Inversiones para startups; ¿Qué es el Term Sheet?

En este documento del Term Sheet se da a conocer al emprendedor las reglas y condiciones por las cuales se regirá una inversión. Averigua cómo funciona.

Los emprendedores en el desarrollo de una startup seguramente se encontrarán con una de las eventualidades más difíciles dentro de su evolución, que es la captación de inversión para su prototipo, producción masiva o expansión de mercado.

Un inversionista interesado en invertir en una startup, realmente puede que lo haga de manera casi instantánea o bien, como normalmente pasa, puede ser una labor complicada.

Eso es porque deben revisar todas las cuestiones (legales, contables, financieras, fiscales y de mercado), antes de decidir si invierten o no (esto se puede apreciar en los Fondos de Capital Privado o VCs, donde su due diligence es altamente exhaustivo).

De ahí que surja un problema para los emprendedores, por ser el tiempo uno de sus peores enemigos en el camino al éxito, obligándolos a no poder depender de un plazo de 6 meses de due diligence para poder encaminar su startup.

Sin embargo, los fondos, VCs e inversionistas experimentados utilizan una figura, que si bien no está regulada en casi ninguna ordenación jurídica del sistema contemporáneo (Neoromanista), por ser una invención anglosajona, es muy socorrida en países como España, México y Argentina, ésta figura es la del Term Sheet.

El Term Sheet es el documento que dará a conocer las reglas y condiciones por las cuales se va a regir la inversión, previendo las cláusulas que se establecerán una vez realizada la inversión.

El Term Sheet (también llamado Letter of Intentions [LOI]) es un concepto tomado del derecho anglosajón, siendo más detallistas del common law nortamericano; sin embargo, en México y España se han utilizado sinónimos para esta figura jurídica consistentes en “Carta de Intenciones” o “Intención de Inversión”.

term sheet

Esto da referencia a que el Term Sheet no es un contrato vinculante para las partes en su mayoría, sino que es el paso previo para poder realizar la inversión formalmente.

El contenido del Term Sheet, varía mucho dependiendo de quién es el inversionista, aun así, se pueden encontrar cierto tipo de cláusulas “generales” para todo tipo de Term Sheet.

Lee también: La marca es sólo tu nombre, el producto lo eres tú

Usualmente se refieren a: acciones a suscribir, monto de inversión, inversionistas, valoración pre-money o post-money, precio de la acción, liquidación preferente, conversión, adquisición propia, derechos de voto, consejo de administración, firma de documentos, gastos y aceleradores, entre los principales.

Son sólo algunos ejemplos de cláusulas que pudieran establecerse en el Term Sheet, las cuales carecen de cualquier tipo de obligatoriedad para las partes. Sin embargo, existen dos cláusulas que en la mayoría de los casos van a tener el carácter de obligatoriedad, mismas que indicaremos a continuación.

Confidencialidad

Esta cláusula es una protección para la startup, toda vez que los inversionistas a la hora del due diligence, serán capaces de tener acceso a la mayoría de la información, así como el producto o invento que se encuentre en desarrollo, fabricación o producción. Por ello, es importante que la Sociedad cuente con la debida protección de información y nada mejor que esta cláusula, o un NDA anexo al mismo.

Exclusividad

Respecto de esta cláusula, la misma se refiere a que el emprendedor no podrá, hasta el vencimiento del Term Sheet, ir con ningún otro inversionista a conseguir levantamiento de capital, toda vez que da origen a una práctica conocida como deal shopping, la cual consiste en ir con otros posibles inversionistas enseñando el Term Sheet para demostrar que hay interés por parte de algunos inversionistas y así mejorar la primer oferta (de ahí que también se le conozca en el ámbito anglosajón como “no-shop clause”).

El Term Sheet es sin duda, uno de los documentos base para cualquier startup que quiera conseguir levantamiento de capital, para lograr exponencializarse como se pretende. Por esto, es necesario que los emprendedores conozcan a qué se pueden enfrentar al estar frente a inversionistas de alto nivel y conseguir el mejor trato.