Lavadero: Emprendiendo con agua y jabón

Por invitación de Paulina Arreola, se une Ellen Dudley ingeniera biomédica, a Lavadero; una iniciativa que asiste en el lavado responsable de ropa a sus usuarios, quitándoles de encima el dolor de cabeza y contratiempo que resulta a veces con los horarios de lavado, planchado y tintorería de las lavanderías tradicionales.

En muchas ocasiones no se ajustan a la vida, los horarios y las rutinas de las personas en la Ciudad de México, o que en otras circunstancias le dan la mano a quienes si bien tienen el tiempo y las máquinas de lavado en su casa, no cuentan con espacios para extenderlas.

En todo caso son una mano amiga que le ha hecho ganar a sus clientes incontables horas emprendiendo en el ámbito del lavado, las cuales pueden perfectamente dedicar a su trabajo o a la diversión, erradicando de raíz la incomodidad de una lavandería tradicional, que no siempre cumple con los plazos o con la calidad que uno espera para el cuidado de la ropa.

ellen dudley

Todos necesitamos ropa limpia, pensando en eso y en la propia experiencia de Paulina Arreola, quien estudiaba y no tenía el tiempo para ocuparse de sus vestidos se decidió abrir en México esta iniciativa que recoge, y lleva la ropa de sus usuarios de acuerdo a sus horarios.

El interés que Lavadero le generó a Ellen, le ha permitido seguir emprendiendo en pro del futuro de esta startup que recién se está posicionando en la capital.

“Parece sencillo, pero el asunto logístico es muy difícil, especialmente con los horarios, con los mensajeros y proveedores; con la forma en que se lava la ropa, aunque no deja de ser un reto interesante. La idea es consolidar un modelo escalable para que sea sencillo de replicar en otros países emprendiendo en este sector”.

Lavadero empezó con nuestros ahorros, y en enero del año pasado entramos a Wayra, a través de su aplicación, nos invitaron a un evento con miembros de Wayra, donde dimos una charla de diez minutos y esto permitió que nos ayudarán con 50 mil dólares, pero esa ayuda, también se vio reflejada en apoyo a nivel de mentoría, diseño, mercadotecnia, couching y asuntos legales para que Lavadero siga creciendo.

Los 50 mil dólares se invirtieron en marketing, y actualmente estamos atravesando un proceso de consolidación lo que nos permite iniciar emprendiendo con 20 mensajeros, quienes recorren entre 50 a 80 kilómetros por día.” explica Ellen. “A veces el tema difícil es el peso, pues requerimos gente a la que le encante la bici. De momento nuestros mensajeros están ganando por cada recorrido que hacen,lo cual les ofrece un horario muy flexible de entre 4 y 5 horas” detalla Dudley.ellen dudley emprendedora

¿Cómo fue socializar lavadero en sectores como Condesa?

Al principio fue entre amigos y paso a paso, además de que extendimos la experiencia gratuita en algunos casos y esto nos ayudó para que ahora la confianza se cree boca a boca entre nuestros mismos clientes, quienes son roomies, en su mayoría.

¿Y cómo ha sido constituir Lavadero en México?

Wayra nos ayudó con todo esto, con contratos y cosas legales.

¿Cobran por kilo?

Sí cobramos por kilo, por plancha y por prenda. Hay un mínimo de 5 kilos para llevar a cabo el servicio.

¿Tienen competencia?

Con el mismo formato nuestro no, han intentado pero han muerto en el camino.

¿Por qué crees que han muerto?

Es que es un reto los horarios, porque alguna gente no quiere trabajar en esos horarios y los proveedores no tienen servicio en ellos, por eso hay que replantearse la logística, para la entrega de la ropa cuando tus clientes están trabajando. Además debes llegar a un volumen de clientes bastante retador para cumplir con la oficina, el contador, los proveedores etc. Esta es una de las primeras dificultades que hemos podido sobrepasar porque las órdenes que manejamos nos permiten cubrir con los gastos.

