Jolynn Vallejo, el puente para emprendedores de Latam a San Francisco

Jolynn Vallejo, el puente para emprendedores de Latam a San Francisco

Jolynn Vallejo no sólo es una madre apasionada por la expansión musical y tecnológica en Latinoamérica, es la profesional estratégica directora de LatinSF, un puente para startups entre Latam y San Francisco.

Jolynn Vallejo CEO de LatinSF

Nació y creció en San Francisco, pero a la edad de 15 años el destino le llevó vivir y estudiar en Ecuador, donde se sembró su amor y pasión por América latina y el emprendimiento.

Actualmente está enfocada en ser el puente que ayude a emprendedores latinoamericanos a explorar el mercado más competitivo del mundo, el de San Francisco, y busca hacerlo desde su trinchera con LatinSF.

LatinSF

LatinSF es una nueva iniciativa de desarrollo económico que promueve negocios y comercio entre San Francisco y América Latina.

Creado como una asociación público-privada entre la Oficina de Desarrollo Económico y Laboral de la Alcaldía (OEWD) y el Centro de Desarrollo Económico de San Francisco (SFCED), LatinSF crea ambiente acogedor para que empresas establecidas en Latinoamérica se expandan y comiencen en San Francisco.

Por su parte, apoya a las empresas con sede en San Francisco que buscan expandir sus negocios hacia el sur.

Busca proporcionar un servicio de conserjería de extremo a extremo para las empresas latinoamericanas que buscan expandirse.

Proporciona inteligencia de mercado, asistencia con los permisos pertinentes de la ciudad, referencias a proveedores de servicios y asistencia en la identificación de oportunidades inmobiliarias.

Nace una emprendedora

Jolynn afirma que desde pequeña sintió lo que llama “La sed”, eso que te lleva a sobrepasar tus expectativas y no rendirte.

Esa sed que algunos tienen desde muy pequeños, que hay que alimentarla, una sed que algunos sienten eventualmente o incluso hay quienes nunca la sintieron y son felices así, siendo parte del equipo de alguien más.  

En entrevista Jolynn Vallejo nos cuenta cómo es esa sed y cómo apoyar talento latino en Estados Unidos.

¿Cuándo inició esa sed?

La primera vez que llegué a Ecuador iba a cumplir 15 años, había cosas que quería cambiar y no cambiaban.

Entonces desde pequeña me gustaba organizar temas tan simples como organizarnos para tener siempre papel higiénico en los sanitarios del colegio. 

Creo que la primera vez que lo usé de forma profesional fue en el tercer semestre de la universidad.

Iba a cumplir 20 años, y vi esta oportunidad enorme de llevar a artistas latinoamericanos a internacionalizarse.

Trabajaba en una disquera, Aslan Records, en San Francisco, ya no existe, y era un boom de rock latino.

Estaban en su punto más popular Molotov, Caifanes, Café Tacuba, de Argentina estaba muy popular Todos tus Muertos.

En Colombia Aterciopelados, pero yo veía muchas otras bandas buenísimas que nadie las conocía.

¿Cuál fue el primer proyecto que apoyaste?

El primer proyecto realmente fue el mío, a los 15 empecé un grupo con amigas del colegio una banda de Punk, llamada Rosana Comelobos.

Es algo que no comento mucho, pero sí fue un emprendimiento, porque realmente nosotras hacíamos todo.

Hacíamos nuestros propios conciertos, nuestros discos y todo nos tocaba hacer a nosotras.

A los 15 años ninguna productora va a venir a ofrecerte un trato a menos que seas los backstreet boys y te armen las canciones.

Nosotras estábamos tocando música muy agresiva para lo que supuestamente es una mujer.

Teníamos un baterista varón, yo cantaba y tocaba la guitarra, aunque no siempre, porque en el escenario me emocionaba.

Pero teníamos dos guitarras y un bajo que eran mujeres, eso fue real.

Duró durante 4 años, y después cada uno se fue a estudiar al exterior y se disolvió. Ese fue como el primer proyecto real.

¿Qué pasó después?

De ahí me fue difícil volver a querer conectar con lo musical y mejor me dediqué al music business.

Entonces al trabajar en Aslan Records me di cuenta de estas oportunidades y de ahí levanté mi disquera.

Que realmente era una disquera, distribution from & managment porque manejábamos artistas a la vez que los producíamos y los distribuíamos… hacíamos todo.

Y era parte de que no había canales en Latinoamérica en ese tiempo, es decir si tu querías distribución internacional en ese tiempo tenías que ser parte de las grandes disqueras.

Entonces estábamos tratando de traer innovación digital.

Y esa fue parte de la aportación que estábamos haciendo, porque las bandas no sabían que podían vender en MP3Mientras en San Francisco la gente ya se compartía archivos, en el 98 se hizo muy grande, principalmente limewire.

