Un nuevo jugador en el sistema financiero mexicano

El proyecto para la Ley de Tecnología Financiera incluye la creación de la Institución de Administración de Activos Virtuales, indispensable para la política monetaria del país y su sistema financiero.

sistema financiero

El nuevo Jugador en el sistema financiero

23 de marzo. Un día tranquilo en el puerto de Acapulco, Guerrero. Los banqueros de México se encuentran reunidos en la convención número 80 del gremio. 

Lee aquí: ¿Qué es Blockchain?

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, y su equipo, presentan el proyecto para la Ley de Tecnología Financiera. El documento de 76 páginas que afecta a 11 leyes, contiene un capítulo entero sobre una nueva entidad que será parte del sistema financiero: la Institución de Administración de Activos Virtuales.

Para muchos es difícil creer lo que está pasando. Algunos son incapaces de dimensionar los cambios que la ley podría catalizar, otros creen que se trata de una broma. “¿Es enserio?, ¿un capítulo completo de la ley para regular a dos empresas con este giro?”, se escucha decir entre los presentes.

Pero no se trata de una broma… Es un momento histórico, una de las primeras veces que los reguladores de un país son proactivos y tratan de crear las condiciones para catalizar el desarrollo de una industria del futuro, desde un inicio.    

De acuerdo al Artículo 31 del proyecto de ley:

“Para efectos de la presente ley, se considera activo virtual a la unidad digital cuyo uso por el público sea similar a aquel que corresponda a la moneda de curso legal…

Tomará en cuenta, entre otros aspectos, el uso que el público dé a las unidades digitales como medio de cambio y almacenamiento de valor, así como, en su caso, unidad de cuenta; el tratamiento que otras jurisdicciones les den a unidades digitales particulares como monedas virtuales, así como los convenios, mecanismos, reglas o protocolos que permitan generar, identificar, fraccionar y controlar la replicación de dichas unidades”. 

De esta forma, dicha ley reconoce el carácter de información digital de esta nueva forma de dinero.  

El dinero, históricamente siempre ha sido simultáneamente dos cosas: la tecnología para gestionar la información financiera, y  el medio para facilitar el intercambio económico. Los activos digitales, como Bitcoin, DASH o Ethreum no han aportado nada nuevo al partir del principio de dinero como información, solamente tenemos que percatarnos que la gran mayoría del dinero en circulación es “digital”.

En el caso de México, por ejemplo, solamente el 8.23% del dinero en circulación, existe en forma física (monedas y billetes).  La gran mayoría de la masa monetaria es digital y generada por varios mecanismos como las prácticas de “reservas fraccionales” en la banca comercial.

El dinero que existe en forma física también tiene carácter de información, ya que, en palabras del gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens: “es un pasivo del banco central que no se encuentra respaldado por algún otro tipo de activo (como el oro en el pasado)”.  

En las comunidades pequeñas de la antigüedad, era factible que las personas en la comunidad mantuvieran en su “memoria colectiva” un registro público de las transacciones entre los individuos, pero una sociedad compleja y en expansión donde no todos los miembros se conocen o confían entre sí, requiere de instituciones que se encarguen de gestionar la información financiera y la confianza.

El sistema financiero resuelve uno los principales “problemas de escala” para facilitar el comercio y la interconexión de economías. Cuando tú haces una transferencia electrónica de fondos a un proveedor, los bancos están esencialmente notariando y dando fe de los hechos sobre la transacción. Las entidades que se encargan de llevar los “libros de las transacciones” administran información sobre la cual la vida de las personas y el desarrollo de la economía dependen.

La innovación detrás de algunos activos digitales, es el medio para gestionar la información de las transacciones de forma abierta y descentralizada. El Blockchain es un libro publicó, una memoria colectiva de transacciones que permite rastrearlas y realizar pagos sin necesidad de confiar en un intermediario, al que todos los participantes en el sistema de pagos tienen acceso.

Las reglas del juego

Además del Blockchain, otro “ingrediente” necesario es  el “mecanismo de consenso” que establece los protocolos o reglas, mediante los cuales los participantes coinciden de forma periódica sobre cuál ha sido la secuencia de transacciones que han ocurrido con certeza criptográfica imposible de violar.

En el caso de bitcoin, el Blockchain más famoso de todos, es mediante el  mecanismo de consenso que garantiza que las “monedas” o unidades de cuenta no puedan ser gastadas más de una vez y se ejercen las reglas que controlan la política monetaria y la introducción de nuevas monedas en circulación.  

Bitcoins, ley fintech mexico

En los próximos años, veremos versiones de activos digitales creados por gobiernos, corporaciones, la banca comercial,  hasta instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o Banco Mundial  y otros.

Los beneficios, como mayor transparencia y eficiencia en las transacciones que traerá a la economía de México este cambio de paradigma, hace necesaria la creación de la figura jurídica de “Institución de Administración de Activos Virtuales”, como parte del sistema financiero. Esta institución será indispensable para instrumentar la política monetaria,  integrar a México más con el comercio exterior y facilitar intercambio de instrumentos financieros más eficientes.

En medio esta coyuntura histórica, en la que el dinero se encuentra completando una evolución de la materia a los datos, guardados en memoria de computadora y discos magnéticos, decidimos fundar ISBIT (https://isbit.co ) para darle origen a una nueva industria en México que podría cambiar el juego.