¿En qué te diferencias de las lavanderías tradicionales, consideras que van a migrar al modelo que tú manejas actualmente?

Imagino que sí en algún momento, pero será algo muy lento, pues ya tienen cosas im

portantes como empleados y máquinas que ya están establecidos, y el cambio de horario les generaría el doble de gastos, por lo cual requerirían el doble de clientes. Para nosotros es mucho más sencillo porque somos una startup.

startup ellen dudley

¿Cómo se ganaron la confianza?

Tenemos clientes cuya confianza se ha ganado gracias a que no están satisfechos por los horarios y la responsabilidad que manejan otras lavanderías, pues estamos conscientes de los trabajos, las rutinas, los viajes, la vida de nuestros clientes. Yo creo que muchas de las lavanderías y tintorerías no tiene

n esa conciencia., así que si necesitas algo más resuelto, somos nosotros la mejor

opción.

¿Consideras que el mercado de las máquinas lavadoras se pueda caer?

Tal vez a largo plazo, aunque en el caso de las familias numerosas, pues no será así, si tienes muchos hijos, desde luego es más fácil usar en tu casa la máquina lavadora que contratar nuestros servicios. Visto desde este punto Lavadero va direccionado a personas con poco tiempo, y que viven en pequeños grupos, parejas, roomies, personas sin hijos, o parejas trabajadoras.

¿Dentro de CDMX qué zonas quieren abrir próximamente?

Coyoacán, San Ángel, Linda Vista y Santa Fe…

…¿Y Santa Fe, también será en

 Bici?

(Risas)… esa es la idea y a los chicos les encanta, es todo un reto para ellos porque son muy deportistas y amantes de su trabajo y de los retos personales.

¿El mercado mexicano está preparado para un producto como el tuyo, quiénes no son tus clientes ideales?

Los clientes no ideales son quienes tiene

n una familia muy grande o quienes por tener mucho dinero, tienen un personal dedicado a estas tareas.

dudley lavadero

¿Han pensado en estrategias para cubrir ese mercado que se les está escapando?

Sí, con más volumen podemos ver formas de bajar los costos para que más personas puedan usar el servicio.

¿Ustedes tiene sus propias máquinas y depósitos o trabajan con otras lavanderías ya establecidas?

Trabajamos con proveedores ya existentes. Hemos cambiado desde el principio la forma como se ha trabajado y esto con la intención de dar un mejor resultado al cliente.

Cuando se daña la ropa o se pierde un calcetín, ¿qué pasa?

Tenemos todo un equipo de customers happiness, y cámaras en las lavanderías que nos permiten saber si en realidad mandaste las prendas con nosotros, si no la dejaste en tu coche, hacemos una búsqueda en la planta para dar con ella.

¿Les ha pasado?

Nos ha pasado de todo lo que se puedan imaginar. Es que una lavandería tradicional, lavan “a granel”, por lo tanto PROFECO no les exige revisar la ropa calcetín por calcetín; por el hecho de meter tus manos en ropa sucia. Entonces las lavanderías técnicamente no tienen responsabilidades en ropa pequeña.

Nosotros en cambio revisamos la ropa prenda por prenda para dar un excelente servicio. Y si no lo encontramos, te regalamos unos nuevos.

¿Ustedes cobran el mismo precio por toda la ropa? Yo he ido a lugares donde por los calcetines es un precio y otro por las blusas, cambia de acuerdo a la prenda ¿cómo lo maneja lavadero?

No, para nosotros en lavandería es el mismo precio, menos edredones, chamarras, tenis y toallas con aceites. Tenemos muchos clientes que van al Spa, y sus toallas llegan con muchos aceites, ahí se cobra un precio distinto.

ellen dudley lavadero

¿Cómo nace la idea de donar ropa?

Fue una sugerencia de un usuario, que llevamos a cabo el año pasado, ropa donada a su vez por nuestros mismos clientes.

