Incubatour, la fábrica de productos turísticos para emprendedores

Otro segmento donde también nacen grandes proyectos es el turismo, uno que a decir de Tony Yarto, fundador de Incubatour, que es importante en el soporte de la economía mexicana.

Tony Yarto Incubatour

Tony Yarto Incubatour

Los segmentos para emprender son muchos: tecnología, fintech, salud, educación y entretenimiento, por mencionar sólo algunos donde están puestos los ojos de inversionistas, aceleradoras y otros jugadores dentro del ecosistema, pero hay otro mercado que parece estar desapercibido, donde también nacen grandes proyectos: el turismo.

“Hoy México está entre los 10 principales países en cuestión de recursos naturales y culturales, pero no está dentro de los 10 primeros en generación de ingreso por turismo”, señala Tony Yarto, director de Incubatour, quien al darse cuenta del potencial que tenía dicho sector fundó una incubadora especializada.

Fue así como nació este proyecto de Grupo Turespacio, constituido oficialmente hace cinco años e ideado con la finalidad de generan un ecosistema emprendedor para el desarrollo de producto turístico que, según Yarto “debe ser el eje del segmento”.

A decir del director, falta crear nuevas experiencias alrededor de los atractivos que ya tenemos. La Riviera Maya es el destino que más ha desarrollado este tipo de oferta, pero no todos. Afirma que “llevamos 50 años ofreciendo lo mismo a un viajero que llega a la Ciudad de México: el centro histórico, Xochimilco y Coyoacán. No salimos de ahí porque es lo más fácil de comercializar”.

Lo que entonces hay que preguntarse, según el experto en desarrollo de producto turístico, con 17 años de experiencia, es cómo atraer al viajero para que quiera regresar a México o provoque en otros viajeros que vengan. “Si nos quedamos en esos productos de los años70, no estamos evolucionando”, advierte.

Machu Picchu es un gran ejemplo para Tony, pues si bien sigue siendo un referente turístico en Perú, han creado experiencias alrededor de esa ciudad inca, como una parada en Cusco o un recorrido gastronómico.

“Eso es innovar y generar producto turístico adicional”, dice y asegura que “es el ciclo tortuoso que debemos romper en México porque tenemos mucho. Hay recorridos en bicicleta por Milpa Alta, un paseo al campanario de la Catedral de la Ciudad de México, que aún no está bien armado pero si se hiciera bien sería como ir a las torres de La Sagrada Familia, en Barcelona, España, porque es impresionante subir al domo y ver desde ahí la urbe, eso es lo que buscamos”.

A la caza de más emprendimientos mexicanos

Tony advierte que hoy en día, con el modelo de economías colaborativas, el tema financiero ya no debes ser una limitante para emprender, pues ya se cuenta con grandes alternativas. “Creo que hoy se trata de la voluntad de hacer que las cosas sucedan. Muchas veces no han captado que tienen una idea importante y la dejan de lado”, señala firmemente.

congreso incubatour

A modo de ejemplo, Yarto menciona la aplicación Eat With, una plataforma exitosa que ya funciona en México, por medio de la cual se ofertan experiencias culinarias de la mano de foodies que preparan clases para cocinar su especialidad y cobran por ello.

El directivo de Incubatour dice que dentro de los anfitriones, la mayoría son extranjeros. “Está el italiano que vino a México y te enseña a hacer pizza, el japonés que prepara sushi y cuenta la historia de la colonia Condesa. Es increíble que no aprovechemos todas estas plataformas”, comenta Tony, asombrado. “Creo que los mexicanos estamos acostumbrados al turista del siglo pasado, ese que viene en grupo a un all inclusive o al hotel de marca. Nos hemos quedado dormidos en ese tema”, apunta, y agrega datos para cerrar su comentario: “En España actualmente hay más de 300 blogueros de viajes que formalmente viven de eso; en México lamentablemente no llegan ni a 10, cuando tenemos mucho que contar”.

Incubando ideas exitosas

La labor esencial de Incubatour, según explica Yarto, es la de “evangelizar a la industria”, pues asegura que muchas veces los profesionales del segmento no saben la importancia de los productos turísticos y la necesidad de generarlos.

