Respuesta de un 'millennial' a quienes intentan cambiarlo - Klika

Respuesta de un ‘millennial’ a quienes intentan cambiarlo

En principio de cuentas, no todos los millennials somos lo mismo. No crecemos bajo las mismas circunstancias. Tampoco tuvimos las mismas oportunidades.

Por: Karla Flores

Desde hace algunos años, he leído opiniones de expertos en relaciones laborales, recursos humanos y coaching de todo tipo hablar acerca de la generación millennial.

Se han referido así a quienes nacimos entre 1980 y 2000 como la generación Peter Pan. Si, la generación digital o simplemente millennials. Incluso hay estudios completos que analizan nuestros hábitos laborales, de consumo y de comportamiento social.

De lo funcional a lo obsoleto

La mayoría de estos análisis hacen quedar mal a la generación millennial. Nos tachan de flojos, inestables, consumistas y laboralmente incapaces de cumplir metas.

De hecho hay miles de cursos online y offline en el que cuentan cómo hacerle para conseguir un mejor empleo, una vida amorosa exitosa y alcanzar nuestros objetivos profesionales.

Lo curioso del asunto es que la mayoría de esos capacitadores son de otra generación. Caen en el camino fácil de la frase “es que en mis tiempos”, y es que “cuando yo tuve mi primer trabajo”… Eh ahí el grave error… Lo que en otros tiempos funcionaba, hoy ya no.

Lo que te hacía exitoso hace 15 o 20 años hoy es completamente obsoleto.

La respuesta de un millennial

En principio de cuentas, no todos los millennials somos lo mismo. No crecemos bajo las mismas circunstancias. Tampoco tuvimos las mismas oportunidades. Y desde luego, no tenemos los mismo objetivos emocionales, personales y mucho menos profesionales.

Hoy respondo punto por punto a esos capacitadores, estudiosos y grandes analistas que se han encargado de que se use el término millennial como despectivo, y de que el mercado laboral nos vea como un lastre o una generación “con la que hay que lidiar”

Aquí la respuesta a las 5 premisas más comunes:

1.- “No quieren trabajar gratis” 

¡Que levante la mano aquel que quiere trabajar gratis! El trabajo gratis ya lo hicimos en el servicio social y en las prácticas profesionales. Lo justo es que paguen por el servicio que requieren. 

Y es que, desde hace ya algún tiempo, las ofertas laborales se limitan a buscar becarios que tengan responsabilidades de directivos sin sueldo. No es justo. No estamos de acuerdo y no vamos a ceder. 

2.- “Son el futuro de los puestos gerenciales”

Simple, los millennials no representamos el futuro de ningún puesto gerencial. Somos el presente de los puestos directivos. No traten de engañarnos diciéndonos que somos el futuro, por lo menos en México.

La media de edad en puestos importantes para la toma de decisiones es de 30 años, y para los emprendedores, de 28.

Me parece una pérdida de tiempo seguir estudiando y estereotipando a una generación que ya se adueñó de las empresas.

3.- “Son flojos”

¿Flojos por querer que se respeten los horarios laborales? Nos contratan por trabajar 8 horas de lunes a viernes, y muchas de esas horas son muertas, pues las empresas tienen esta idea de que entre más horas pasemos en la oficina, somos más productivos. Y créanme, está comprobado que aquellos empleados (sin importar la edad o la generación a la que pertenezcan) que tienen horarios flexibles, son mucho más productivos y enfocados.

Me he topado con miles de ofertas laborales en las que nos ofrecen trabajo con sueldos de risa y horarios de más de 12 horas. Pareciera que nos hacen un favor al ofrecernos trabajar; y no señores, se trata de un “ganar-ganar”. Es un servicio a cambio de un sueldo justo.

Atención: no evadimos nuestras responsabilidades. Sabemos perfecto cuando hay bomberazos, crisis empresariales o entregas urgentes y nos comprometemos.

Somos solidarios y sabemos perfectamente cómo trabajar en equipo. Pero si tu bomberazo es tres veces por semana, o cada fin de mes, ¿no te parece que lo que se necesita es una revisión en los procesos de la empresa?

4.- “No duran en los trabajos”, “no se quieren comprometer”

La premisa más escuchada. Pareciera que es mucho más loable estar en un empleo por años y años, sin importar que no exista crecimiento profesional ni personal alguno.

La generación millennial no es (somos) inestables. Buscamos crecer. No tenemos apegos emocionales con las empresas. Tenemos necesidad de encontrar lo que nos apasiona, de cambiar un poco al mundo desde nuestra labor como profesionistas.

Señores capacitadores. Cerraré este punto con unas preguntas sencillas: ¿te dedicas a lo que te apasiona? ¿Trabajas de lo que estudiaste? ¿Por qué le tienes miedo al cambio?

5.- “El trabajo no es prioridad”

Tienen mucha razón, el trabajo no es nuestra única prioridad.

Y es que estamos en la era del equilibrio. Tenemos familia y queremos ofrecerles tiempo de calidad. Nos gusta tener actividades paralelas como el deporte, el arte o la capacitación.

Nos encantan las mascotas. Somos la punta de lanza para muchos movimientos y causas sociales. No es que no tengamos pasión por lo que hacemos. Es que nuestra pasión la encontramos en todas y cada una de las actividades que realizamos, y todas requieren esfuerzo y tiempo.

Por último, debo decir que ser millennial tampoco significa ser mejor profesionista, y mucho menos mejor persona.

Nos tocó ser la generación que nació sin una computadora en casa y tuvimos que crecer con cambios monumentales en cuanto a tecnología se refiere y reconocemos que el siglo XX se caracterizó por grandes crisis económicas, cambios sociales e ideológicos y sabemos de sobremanera que el valor del esfuerzo para todas las generaciones es diferente.

Entendemos que nuestros padres hayan tenido que esforzarse mucho más para alcanzar objetivos muy sencillos, pero eso no los hace mejores personas ni a los millennials peores profesionistas.

error: Content is protected !!