Música clásica, camino al encuentro con uno mismo

Pablo Quezada empezó a estudiar música a los 7 años de edad, tocaba la guitarra clásica y el piano. Posteriormente, ya de adulto tomó clases de canto, fue entonces cuando uno de sus profesores, al verlo vocalizar, le dijo que tenía talento para cantar ópera.

Entonces, a sus 33 años de edad, Pablo decidió ingresar de lleno al mundo de la música clásica, convirtiéndose en cantante de ópera.

Estudió en la Escuela Superior de Música en el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) por 5 años y posteriormente tomó un propedéutico de solfeo, armonía y canto, por 2 años.

Más que una motivación, ingresar al mundo de la música fue una necesidad: “Desde niño sentía un vacío existencial y por medio de la música y la poesía me di cuenta que realmente podía conocerme a mí mismo”.

Eligió este género porque es de grandes compositores, requiere un gran conocimiento y tiene una belleza que, a decir de propia voz, a diferencia de la música popular, no termina.

“Perdura más tiempo, como si estuviera en su espíritu, como si fuera algo que apenas estás conociendo y no termina; me asombró y me conmovió, fue una especie de reto, quería entender más”, explica este apasionado de la música.

Pablo ha concursado para obtener becas musicales y ha ganado algunas, ejemplo de ello es la que obtuvo en Sonora en 2015, en Perfeccionamiento Musical; se ha presentado también en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), en el Museo Nacional de Arte (Munal), en Bellas Artes y en auditorios principales de estados como Puebla, Veracruz, Sonora, Durango y el Estado de México. Hoy su reto consiste en seguir desarrollando su voz al máximo.

música clásica

Difunde la música y el arte

A la par de conocerse a sí mismo y continuar puliendo su voz, Pablo trabaja también en otra “obra maestra”: llevar la música y el arte a otros. Se trata de la Academia Musical Musarti, su propia escuela de música.

La academia, ubicada en la colonia San Rafael, en la Ciudad de México, abrió sus puertas al público en el 2009 y desde aproximadamente 3 años se consolidó como un centro de estudios e investigación, pues además de impartir clases de música, también hacen investigaciones relacionadas con Filosofía, Literatura y Poesía.

Brindan además, cursos de preparación para los interesados en ingresar a la escuela de música de la UNAM o al INBA. La Academia está abierta para todos, pues Pablo sabe que para emprender en el mundo de la música no hay edad.

Pablo asegura que son “un grupo de maestros interesados en ampliar la idea de la enseñanza musical para la sociedad”.

Lo más importante para ellos es dar a conocer otra idea de la música, que sepan que “hay algo más grande que no han descubierto”.

música de ópera