Entonces, a través de talleres, conferencias y seminarios comparten la metodología de desarrollo de un producto turístico. Posteriormente, viene la parte de creación de experiencias.

“Aterrizamos la idea en algo viable para un negocio. Muchos se mueren en el camino porque no consideraron ciertos gastos, porque no aguantaron la curva de aprendizaje, la etapa de penetración al mercado y la parte de la comercializacón, que se vuelve el talón de Aquiles de muchos”, afirma el experto.

Si bien Incubatour no está registrada ante el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), sí han tenido acercamiento con la institución y reconocen que es un apoyo para la comunidad emprendedora; sin embargo, Tony asevera que muchas veces se ve al turismo “con malos ojos y no quieren financiar proyectos de este sector porque lo ven efímero, no es tangible. Muchas veces discriminan en ese sentido y hay que luchar contra ello porque actualmente el turismo es parte importante del soporte de nuestra economía y en el futuro lo será más”.

Actualmente no existe una partida específica para proyectos turísticos en el Inadem porque no hay una guía para modelos de negocios, pero ya se está trabajando en ello, platica el creador de la “fábrica de productos turísticos”, misma que en 2015 obtuvo el Premio al Proyecto Más Innovador en materia turística, otorgado por Secretaría de Turismo federal (Sectur).

Incubatour: Retos 2017

retos-incubatour

Ante el panorama que se presenta este año, con el alza en el precio de la gasolina y la entrada de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, Yarto se muestra más positivo que pesimista y cree que “este momento es una gran oportunidad para México para crecer su oferta turística porque los europeos ya no quieren viajar a Estados Unidos, simplemente por no enfrentarse a un maltrato al pasar migración”.

Te recomendamos Hackers and Founders, la red más grande de emprendedores en el mundo, léelo aquí.

Por ese motivo, piensa que es buen momento para apostarle más a otros mercados, como el europeo, el asiático y en especial el sudamericano. Indica que “hay que comenzar por ofrecer servicios de calidad que se puedan cobrar bien, pues ese ha sido nuestro gran defecto: cobrar barato”.

Y para ofrecer calidad primero hay que profesionalizarse y capacitaste, dice Yarto, quien reconoce que los programas de capacitación de las universidades de Turismo son obsoletos.

“Nos ha tocado llegar a escuelas donde los propios docentes no entienden qué es un producto turístico. Nos falta mucho por trabajar”.

Es ahí donde está la labor de Incubatour, que además tiene la tarea de incentivar a los egresados de la carrera de Turismo para que al salir de la escuela “empiecen a generar nuevas formas de empleo”.

Casos de éxito

A Incubator llegan ideas de todo tipo, desde plataformas digitales hasta recorridos. Desde que comenzaron a la fecha, han capacitado a cerca de tres mil profesionales del turismo y acompañado el desarrollo de más de 200 productos turísticos.

En su registro de caso de éxito hay muchos, incluso siete de ellos ganaron el Premio Nacional a la Oferta de Diversidad Turística que se otorga cada año en Tianguis Turístico por parte del Consejo de Promoción Turística (CPTM) en conjunto con Sectur en 11 categorías diferentes.

Destacan entre sus historias de triunfo:

  • El Vuelo del Colibrí

Idea de Ivonne Barriga, emprendedora chihuahuense.

Tour a bordo de un helicóptero para sobrevolar las Barrancas del Cobre, en Chihuahua.

Ganó un lugar en el concurso Mentes Creativas en el Congreso Incubatour 2014.

  • Dunas de Samalayuca

Proyecto de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) de Ciudad Juárez.

Se ofrecen actividades como la práctica sandboarding y una cena en medio de las dunas.

Obtuvo el Reconocimiento a la Diversificación del Producto Turístico de México en la categoría de Turismo de Reuniones 2015.

  • Ruta Picasoincubator ruta picaso

Idea del profesor francés Manuel Miroglio.

Recorrido por talleres de León, Guanajuato, donde se elaboran productos de piel, calzado y sombreros, de ahí el nombre la ruta.

En 2016 le dieron el Reconocimiento Nacional a la Diversificación del Producto Turístico de México en la categoría de Turismo Cultural.

radiografía-de-incubatour