Limosneros, un viaje culinario hacia la gastronomía mexicana

Ubicado en una casona con más de 400 años, este elegante restaurante en el centro de la CDMX, ofrece una probadita exótica de la gastronomía mexicana.

Extravagante y elegante, el restaurante Limosneros, ubicado en el corazón de la Ciudad de México, peculiar por su estilo de alta cocina, es ideal para degustar una probadita de la gastronomía de nuestro país con platillos únicos.

Juan Pablo Ballesteros el director, creador del concepto, realizador y también operador del restaurante Limosneros, bisnieto del fundador del Café de Tacuba, hace honor a su descendencia con esta visión que atrae a cientos de turistas y mexicanos por igual.

limosneros-lugar

La Casona

Localizado en las esquinas de Bolívar y Allende, en el centro de la CDMX, este restaurante debe su nombre a los muros con más de 400 años de la casona en la que se alberga, mismos que fueron construidos con limosnas en especie: cantera, ladrillo, piedra volcánica o tezontle.

Se trata de una casona abandonada, propiedad de los familiares de Juan Pablo Ballesteros, diseñador industrial, quien buscó materializar su visión en ella: un lugar 100 por ciento mexicano, donde se ofrecieran degustaciones extravagantes.

La fachada muestra disimuladamente la belleza que resguarda en su interior, que resalta por su decoración moderna. Artesanías de la cultura huichol, platos de talavera de Puebla y calaveras, tan características de nuestro país, colorean sus muros.

En el primer nivel, sorprenden las damajuanas colgantes, rellenas de mezcal, que cuelgan de cuerdas de henequén desde el techo. Las paredes muestran la combinación de materiales utilizados para su construcción: piedra volcánica, ladrillo y cantera; además de una atractiva barra de vinos.

En el segundo piso, lámparas fabricadas con molcajetes y más artesanías mexicanas crean un ambiente más relajado. Puedes elegir entre la terraza o el interior del lugar, con un tragaluz que brinda la posibilidad de contemplar el cielo.

limosneros-fondo

Un regalo al paladar 

“La idea era usar siempre productos mexicanos, consumir a productores nacionales y tener técnicas de comida de nuestro país, combinadas con técnicas de comida moderna”, agrega Marco Fulcheri, chef argentino de Limosneros, al explicar cómo inició este proyecto junto con Juan Ballesteros.

“Nos unimos porque nos gustó la idea, así que, buscamos la forma de reinventar, hacer cosas que nos gusta y nos gustaría probar”, aporta Carlo Meléndez, chef del restaurante.

El menú rescata ingredientes pocas veces empleados, coleccionando productos más de nuestra tierra y utilizando preparaciones tradicionales mexicanas, con técnicas innovadoras.

Todo eso, seleccionado por su mejor sabor y calidad; en muchas ocasiones incluyendo productos orgánicos, siempre dando prioridad al paladar.

“Todos los platillos se originan en la mente; es importante tener una enciclopedia de sabores para poder crear combinaciones. La comida mexicana es impresionante, tiene una mezcla muy diversa, nunca te aburres, podrías pasar todo el año sin repetir”, menciona Fulcheri.

Por su impresionante imagen y su especial sabor, los cocopaches son uno de los platillos más pedidos, así como los mezcales artesanales.

“Los escarabajos de Puebla son uno de los insectos más limpios, se meten al horno ya fritos para que queden crujientes y calientitos. Impactan por su imagen pero el sabor es extraordinario, se le pone base en forma de dado de flor de calabaza relleno de requesón con champiñones y nuez, con unos puntos de salsa”, explica Meléndez. Un platillo imperdible al visitar Limosneros.

limosneros-comida

Lee también: El oro de México: café orgánico

Otro de los más pedidos son las costillas de cerdo, mismo que mencionan los chefs, es un animal muy noble que permite combinarlo de múltiples formas para sacarle el máximo provecho.

La carta ofrece entradas —los tacos de carnitas de conejo son una excelente opción—, degustaciones, sopas, aguas, botanas, postres, bebidas y platillos del mar —como la langosta al tequesquite— y carnes orgánicas, como el pato.

Limosneros también ofrece vinos mexicanos, cervezas artesanales de barril y más de una docena de mezcales especiales de distintas zonas del país. Sus platillos son únicos, rescata ingredientes pocas veces empleados y siempre buscando que sus clientes degusten de un México rico en gastronomía ancestral y contemporánea.

Con la colaboración de los chefs Marcos Fulcheri y Carlo Meléndez, se dio forma a este recinto que rescata ingredientes extraordinarios que sorprenden por su peculiaridad, para darle su propio giro y crear platillos únicos que recuerdan, de principio a fin, el singular estilo de la comida mexicana, que va bien con este restaurante: elegante y extrovertido.

limosneros-comida2

Langosta

Rasurada sobre pastel de pescado, aguacate y lechugas baby, bañada en vinagreta de pepita con cilantro.

Taco de chile relleno

Pasilla relleno de carnitas de cerdo, salsa de cacahuate, cebollita, rábano encurtido y hoja de mastuerzo.

Pierna de cordero

Cocida en su jugo y vino tinto, con hongos de temporada y reducción de menta.

Camarones a la diabla

Cocidos en salsa diabla de 3 chiles (mixe, mulato y árbol) con puré de zanahoria y papa.

Mole de temporada

Amarilito, con chile costeño, hoja santa y masa amarilla. Se sirve con arroz, pechuga de guajolote, costilla de cerdo, pescado del día, elotito baby y zucchini.

Maíces y chocolate

Flan de maíz con chocolate, elotito con chocolate, tierra de palomitas con vainilla y frutos rojos.

Datos Curiosos

  • El programa de Discovery Mujer tomó como sede la terraza de Limosneros para el fragmento del programa Un viaje por los sentidos , donde el director Juan Pablo Ballesteros ofreció una cata de mezcal.
  • Mozart in the jungle , una produccción original de Amazon Studios, serie estelarizada por Gael García Bernal y ganadora de dos Globos de Oro, tomó como locación este restaurante para un fragmento de uno de sus episodios.