El negocio de los Foodtrucks, un estilo de vida que implica tolerar mucho

El negocio de los Foodtrucks, un estilo de vida que implica viajar y tolerar mucho

El sol refleja no menos de 27 ºC. Es la Colonia Roma. Pero al sur de la Ciudad de México se ve que arrecia ya una lluvia que nublará aquella tarde y empapará a todo aquel que encuentre a su paso. El primer Festival de Funkos Pop & Foodstrucks en CDMX está por hacer una pausa gracias a los estragos del tiempo.

“En realidad vamos por toda la ciudad. Hoy estamos en el centro, mañana en la Gustavo A. Madero, pasado en la Benito Juárez y la otra semana en Coyoacán”, afirma Roy Arceo, socio fundador de Foodtruck Station, la agencia de foodtrucks más grande del país.

Fue en 2011 cuando Rodrigo se hizo de su primer foodtruck. Jamás se imaginó que de inmediato le redituaría y así empezaría a crecer. 

Al menos el modelo de negocio, por sí sólo da la respuesta: “Si se trata de un restaurant, hay que esperar a la gente a que pase por él. En este caso, nosotros somos los que vamos a ellos”.

“Arrancamos vendiendo ramen. La afluencia y el retorno de inversión llegaron de inmediato. Por eso es que, quien lo intente, verá las ganancias al momento. Pero no todo es miel sobre hojuelas”, asegura Arceo.

Pensar antes de actuar

El CEO de Foodtruck Station también deja algunos puntos a reflexionar antes de aventurarse en querer ser parte del ecosistema emprendedor de estos negocios móviles que cada vez acaparan más la Ciudad de México

Un estilo de vida

Antes de pensar en el dinero, habrá que preguntarse si es lo que se quiere. Tener un foodtruck es un estilo de vida. Implica viajar mucho, desplazarse a diario. Tolerar si hace mucho

El CEO es el que más trabaja

Más que ser el que se sienta a dar órdenes, según Roy, el jefe es el que tiene que estar en todo, poner el ejemplo. “Desde levantarte a las 4 de la mañana a

Hacer de todo 

El mensaje de Roy es claro: “Si quieres tener ganancias, tendrás que conocer y participar en todo de lo que se hace. Desde lavar los trastes, manejar el camión, hasta repartir los

Empezar desde abajo

Desde la experiencia de Roy, no es necesario arrancar en el negocio con el típico camión que todos conocemos. “Hay quien inicia con un carrito y después dirige más”.

La rentabilidad depende del emprendedor

Pese a que es una pregunta frecuente, en cualquier negocio, cuestionar qué tan rentable es tal o cual negocio, Rodrigo parece llevar razón

Es una cultura  de colectividad

El equipo de Roy lo tiene claro: si quieren crecer, tienen que profesionalizar su trabajo. Por ello, consideran que ver los foodtrucks como una cultura es el punto de partida para tomarse.

Los retos de poner un footruck

Según Roy, quien desee incursionar en foodtrucks, tendrá que considerar desafíos que harán de lado lo emocionante que podría ser este negocio.

Como en cualquier lado, no habrá ganancias en una semana o dos. Pero se tiene la garantía de que si se pone corazón y trabajo, en algún punto redituará.

No obstante, hay que plantearse retos como:

  • ¿Dónde ponerse?
  • Incontinencias como la pinchadura de una llanta o fallos mecánicos
  • Que la grúa se lleve el camión
  • Si hay ganancias, no pensar en disfrutarlas. Más bien hay que invertir en publicidad, uniformes, mejores
error: Content is protected !!