Kickstarter, la entrada y crecimiento del crowdfunding en México

Kickstarter entró en noviembre del año pasado, de la mano de lo que antes era Fondeadora, abordó al mercado nacional para impulsar proyectos creativos.

Kickstarter Mexico

Foto tomada por María de Jesús Salas

En las oficinas de lo que antes era Fondeadora, ahora Kickstarter México, Eduardo Suárez, director de comunicación y alianzas de esta compañía, recibe a la revista Klika para contarnos cómo fue que un grupo de jóvenes emprendedores mexicanos convencieron a un gigante del crowdfunding  para que entrará al mercado nacional.

Fue el pasado 15 de noviembre, cuando el equipo de lo que entonces era Fondeadora  comunicó a los medios y la comunidad emprendedora esta oportunidad.

¿Cómo fue que armaron este proyecto?

Sabíamos que Kickstarter quería llegar a México, pero no la habían hecho, así que nos acercamos a ellos con el propósito de conocer sus preocupaciones y miedos. Después de una conversación muy abierta, entendimos que antes de entrar necesitaban un aliado en el mercado mexicano.

Nos sorprendió la actitud de que nos permitieran guiarlos en el proceso, pero lo entendimos muy bien porque ellos son benefic corporation; es decir, tienen un compromiso con el impacto social más allá del retorno de inversión.  

Así fue como les hicimos una invitación para trabajar juntos con una mejor plataforma, más robusta, con más alcance y con un nombre más reconocido a nivel internacional. De esa manera inició la conversación y posteriormente fue una invitación que se consolidó el año pasado.

¿Cuál fue la principal barrera que hacía dudar a Kickstarter para entrar en México?

Ellos veían un atractivo en México, pero dudaban de su entrada porque habían notado la presencia de una startup mexicana como Fondeadora, que apoyaba el fondeo nacional, por ende no querían entrar de manera “imperialista”, sino trabajar con el mercado local para crecer y desarrollarse juntos

¿Con la entrada de una empresa que apoya el sector de la industria creativa, cómo se esperan que contribuya a los mexicanos?

En México podríamos decir que esta industria no está tan desarrollada como en otros países. México es un país que derrocha creatividad, arte y cultura pero no es muy fácil el acceso a ésta. En este sentido, lo que hacemos con Kickstarter es facilitar una herramienta para hacer  más sencillo este proceso.

¿Qué tipo de proyectos eran apoyados anteriormente con Fondeadora y cuáles se apoyan ahora?

Teníamos cuatro pilares con Fondeadora: arte, cultura, iniciativa ciudadana e industrias creativas. Tan sólo cine y música representaba el 50% de los fondeos, ya que tenemos un papel importante en ese sector por nuestra formación en general, donde hay comunicólogos, diseñadores, etcétera. Creo que el ADN de Fondeadora se reduce a un apoyo mucho mejor que se dará ahora con Kickstarter.

¿Cuál fue el acuerdo final después de la compra?

El equipo de Fondeadora tiene la responsabilidad de usar la plataforma de Kickstarter como la célula en México para facilitar el acceso. Hasta que la transición esté completa seguiremos activos para encauzar el tráfico y comunicación a la nueva plataforma.

¿Cuál fue la decisión más difícil al aceptar este cambio en la startup?

Fue una decisión difícil para los socios, pero creemos y estamos convencidos de que fue la dirección correcta. Sabíamos que íbamos a tener una reestructuración del equipo, pero lo logramos en poco tiempo. Posicionamos a México en el cuarto país de los 21 más importantes dentro de la red de Kickstarter, en la cual hemos fondeado más de 15 millones a proyectos nacionales.

Además, parte del equipo de lo que antes era Fondeadora, creó donadoramx, una plataforma de crowdfunding social para recaudar capital para causas personales. México está atendiendo una necesidad para acceder capital para su salud y educación, de esta manera la nueva plataforma aprenderá con la americana y crecerá de la mano.

No te pierdas sobre otras plataformas para invertir de manera colectiva. Leer artículo.

¿Cuáles serán los puntos objetivos en los que desea trabajar Kickstarter en México?

Familiarizar al público y democratizar los sistemas de pagos, ya que son herramientas que hacen más claro el proceso de fondeo. La parte más complicada es construir confianza en la plataforma, en los creadores y en los fondeadores.

Sobre el tema de confianza, el año pasado tuvieron el problema con foodies, ¿cómo recuperaron la confianza que se vio dañada?

Precisamente dando la cara, no nos quisimos esconder sino todo lo contrario. Para preservar la confianza lo que intentamos hacer fue responder. Era un tema delicado pero lo supimos afrontarlo. Ahora sabemos que es algo que sucede en todas partes del mundo y no debemos de limitarnos por un mínimo de personas.

¿Cuáles son las barreras principales para emprender en México, que se han visto reflejados en los proyectos que fondean?

El acceso a capital y el apoyo de una comunidad que respalde tu proyecto y crea en ti. A nivel emocional el apoyo de la comunidad es lo más importante. Es algo que queremos compartir, esto es el principio del crowdfunding: que puedas conseguir a personas que crean en ti y en tu idea.

Por otro lado, como mexicanos nos cuesta concentrarnos y enfocarnos en tareas de mucho impacto. A veces queremos hacer todo pero debemos aprender a concentrarnos en lo que nos pueda servir para crear impacto positivo.