¿Quién realmente tiene madera para emprender? - Klika

¿Quién realmente tiene madera para emprender?

Actualmente la tendencia dice hay que emprender. Y nos aventamos al ruedo esperando que la aventura nos llene de millones de pesos. Pero, ¿de dónde partir?

Si hace tiempo tienes una idea que no te deje dormir, ya no puedes dejar pasar el tiempo. Alguien más lo puede hacer antes y mejor que tú. Pero lo primero que pensamos es en el dinero. De dónde o cuánto cuesta esta maravillosa idea que revolucionará al mundo. Para ello, tienes las siguientes opciones de financiamiento:

– Ver tu cuenta bancaria para ver cuánto ahorraste para este momento

– Ir a la chequera de la familia y venderles tu idea

– Buscar inversionistas o amigos que empaticen con tu proyecto. Entre todos pueden reunir el capital inicial para arrancar con tu proyecto

– Al banco, ¡jamás! Al inicio es regalar tu alma al diablo

Continuemos

La verdad es que emprender te va a costar tiempo, dinero, paciencia, tolerancia, desvelos, desilusiones… Pero no es nada comparado cuando ya estás dentro. No otra opción más que aguantar, pensar estratégicamente, y dirigir lo que un día fue tu sueño. Hoy ya está hecho realidad, y construyéndose para trascender.

Al inicio todo va fluyendo. Pero poco a poco empiezas a darte cuenta de que las cosas están tomando un sentido que no es apropiado para tus finanzas. Aún así dices: “Continuemos. El equipo está dando lo mejor de sí”. Y sigues, junto con tus socios, inyectando dinero a tu emprendimiento.

La clave

Pero en esta ecuación, seguramente no has desarrollado la estratega adecuada para tener mejores resultados. Para emprender no sólo es tener el dinero. También debes considerar los siguientes puntos.

Perfil del socio

Valores que aporta el socio

Compromiso del socio

Etapas del proyecto

Estrategia de la empresa (administrativa, ventas, mercadotecnia, logística, recurso humano etc..)

En cada punto habría que echarse un clavado en libros que hablan de todo ello

Después de emprender:

Tu estilo de vida cambió

Dejaste de vacacionar

Tu cuenta bancaria está en ceros

Vendiste tu coche o tu casa

Tu pareja te ve con ojos de “búscate un trabajo”

Es más, tu mascota te ve con ojos de “ese alimento no me gusta, pero creo en ti”

Ir más allá

A tu lado ves a muchos emprendedores que siguen al pie del cañón. Pero la realidad es que no sabes si están igual, mejor o peor. Pero la motivación nunca se acaba. Esto es emprendimiento, que en automático, implica tu nivel de tolerancia, pasión, enfoque, gestión, visión, y estrategia.

De repente, un día te levantas y dices: “Ya no más”. Y decides empezar a buscar trabajo, que alguien más se dedique a lo que en un tiempo te apasionó. Y qué importa el dinero, si mañana lo puedo volver a juntar para estar bien. Porque también tienes la capacidad de ser un excelente entrepreneur  y ser reconocido por lo estratega que eres.

Por cierto…

Escribo este artículo después de escuchar a alguien decir que estaba harto de emprender. Que sólo le dejó pérdidas y cambiar de estilo de vida. Que es mejor estar en lo seguro que lo incierto.

Posiblemente sea verdad. Depende de la visión con la que inició su proyecto. Y me viene a la mente una cuestionamiento que me hizo hace poco un amigo, indispensable en esta aventura llamada Klika: ¿Cuál es era mi  propósito máximo de transformación? En otras palabras, ¿qué es lo que te mueve?

A esa pregunta le di respuesta rápida. Por eso mismo. Klika sigue, y seguirá, en el camino del crecimiento.

Quiero que las personas se formen. Se inspiren, se enteren de que existimos personas que estamos dispuestas a dejar un legado de trascendencia.

Y que un día pueda comentar: ¡Mi idea convenció! Inspiró, formó, y trascendió en más personas. Hoy tengo una historia qué contar.

Así que emprender no es para todos, pero sí para todos es posible ser exitosos.

error: Content is protected !!