Es decir, si ibas a la tienda encontrabas discos de Pixies, U2, etc, pero si querías el disco recinto de Todos tus muertos era muy difícil.

Entonces vinimos a revolucionar todo el mercado porque el tener este pequeño archivo que se podía compartir de computadora a computadora, pero antes era sólo mediante plataformas como appstore o limewire.

¿Cuáles son algunas de tus bandas que hiciste crecer?

Woow, bueno, no venía preparada para hablar de esto hoy, pero claro que sí. Curare sería la más importante. Era una banda que mezclaba ritmos indígenas con rock pesado, ya no siguen.

Cuando la disquera se acabó en 2006, intentaron seguir por su parte, yo me desvinculé como manager, pero eventualmente quebraron.

Con ellos logramos cosas hermosas,  producimos dos discos; el segundo producido y remasterizado por Billy Gould de Faith No More.  

Curare llegó a ser invitado a Toronto, que era un logro súper importante para una banda ecuatoriana.

O sea era algo enorme, una banda de un país donde no había ni mercado musical, dudo me puedas decir una banda comercial de Ecuador, ahora de música rock, pues mucho menos.

Jolyn Vallejo CEO de LatinSF

¿Cuál ha sido el fracaso que más te ha lastimado?

Emm… el fracaso en mi caso tiene que ver con el ego, mi ego me decía “tú tienes que figurar más como manager, y por eso cometí muchos errores en esos momentos.

Aunque yo quería mucho que la banda creciera que estuviera muy bien, pero a veces trabajas tanto para el fortalecimiento de alguien más que también sientes que mereces reconocimiento.

Sin duda uno de los momentos más difíciles que pasé fue cerrar la disquera, me comencé a quedar sin dinero, no vendía los discos que debía vender, hice una inversión de mi propio capital, lo cual nunca debí haber hecho, debí pedir capital de afuera.

Por eso es importante darse cuenta cuándo es el momento de parar, y… fue también un tema de orgullo, yo estaba muy involucrada con Curare.

En el Caso de Curare me afectó mucho la forma en que ellos digirieron la fama, y no es que ellos se hicieran súper famosos, pero se hicieron famosos para ecuador, famosos dentro de una pequeña escena musical.

Entonces comenzaban a exigir cosas realmente absurdas, como “queremos un bus aparte para nosotros y para el tour y todo eso”, cuando todas las bandas iban en una Suburban normal, ellos querían el Bus.

Poco a poco hubieron tantos roces que no pude trabajar más con ellos, entonces veo y creo que en ese tiempo hubiera necesitado más madures.

El tener tanto acercamiento no me permitió ser objetiva, y me afecto en los negocios.

En esa época, en el 2006, yo no pensé bien, los mandé al carajo en una reunión y tuve tanto orgullo que ni siquiera regresé a recuperar mi inversión, y se quedaron como 6 mil discos en mi departamento en Quito.

De puro orgullo no le quería dar los discos a la banda quería recuperar mi inversión, pero tampoco los quise vender porque hubiera sido como promocionar la banda.

Ahora miro esa situación y digo “Que tonta, hubiera vendido esos discos y al menos no hubiera salido endeudada”.

¿Qué les recomendarías a los emprendedores latinoamericanos para tratar de llegar a un mercado latinoamericano?

El mercado norteamiericano no es fácil, es primero estudiar el mercado, saber exactamente a qué te estás metiendo, y aún en Latinoamérica hay que estudiarlo, pero mucho más aún el estadounidense.

Y mucho más aún el de San Francisco, porque me atrevo a decir, es el más competitivo del mundo.

Entiende cuáles son tus competidores, no sólo a nivel local, sino internacional porque no sabes en que momento una empresa en Francia muy parecida a la tuya hace una ronda de 100 MDD y se acabó tu idea.

Hay que saber ir rápido, estudiar tu competencia y seguir adelante. No es fácil.

Y por último ser muy humilde, no andar con “tendré mi súper oficina”, o sea, realmente sé meticuloso con tu dinero, estira tu dinero.

Hay que saber ser estratégico y tocar puertas, y nunca tener miedo de pedir ayuda.

Es súper importante también el equipo que tienen, porque es en lo que se fijan los inversionistas, van a querer ver un equipo estelar.

Necesitas un equipo que te respalde y le haga saber al inversionista que contigo va a ganar dinero. No le necesitas caerle bien, sino dejarles en claro que tienes una idea que les va a regresar su inversión.

¿Para ti qué es emprender?

Mmmm… es una mezcla entre pasión, crear, direccionar energía.

Es como vivir, es la vida diaria, es este tema de crear y solucionar, cualquiera que esté buscando solucionar un tema está emprendiendo.

error: Content is protected !!