Libros para empoderar a las madres… y a las que no lo son

Libros para empoderar a las madres… y a las que no lo son

Estas lecturas son para empoderar a las mujeres que son madres, pero no por eso dejarán de tener huella sobre cualquiera que viaje sobre las páginas de alguno de estos excelentes ejemplares de la literatura y el periodismo.

Las siguientes propuestas narrativas marcarán un antes y un después para quien sea el lector destinatario. No importa que sea mujer, hombre; casado, viudo, soltero o divorciado.

Arráncame la vida,  Ángeles Mastretta

Cimbrada sobre el contexto postrevolucionario, esta magnífica obra de la escritora mexicana cuenta la historia de Catalina, una mujer “extraída” de sus orígenes pueblerinos.

Desde muy pequeña, por Andrés Ascencio, un general muy al estilo del macho mexicano de todas épocas, a quien llegado el momento de envejecer, le toca sufrir la venganza de la mujer que algún día infravaloró, quedando a expensas de las mismas vejaciones que algún día hizo padecer a su esposa.

Bordados, Marjane Satrapi

Sin duda una de las obras más revolucionarias para el país que vio nacer a su autora.

Bajo la fórmula del cómic en blanco y negro, Marjane Satrapi “reúne” a un grupo de mujeres iraníes (país natal de la escritora).

Esto con el propósito de dejarlas exponer sus experiencias, confesiones, y puntos de vista sobre los temas más polémicos, vulnerados y prohibidos de la sociedad oriental: el amor, el sexo y los hombres.

Una lectura que marcará a quien lea “¿Te das cuenta? He entregado a mi hija a un marica que no hace más que…”, destaca un diálogo.

Desayuno en Tifany’s, de  Truman Capote

Si de empoderamiento se quiere hablar, Holly Golightly es la maestra.

En estas páginas, a manera de novela, el autor del también famoso libro A sangre fría, retrata la vida de una mujer que no hace más que dejar claro que no es propiedad de nada ni de nadie.

No es de ningún lugar ni de otro. Lo único que Holly quiere en la vida es ser ella misma.

Y para ello deja bien resumida y clara su paradójica existencia: “no quiero poseer nada hasta que encuentre un lugar en donde yo esté en mi lugar y las cosas en el suyo”.

La guerra no  tiene rostro de mujer, Svetlana Aliévich

Ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2015 por su obra Voces de Chernobil, la escritora ucraniana justifica a la perfección su objetivo en La guerra no tiene rostro de poder.

Dar voz a algunas del casi millón de mujeres que combatieron en las filas del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, pero que su historia nunca ha sido contada.

Ahí quedará claro lo que una de los testigos afirmó: “’Si renuncias a ser mujer, no sobrevives en la guerra. Nunca he envidiado a los hombres’”.

PerSépolis, Marjane Satrapi

Nuevamente la autora iraní se hace presente. En esta ocasión para exponer, de viva voz y nuevamente a manera de cómic, la manera en la que se han dado los cambios políticos desde la caída del Sha de Persia.

En donde la repulsión por lo occidental es el día a día y la falta de libertades es el modus vivendi en aquel desolador panorama para cualquier mujer.

Incluso para la misma autora, quien lo expone en la misma obra, pese a que le costó el repudió, principalmente, varonil: “la mitad de sus personajes son mujeres sin velo… ¡Las cubriremos!”.

error: Content is protected !!