La nueva era del marketing híper personalizado

En los últimos 20 años, la naturaleza del marketing se ha transformado fundamentalmente. Veamos: la publicidad digital representa hoy el 40 por ciento del gasto publicitario, que incluso supera a la televisión.

De hecho, aún cuando las formas tradicionales de publicidad todavía se utilizan, crece cada vez la inversión en marketing digital.

La inteligencia artificial (IA) o inteligencia aumentada –como le llamamos en IBM–, abre las puertas a una nueva era de negocios cognitivos que ya están transformando los campos de la salud, el retail, los servicios financieros y muchos otros, donde se incluye el nuevo mundo del marketing.

Imaginen la posibilidad de saber el horario en que un cliente abre su correo electrónico para enviarle una notificación, o escribirle un mensaje personalizado cada vez que salga de algún lugar, como un restaurante, gimnasio, o de su trabajo. Éstas son las posibilidades –que se apetecen infinitas– que nos brinda el cómputo cognitivo.

Con él, podemos ahora sondear todo tipo de datos para descubrir ideas que permitan conocer mejor al consumidor y hacerse visible de forma más directa y rápida, con una experiencia más adaptada a las preferencias individuales.

En esta nueva era, el mercadólogo se aleja de la estadística y la clusterización para llegar a la “híper personalización”, teniendo por primera vez en las manos la oportunidad de hacer algo que hasta este momento no se podía hacer.

La-nueva-era-del-marketing

Los nuevos miembros del equipo de marketing

En esta próxima era tecnológica, ya deberíamos contemplar la contratación de un desarrollador cognitivo –o desarrollador de inteligencia artificial– para que trabaje en conjunto con un científico de datos.

Juntos pueden colocar la computación cognitiva totalmente por encima del sistema de aprendizaje de la empresa y, de esta manera, extraer los mejores datos.

Nuestro mundo experimenta el siguiente gran cambio digital: la evolución del desarrollador. Piensen, por ejemplo, en la realidad virtual (VR), la realidad aumentada (AR) o los bots.

Los consumidores se sienten cómodos con las experiencias digitales y productos, ya potencializadas, por este tipo de tecnologías de inteligencia artificial.

Se espera que la adopción de la AI se sextuplique en los próximos 10 años. Tiene sentido que los negocios que apoyan estos productos deban diferenciarse con desarrolladores cognitivos que entiendan y escriban interfaces para una variedad de aplicaciones, tales como experiencias móviles y análisis de datos.

La computación cognitiva

Hasta hace poco, la tecnología era vista como un facilitador. Ahora es un asesor. Con el uso inteligencia artificial, un número creciente de productos interactúan con la gente para aconsejarlos en tomar decisiones más informadas.

Hoy las empresas tienen acceso a grandes herramientas de análisis y datos que conducen a una comprensión más profunda y acertada de sus clientes. Las compañías inteligentes usarán APIs de análisis de sentimientos para analizar millones de publicaciones de redes sociales que les revelarán cómo se sienten los consumidores acerca de sus marcas.

La computación cognitiva es el siguiente gran cambio tecnológico. Su uso en marketing presenta oportunidades sin precedentes.

Las empresas, sin importar su tamaño, deben incorporar a su estrategia factores cognitivos porque es una inversión que les asegurará ser más competitivos y aprovechar mejor sus datos en tiempo real.