Lo que todos nos preguntamos antes de emprender

Aveces tenemos tantas ideas y proyectos que no sabemos ni por dónde empezar y nos preguntamos cientos de cosas. Pero no te preocupes. Así como tú, 20 mil emprendedores las tuvieron.

A continuación te presento algunas preguntas interesantes planteadas en diversos espacios por futuros empresarios.

Son dudas que se forman antes de entrar en el ecosistema. Espero alguna pueda ayudarte o guiarte. En esta entrega empezaré por los básicos.

¿Cuánto, realmente, debería preocuparme por el nombre de mi empresa?

Al principio es irrelevante. Más bien es el contenido del producto o servicio lo que realmente debe tener fuerza.

Eso sí, cuando ya estés en el paso de bautizar tu proyecto, plantéate: el consumidor debe recordar tu marca y asociarla con el concepto que representa lo que vas a venderle.

Los expertos aseguran que un mal nombre de marca es el primer paso a la mediocridad y al olvido de un producto o servicio.

preguntamos

Mi startup es sólo una idea

¡Respira! Es el primer paso. Todos hemos estado aquí. Mejor pon manos a la obra. Primero establece de qué manera será distinto tu producto o servicio con respecto al de los competidores.

O de qué forma lo lograrás hacer diferente. Si tu idea no está definida con claridad, los consumidores sentirán que es una copia de algo que ya existe. Por último, pero no por eso menos importante: escribe tu plan.

Necesitas tener esto para ti, de manera que cuando te levantes por la mañana sepas qué hacer. Recuerda que ese papelito cambiará todo el tiempo. Eso está bien.

De hecho es importante mantenerte flexible y dinámico. Lo esencial está en persistir.

No hay un ecosistema de startups y emprendedores donde vivo. ¿Debo mudarme a algún lugar donde haya?

La ventaja de vivir en el siglo XXI es la prontitud de las cosas, ¡y claro!: internet. A veces es difícil encontrar gente que comparta tu visión de emprendedor en el lugar donde estás, pero eso no te limita a encontrar algún otro emprendedor en la web que quiera unirse contigo y hacer algo realmente increíble.

Lee también: Destruyendo mitos; la importancia de planificar si estás emprendiendo

Aun así, esta carencia no te exime de poder ser el primero en crear un ecosistema de startups o emprendedores donde te encuentres. Si alguna ventaja ha de tener este modo de trabajo, es precisamente la de poder llegar a ti y no tú a él.

¿Es bueno arriesgar?

Es la clave. Una startup tiene un tiempo de vida muy limitado. Su objetivo siempre se fundamentará en ser adquirida por otra empresa más grande que quiera hacer suya la tecnología que ha desarrollado.

Quienes invierten sus recursos y sus vidas en este tipo de proyectos son innovadores empedernidos, indudablemente adictos a fallar y siempre dispuestos a arriesgar para ganar.

¿Cuánto tiempo debo invertir para que funcione mi startup?

Es complicado establecer una respuesta tajante. Incluso entre los miembros del ecosistema, fijar un tiempo límite es paradójico.

Es mejor tener en cuenta que si ya tienes una idea, es importante saber si ésta es viable antes de dedicar tiempo y recursos en un proyecto que posiblemente no funcione o que dé los resultados no esperados.

Cuando se tiene una idea positiva, se debe desarrollar y moldear hasta que sea totalmente funcional para lo que fue creada. Lo que sí debemos tener presente, es que mientras más tiempo tardemos en lanzar nuestro proyecto, éste se enfrentará a más y a nuevos retos.

preguntamos