Marruecos despuntará mundialmente a través de energía solar

Marruecos está transformando rápidamente la forma de cómo se genera la electricidad en todo el continente, esto a través de su enorme granja de energía solar ubicada nada menos que en las desiertas dunas bajo las montañas altas.

Los espejos solares cubren un área de aproximadamente 1,4 millones m2, aproximadamente del mismo tamaño que la ciudad de París.

La primer etapa de esta granja, produjo la cantidad suficiente para alimentar 650 mil hogares, desde su inauguración en 2016.

Se espera que esta planta pueda producir cerca de 580 megavatios (MV) de energía antes del 2020, electricidad suficiente para alimentar a más de un millón de hogares.

Marruecos despuntará mundialmente a través de energía solar

La nueva era de energía limpia

Sin duda, la planta Noor (que en árabe significa “Luz”), ubicada en la ciudad de Ouarzazate, también conocida como la “puerta de entrada al desierto”, simbolismo que podría aplicarse como la puesta de entrada a una nueva era de energías limpias en África.

El éxito de Noor marcaría el comienzo de la industria de un país que hasta hace poco importaba el 97% de sus necesidades energéticas.

Y no sólo eso, sino que también aspira a convertirse en un próximo proveedor y exportador de energía a Europa, África y países árabes.

Como el girasol 

La granja solar de Ouarzazate es una de los más potenciadas del mundo, pues no sólo están en una de las áreas del planeta con más horas de sol al año, sino que  sus paneles Noor cambian automáticamente su posición para maximizar las 3 mil 600 horas de sol desertico marroquí.

“Se espera que otras tres fases del proyecto estén en funcionamiento a mediados de 2018”, dijo en febrero Mustapha Bakkoury, jefe de la Agencia Marroquí para la Energía Sostenible.

Asimismo, Marruecos planea generar el 42% de su energía a partir de energías renovables para el año 2020, llegando a un 52% para el año 2030, con energía solar, eólica e hidroeléctrica, cada uno proporcionando un tercio del total.