platica Giselle.

Ese sueño, que hace cuatro años inició con seis personas, hoy es un negocio próspero. Se trata de una estética donde actualmente laboran 20 empleados, y Giselle está en planes de extenderlo más.

A la par de este proyecto, y debido a que emprender puede resultar agotador, Giselle encontró en el running un estilo de vida que le ayudó a mantener la mente clara para continuar.

 “No puedo empezar un día si no corro por las mañanas y reviso mis pendientes en mi agenda; siento que es necesario para lograr mis objetivos diarios, por la energía que ésta me proporciona. Si iniciando el día no lo practico, me hago un espacio por las noches para mantener mi constancia en este deporte”, dice esta runner empresaria.

Pero ¿qué es para Giselle el Running en su vida?

“Para mí es un reto constante, me ayuda a reforzar la disciplina que debo tener. Siempre he sido partidaria de las actividades físicas porque pienso que cuando inviertes el tiempo necesario a esto, encuentras retribuciones en el organismo, estás más concentrado, tienes más energía y estás más enfocada en cuáles son tus prioridades de cada día”.

También puedes leer, Cohousing, nueva modalidad de vivienda para millennials.

Ser considerada como una actividad de retos personales, es lo que hace que el running sea más atractivo para los emprendedores. “Soy una mujer de retos. En un principio lo realicé por practicidad pero encontré en este deporte una manera de competir conmigo misma y superarme en muchos ámbitos”, finaliza.

“Puedes continuar para terminar la carrera y las piernas te dolerán por una semana o puedes renunciar y tu mente dolerá por toda la vida”: Mark Allen, triatleta estadounidense.