¿Recursos Humanos e Inteligencia Artificial?, el desafío de este siglo - Klika

¿Recursos Humanos e Inteligencia Artificial?, el desafío de este siglo

Resulta muy fácil pensar en la IA como una tecnología principalmente enfocada en la sustitución de empleos.

Los Recursos Humanos (RRHH) son básicamente una función impulsada por las personas, el propio nombre lo dice. Por lo tanto, es comprensible pensar que la inteligencia artificial (IA) es útil para otros departamentos.

Al fin y al cabo, una máquina nunca puede reproducir los matices, comodidad y empatía de una relación entre personas. No se puede buscar, reclutar, contratar, formar, dirigir, asesorar y despedir a seres humanos con algoritmos, o al menos, no sin enfrentarse a problemas considerables.

Sin embargo, está claro que la IA tiene su sitio en el futuro de los RRHH. Si los departamentos no lo aceptan, puede ser que vayan a quedarse atrás. Y no seguir el ritmo del cambio. Así es como, las empresas y sus equipos de RRHH, tienen por lo tanto que pensar cómo utilizar la IA para estructurar y dirigir el trabajo.

Las siguientes áreas deberían tomarse en consideración si se quiere adaptarse a la nueva normalidad basada en la tecnología.

Diversidad e inclusión

En 2018, no se les debería tener que decir a los departamentos de RRHH lo importante que es tener una fuerza laboral diversa e inclusiva.

La diversidad y la inclusión son sencillamente sentido común empresarial. Poder contar con una gama amplia de perspectivas y experiencias puede mejorar la comprensión de los clientes, la creatividad, la marca y la capacidad de atraer y retener el talento.

La IA no puede discriminar, a menos que haya sido programada para ello. No le importa el género, la experiencia, la raza, la orientación sexual, o cualquier otro prejuicio que pueda influir consciente o subconscientemente en un proceso de reclutamiento o una decisión de RRHH. Los algoritmos de aprendizaje automático ya ayudan en la función de reclutamiento a ciegas con los candidatos más apropiados.

Personalización

Resulta muy fácil pensar en la IA como una tecnología principalmente enfocada en la sustitución de empleos. Pero globalmente, esto es un plan con poca visión de futuro. La invención del telar mecánico no provocó un desempleo masivo, incluso si hizo que algunos papeles se volvieran obsoletos.

Un departamento no puede pensar sóplo en la miríada de mejoras de procesos que la IA puede aportar, también tiene que pensar en las personas. Algunas de ellas, inevitablemente, perderán sus empleos a causa de los adelantos de esta nueva tecnología. Siempre y cuando sea posible, esto debería evitarse.

Así, una prioridad operativa clara debería ser la de identificar qué individuos están más en peligro debido a la redundancia tecnológica, y pensar en posibles otros usos para ellos.

Siempre y cuando sea posible, se debería poner a su disposición oportunidades de renovación de capacidades y formación. Cada empleado se merece tener la oportunidad de desarrollarse emocional, económica, e intelectualmente en su trabajo. Pocos se merecen perder sus empleos a causa de un empleador que no haya hecho lo suficiente para prepararse para las nuevas tecnologías.

Gestión de compañeros

La IA no reemplazará la necesidad de gestionar las interacciones con compañeros en otros departamentos, pero hará que sea más fácil hacerlo. Por ejemplo, se pueden manejar de forma automática y tecnológica preguntas y problemas frecuentemente planteados, ahorrando así tiempo a su departamento y dándole más espacio para ocuparse de problemas mayores. Además, con el aprendizaje automático, estos sistemas sólo mejorarán al ocuparse de problemas y solicitudes comunes.

Alíe los HHRR con la IA y tendrá un departamento preparado para el presente y el futuro.

Con información de Observatorio de RRHH

error: Content is protected !!