¿Has pensado en llevar este servicio a tu país?

Un amigo ya lo hizo, lo cual me sorprendió mucho, pues allá cuando alguien renta un departamento, el lugar ya trae la lavadora.

¿Cómo consiguen a los mensajeros?

Al principio fue un proceso muy largo de entrevistas que ha ido cambiando poco a poco, ahora invitamos a quienes les interesa, los ponemos a desarrollar una prueba que consiste en un recorrido por diferentes puntos, en la menor cantidad de tiempo, así conocemos a través de ese filtro a qué nos enfrentamos, después viene un mes de prueba

¿Cuándo van a lanzar la aplicación?

En este momento queremos optimizar el servicio en cuanto a logística antes de crear la aplicación.

¿Usas lavadero?

Sí.

¿Reciben propinas tus muchachos?

Depende porque algunos pagos se hacen en línea pero en algunos casos sí, de igual manera nuestros mensajeros ganan bien.

¿Cómo hacen la retroalimentación de los clientes?

Con cada orden tuya te mandamos una encuesta en la cual los clientes nos cuentan qué tan satisfechos están y qué tanto recomendarán a lavadero. A eso se suma que cada dos meses mandamos otro tipo de encuesta virtual, en algunas ocasiones llamamos a los clientes para conocer su opinión sobre entregas, tiempos, costos, además de que está la posibilidad de que ellos llamen a nuestra costumer happiness.

 

 

¿Han recibido propuestas de sociedad?

Es un tema muy difícil, en cualquier país he luchado siempre con el tema de inversionistas. Hay gente interesada, pero es complicado.

Hace un par de años llegas a la Ciudad de México, ¿cómo llegas, a qué llegas, cómo ha sido para Ellen emprender en un país diferente y con una lengua distinta a tu lengua natal?

Empecé cosas en Irlanda, después estuve trabajando en San Francisco, New York, Seattle, Berlín, he visitado Londres y en Chile por seis meses. Yo viví un año en Querétaro también pero hace una década, allá dictaba clases de inglés.

En realidad no ha sido muy distinto que trabajar en otros países. Tal vez ha sido un proceso complicado en cosas sencillas como los costos de asuntos muy rutinarios, de sueldos y cosas así, como seguros e impuestos; siendo un nuevo país debes entender cómo funciona.

Anteriormente nuestros empleados estaban con el IMSS, pero por sus turnos que son de 3 o 4 horas, resulta muy costoso. En la actualidad trabajan con un seguro que les cubre por hasta 100 mil pesos si tienen un accidente. Pero por ahora touch wood (toco madera), no hemos tenido accidentes graves.

¿Una persona con un bagaje como el tuyo, dónde se ve en 3 años?

Aquí, es interesante enamorarme del país, de su actitud, de su buena vibra, hay una magia secreta además de todo el trabajo que tengo que hacer en Lavadero. Creo que estaré ocupada por un buen tiempo.

Si sales de Lavadero ¿qué otros planes tendrías?

No creo que pueda hacer otra cosa que no sea crear y constituir empresas. Amo tener el control, tomar todas las decisiones. Para mí es difícil creer que voy a tener un jefe. Algo en mí muere cuando pienso que eso puede pasar.

¿Y qué tal eres tú como jefe?

Creo que soy un buen jefe, tengo un poco corazón de pollo, pero no se han quejado (risas).

Pensando un poco en tu experiencia haciendo empresas a través del mundo y actualmente en México, ¿hay algún consejo que quieras decirle a los emprendedores y lectores de la Revista?

Sí, la importancia de trabajar bien y de tener los mismos valores y visión con la persona con que te asocias, pues él o ella será quien día a día te ayudará a crecer y aprender, probar cosas nuevas y no tener miedo de fallar. Yo tomo la vida muy en serio y pienso que si vas a lanzar algo con alguien no puede ser cualquier persona.