La resiliencia como actitud de vida

¿Qué tienen en común Steve Jobs, Malala Yousafzai y Stephen Hawking? El primero, fundador de Apple, fue despedido de su propia empresa tras el fracaso inicial de la computadora personal Macintosh en 1985. Salió por la puerta trasera de la empresa, pero en 1997 regresó y fue factor clave en los años de éxito de la compañía.

Malala Yousafzai recibió un disparo en la cabeza por ser una gran defensora de la educación femenina, asimismo, por ser luchadora de los derechos de la mujer en su país, Pakistán. Actualmente estudia fi losofía, política y economía en la Universidad de Oxford. Stephen Hawking. Su enfermedad degenerativa no le impidió doctorarse en física, y ser un icono en su campo.

¿Factor común de estas historias? Una capacidad común en los buenos emprendedores: la resiliencia.

Este concepto se define como la capacidad de adaptación que tenemos los seres vivos frente a un estado o situación adversa. Es la capacidad para superar circunstancias traumáticas, pero no necesariamente debemos vivir situaciones extremas para hacer uso de nuestro lado resiliente.

En el día a día podemos probarlo de manera sutil, recuperándonos de situaciones de estrés, de alguna desilusión o del fracaso mismo.

Características de una persona resilente:

  • No deja que las circunstancias o la situación como tal los defi na. Se adapta movido por su propósito superior.
  • No culpa a los demás ni a factores externos por sus problemas. Los asume como parte de su aprendizaje y del camino que debe recorrer.
  • No se queja, mantiene una buena actitud.
  • Es humilde, afronta sus errores y los ve como fuente de sabiduría. Como una manera de hacerse más fuerte.
  • Tiene coraje para tomar acción y movilizar lo que está a su alcance, pero a la vez practica la aceptación. Acepta que no puede controlar todo.
  • Es consciente de sus fortalezas y debilidades, pero se basa en las primeras como motor para seguir adelante.
  • Es capaz de reconocer que necesita ayuda y de pedirla.
  • No se compara. Entiende que todos somos el resultado de distintas experiencias, por lo que se marca sus propios desafíos, metas y tiene su definición de éxito.
  • Es optimista, espera cosas buenas del mundo y de otras personas. Pero a la vez se mantiene conectado con la realidad.
  • Se siente capaz y competente. Cree en sí mismo.
  • Está conectado con sí mismo, escucha su intuición.
  • Tiene la capacidad de compremeterse con metas grandes, ambiciosas y alcanzarlas. En lugar de reducir sus estándares, expectativas o esfuerzos

La-resiliencia como actitud de vida

Sobre resiliencia y emprender

Emprender es una experiencia personal. Por eso todos tenemos múltiples opiniones y percepciones al respecto. Pero tal vez podamos estar de acuerdo en que implica sacrificio y esfuerzo.

Es un camino, una senda que se recorre paso a paso; con subidas y bajadas, con éxitos y fracasos, con aciertos y desaciertos. Que nos exige ser capaces de adaptarnos y sacar lo mejor como profesionales y personas que somos para superar los obstáculos.

Pero, ¿qué pasaría si ante lo no tan bueno de emprender decidiéramos no volverlo a intentar?

¿Qué pasaría si ante los errores decidiéramos no probar de nuevo y poner en práctica lo aprendido? ¿Seguiríamos siendo emprendedores? Albert Einstein decía: “en medio de la dificultad reside la oportunidad”.

Y es que son pocos los que logran ver oportunidades en medio de las adversidades. Por eso la resiliencia es un ingrediente clave para el éxito emprendedor. Bien dice el proverbio chino: el fracaso no es caer, sino negarse a levantarse.