Polybion, salvando el medio ambiente en tan sólo 30 días

Polybion, salvando el medio ambiente en sólo 30 días

Cada año se producen 13 millones de toneladas de Poliestireno Expansible (Unicel), el cual tiene un tiempo aproximado de degradación de mil años, y el único producto en el mercado mexicano que puede competir con el unicel tradicional y degradarse en 30 días después de su vida útil es el fungicel de Polybion.

“Se afirma que el unicel tarda mil años en degradarse, pero nadie lo sabe porque nadie ha vivido mil años”, comentó Axel Gómez Ortigoza en el Demo Day de The Ventures by Chivas Regal.

Es de los principales contaminantes de suelos, ríos y mares; representa el 30% de rellenos sanitarios del mundo.

Axel Gómez de Polybion en su pitch ante los tiburones de The Venture. Foto: Karina Ñique

“La tierra tiene 4.6 billones de años. Escalemos esto a 46 años. Los seres humanos hemos estado aquí 4 horas. Nuestra revolución industrial comenzó hace 1 minuto. En este minuto, hemos destruido más del 50% de los bosques, No es sostenible”, concluyó Axel durante su Pitch en The Venture México.

Polybion, la solución ambiental

Nuestro principal objetivo es crear bio-materiales, ya produjimos un sustituto del unicel 100% compostable, que se degrada en sólo 30 días al terminar su vida útil”, comentó Alexis Gómez, co-founder de Polybion.

“Nuestro fungicel  se produce a partir del desperdicio agrícola e industrial como paja, y se alimenta con un hongo que nosotros mismos modificamos genéticamente”, comento Alexis.

El proceso del fungicel es el siguiente:

  1. Se recolecta desperdicio agrícola rico en celulosa (paja, arroz, aserrín, cáscara de trigo, salvado, etc.)
  2. Se alimenta un hongo (modificado genéticamente) con la celulosa de este desperdicio.
  3. El hongo crece dentro de un molde (dependiendo la pieza que se desee tener).

Embalage de vino de fungicel de Polybion

El  fungicel cuenta con las mismas propiedades del unicel, con la ventaja de que éste se degrada en días.

Cabe mencionar que Polybion más que crear un producto se dedica a crear una patente costeable y ecológica de lo que aseguran es el futuro del embalaje.

“Aunque el proceso no es nuevo en Estados Unidos, nosotros patentamos la modificación genética del hongo que usamos para nuestro fungicel, pues a largo plazo, si licenciamos el proceso la patente seguirá siendo nuestra”, platicó.

De esta forma aunque empresas más grandes produzcan a mayor escala el proceso para el fungicel biodegradable, Polybion seguirá siendo rentable por su patente.

Brota Polybion como emprendimiento ambiental

“Este proyecto nace durante una plática en un café en Salamanca, mi hermano  (Axel) había regresado de una competencia en el MIT,  expone la idea. Y decidimos hacer algo así”, cuenta Alexis.

Los dos egresados del Tec. de Monterrey (Alexis en Finanzas y Axel en Biotecnología), comenzaron con la odisea, y muy temprano en su camino encontraron a Bárbara González Rollón, Química de materiales, con quien se asociaron.

De casualidad, como lo describe Alexis,  su hijo es Dr. en Genética Vegetal, y así se conformó su equipo.

No obstante, a pesar de haber obtenido un apoyo gubernamental, y tener varios reconocimientos afirma que continúa siendo escabroso.

“Se escucha romántico el tema de emprender, pero es todo un reto; hay un trasfondo en cada empresa”, platica Alexis.

También compartió que sus primeros prototipos no eran muy prometedores, pero se esforzaron y obtuvieron lo que hoy tienen.

A la fecha han ganado varios premios como:

  • Los 30 de Forbes
  • Ganadores del Pitch Competition de INCmty (2017).
  • Premio Dow a la Sustentabilidad en la Cadena de Valor (2017).
  • Premio al Impacto Ambiental, Cleantech Challenge México (2016).
  • Top 10 Premio Banamex a la Empresa con Mayor Impacto Social (2016).

“Lo más difícil es empezar; mientras avanzas sobre el camino, éste se muestra; es el mejor consejo que tengo”, concluyó.

error: Content is protected !!