Las leyes y el reggaetón se fusionan en uno; Juan Caly

De estudiante de Derecho a cantautor, Juan Caly comparte su experiencia como emprendedor en un género musical nuevo para él.

Juan Carlos Cal y Mayor, conocido como Juan Caly, a sus 23 años, es un cantante prometedor para el reggaetón; empezó sin saber nada de música y gracias a sus amigos formó parte de la banda Panel 56, desde entonces sus planes de vida cambiarían.

Juan Caly, estudiante de la licenciatura de Derecho en la Universidad Anáhuac, dio sus primeros pasos en el mundo de la música con una simple guitarra, luego aprendió a tocar el piano, el bajo y el ukelele.

Tiempo después la banda que formó con sus amigos se desintegró y tomaron diferentes caminos. Él se arriesgó a escribir su propia música.

Juan Caly

Es un joven que no le teme al cambio, no se queda en su zona de confort y decidió emprender por sí mismo. Como solista comenzó su camino con canciones pop y baladas pero su aventura lo llevó hacia otro género: el reggaetón.

Todo empezó por una canción que él escribió cuidando el mínimo detalle de composición, la letra y la música, de ese momento surgió un nuevo comienzo para Juan Caly.

“Ahora que soy compositor, estoy consciente que hay derechos de autor, que tengo que cuidar mis contratos con productoras, estar al pendiente de mi marca, mi imagen, todas las cosas legales que involucra; están colaborando mis 2 planes de vida.”, comenta emocionado.

Quiere darle un cambio al reggaetón, evolucionarlo con buenas letras, escribir más de romance, desamor y de sus propias historias.

En cada canción que escribe en este nuevo género proyecta su forma de ser: “Hablo sobre una niña que me gusta pero tengo miedo de hablarle; son las letras que voy escribiendo, el ritmo es otro pero sigue siendo el mismo sentimiento que traigo de otras canciones”.

Agrega que su objetivo principal es “que la gente escuche mi música y se identifique, eso es lo que más me importa, ese es mi objetivo: llegar a la gente y que puedan dedicar mis canciones”.

El arte de la inspiración

De la canción Ella baila reggaeton, Juan Caly compuso el coro en diciembre y no tenía pensado ingresar a ese género musical, hasta que al enseñarle la canción a un amigo le dijo: “Tienes que terminarla, está muy buena”.

Luego de eso, se sentó a escribir lo demás de la letra. Tardó cerca de 2 días en las frases y versos; de ahí terminó la canción y la llevó con un amigo con quien grabó un video para Facebook en acústico para ver qué tal les iba.

“Subí el video a Facebook y empezaron las reproducciones y los buenos comentarios y todos comenzaron a pedirla”, recuerda.

Fue entonces cuando inició todo el proceso que en un principio fue cumbia, luego merengue y de repente empezaron desde cero hasta que quedó como reggaetón, lo cual les llevó alrededor de 4 días, todo el tiempo en el estudio.

La canción se estrenó en Spotify y en todas las redes el 24 de marzo de 2017.

Lee aquí: Sumergidos en la famosa realidad tokiota de Japón

Juan Caly musica

Emprendedor, alegre y soñador

Ya 100% concentrado en sus 2 metas en la vida: su música y terminar la carrera de Derecho, Juan Caly no deja de sorprenderse por la reacción que ha tenido su sencillo Ella baila reggaeton.

“Voy a los antros y escucho mi canción y veo que la gente la está cantando, eso es algo que no me esperaba y se siente muy padre”, dice.

Se ha presentado 2 veces en el bar Bataclán, ubicado en la colonia Hipódromo Condesa, en la Ciudad de México, y en agosto hará 2 shows además de presentarse también en la ciudad de Mérida, Yucatán, próximamente.

Con 8 años componiendo, Juan Caly ya está en los 50 cantantes más virales de México y tiene 22 mil 171 oyentes mensuales en Spotify.

Señala que “en el momento que lo vi me sorprendí muchísimo, creo que es genial, esta canción puede llegar muy lejos, cada día van subiendo los números en las reproducciones, me da mucho gusto que por fin se esté reconociendo un poquito de mi talento”.

Comenta que esa es una señal de que está haciendo las cosas bien y tiene ganas de seguir probando y más adelante hacer pop o probar suerte con otros géneros musicales.