Nell Leyshon: “México no merece la violencia ni los problemas políticos”

Nell Leyshon, la dramaturga inglesa, invitada del Hay Festival, reflexiona sobre la sociedad en la que se inspira para escribir sus libros.

La escritora, primero se convirtió en una lectora muy demandante. Su carrera inició cuando escribió teatro para la BBC de Londres. Fue entonces cuando se dio cuenta que su entusiasmo por los libros lo que en realidad le pedían era escribir novelas, porqué ama las novelas.

el show de gary libro

¿Qué es lo que aprendió de este proceso?  

Quería escribir novelas porque las amo. Escribir Black Dirt fue un trabajo muy complicado, tuve muchos problemas.

Un día quise crear una novela para la radio, entonces la hice y la llevé a la BBC. A la semana siguiente me llamaron y me dijeron que mi obra de teatro era perfecta para el medio. ¡Qué raro! yo quería ser novelista.  A la semana estaba en los ensayos, era una cosa muy extraña —entonces escribí una obra— pero también tenía mi novela. Durante 10 años he escrito mucho pero para mí es difícil hacer una elección entre un género y otro, quiero escribir lo que yo quiero.

Este año he escrito una opera, es para una escuela de actores ingleses, para un grupo de actores de más de 65 años que tienen problemas para recordar las palabras y entonces tenía que buscar la solución para ello.  Lo que he aprendido es que es fantástico tener la libertad de decidir lo que quieres escribir. ¡Eso es! Porque he trabajado durante 21 años para la libertad de elegir lo que quiero escribir y elegir donde quiero estar, por ejemplo México. ¡Me encanta!

Entonces estoy aquí, escribiendo. Pero no estoy escribiendo sobre México, porque si escribes sobre una cultura extranjera, entonces debes conocerla a fondo.

¿Para qué sirve la lectura?

Leo desde antes de escribir. Lo hago desde los 16 años y continúo con libros buenísimos, increíbles. Nunca leo libros ni veo películas para escaparme, no tengo la paciencia. Esto me convierte en una lectora muy demandante, leo mucho.    Tienes que leer bastante, hay una gran diferencia entre el teatro y las novelas, y cuando lees mucho puedes ver la diferencia más clara.

¿Cuáles son los autores que atrapan la atención de Nell Lyshon?

¡Millones! Hay clásicos como Émile Zola, me encantan sus libros, es inverosímil. Escribió mucho, no sé cuánto —risas—, era un proyecto para poner las ideas y retratarlas en sus obras, la gente anda y la gente va. Son libros estupendos, entiende a los humanos como Shakespeare.

Me encantan los libros de las mujeres de Canadá como Alice Munro, Margaret Atwood y Carol Shields. ¡Ah! Jean Rhys es lo mejor del mundo. Ella es del caribe de la primera mitad del siglo pasado.

Hay obras que son “artesanales” y tienes que aprender el oficio; para mí escribir es más artesanal que arte. El arte de escribir consiste en aprender la técnica. Yo estoy orgullosa de mi trabajo artesanal.

 ¿Terminas todos los libros que comienzas a leer?

No. Si me gustan, claro.- Tú, ¿siempre terminas los libros que comienzas? —sonríe—.  Si me gusta leo cada palabra lentamente. Sólo si me gusta soy lectora buenísima, si no me gusta soy una lectora horrible.

Tenemos una vida, y lo que leemos es importante porque nos forma.

Mucho antes de todo esto, Leyshon (Glastonbury, 1962) nació y creció en un pueblo agrícola a las orillas del condado de Somerset y trabajó en el sector de la publicidad donde llevaba una vida monótona; pero en algún momento decidió hacer varios cambios, como viajar a Madrid para estudiar el idioma español.

Después su fuerza interior la llevó a matricularse en la Universidad de Southampton para estudiar literatura. A los 51 años reventó el mercado español con su segunda novela: Del color de la leche (Sexto Piso 2013), que se convirtió en el libro más vendido de la editorial.

“No pensaba que escribir era una cosa que se podía aprender porque cuando comencé a producir las obras de teatro para mí era fácil entrar en la vida de otra persona. Cuando era niña siempre pensaba desde los ojos del otro. El punto de vista de mi profesora y el del abusivo de la clase; siempre podía traer los dos lados de una cosa. De todas”. 

Inspiración para emprender con Nell Leyshon

Leyshon Nell

El show de Gary (Sexto Piso 2016) es la historia de un joven profundamente herido decidido a sobrevivir a todo, incluso así mismo. La historia de un niño que se convierte en adulto y termina por ser consumido por el juego que él creía dominar.

La historia de un país, Reino Unido, y de la sociedad que es víctima de las circunstancias de su entorno, nos cuenta la propia Nell Leyshon.

Cuéntanos, ¿cuál es el proceso de tu escritura?

Es interesante pensar en qué serías en otra situación. Para mí es fantástico, puedo vivir muchas vidas cuando escribo, porque soy yo, pero aquí puedo ser Gary y Mary también, puedo imaginarme en otras épocas, es como ser niño. Con la imaginación de una niña que es muy pura. Por que los niños pueden ser osos, elefantes y todas las cosas, después es más difícil porque somos conscientes de nosotros mismos y ser consiente de sí mismo es el enemigo de la creatividad y de la vida.

Entonces hay partes de Gary adentro de mí misma pero creo que son personas muy complicadas, estamos en un sitio y una época muy particular, pero tú —hace cien años—serías completamente diferente, en un pueblo tú serías distinto; en Inglaterra, con una familia más clínica, más fría como los ingleses, serías otro. Yo soy diferente con los ingleses fríos, aquí puedo ser más cariñosa; entonces somos plásticos, somos moldeables por la sociedad, nuestras familias, la situación política, las cosas que pasan y nuestros amigos.

Ahora mismo se vive situaciones muy complejas en el mundo… 

 ¡Sí claro! Estoy enojada con el tema del Brexit, es una tontería. Era una cosa tan complicada. Teníamos un referéndum con el partido conservador, no era para el país, no era para la gente, era un problema político, entonces cuando hay un referéndum las preguntas son tan difíciles que todavía los políticos no saben qué es lo que va a pasar.

La opinión de Nell Leyshon acerca de México y Trump

Es precioso, me gusta la comida. Me la he pasado comiendo en el mercado, podríamos dedicar lo que resta de la entrevista para hablar de comida —risas—. Estar aquí es una inspiración intelectual y creativa; es muy importante para mí.

Trabajar con el British Council es sustancial porque podemos compartir las ideas y la escritura inglesa. Creo que este país tiene una reputación que no refleja la verdad de su pueblo y por eso es importante acercarse a los artistas y a las ideas.

México es un lugar increíble, estamos en un país sofisticado, fantástico, con gente orgullosa de su país; merecen más, no merecen la violencia y los problemas políticos.

Es un país que en estos días ha sido para mí una educación, y lo que ha dicho Trump, es increíble. No merece su sitio en los ojos del mundo, incluso ahora que será el próximo presidente de los Estados Unidos. ¡Es tonto!

Conoce más de la autora