Growth hacking, el futuro del marketing en las empresas

La metodología del Growth hacking se está convirtiendo en la nueva forma de hacer crecer las ventas de  startups de una manera más rápida y eficaz.

Growth hacking que es

Durante los últimos años se ha venido gestando una evolución en el marketing que está pasando de ser tradicional a digital y hemos sido testigos de los cambios de comportamiento de las personas al momento de comprar. Todos conocemos cómo la labor del mercadólogo y el digital marketer ha jugado un papel fundamental en las relaciones públicas de las empresas, su imagen y por lo tanto en sus ventas.

Manejo y gestión de campañas publicitarias en Facebook, Instagram y Twitter Ads, Adwords, métricas, planeación y ejecución de estrategias, mandar el mensaje adecuado a nuestro mercado objetivo y comunicarlo de forma clara, contar con la manera correcta de interactuar en redes sociales, SEO, photoshop, excel, user experience, copy, blogging, estadísticas, reportes y más, se convierten en nuestro pan de cada día.

Hoy el marketing digital ha evolucionado, está cambiando y lo seguirá haciendo en función de la forma de consumo de la sociedad y conducta del consumidor; el growth hacker del que ya se ha hablado en Klika, es una nueva profesión que surgió gracias a la explosión de nuevas tecnologías que brindan productos innovadores y que por lo tanto requieren de otra forma de gestión.

El growth hacking es la disciplina que combina marketing, diseño, código y creatividad, pues se trata de una nueva forma de pensar basada en la experimentación, método científico y metodologías Lean.

Growth hackers alrededor del mundo, como Neil Patel, Sean Ellis, Aladdin Happy o H.Barraza han dado prueba de sus resultados haciendo crecer empresas alrededor del mundo y generando sumas millonarias para las startups con las que trabajan, de tal manera que esta disciplina ha sido considerada como el futuro de los productos de internet.

El growth hacking está redefiniendo el papel del mercadólogo porque si en el pasado los productos han sido físicos, hoy estamos navegando hacia bits y bytes que exigen un nuevo tipo de pensamiento, pues los canales de distribución están cambiando y aunque eventualmente se encuentra en startups, en pocos años estará en grandes corporaciones.

El growth hacker tiene un perfil extremadamente analítico, creativo y a la vez lleno de hipótesis y un único objetivo: el crecimiento de tu empresa.

Como anécdota, hace tiempo tuve la tarea de colaborar como growth hacker para Celuinfo, e-commerce ubicado en Madrid, España, para la cual, cuando empezamos, vendía un promedio de 350 euros mensuales.

Mi tarea era simple: hacer crecer las ventas de la empresa con la estrategia que mejor considerara de la mano de un equipo con un diseñador y un desarrollador de la compañía en cuatro meses y un fee de 500 euros más inversión en publicidad por mes.

Para ello, realice un análisis estratégico para conocer su situación actual y entender cuáles eran sus objetivos y mercado al que se le vendía. Inmediatamente después enlisté los eventos que se querían seguir (suscripciones, referencias, interacciones, descargas, etc.) y seleccioné las herramientas de apoyo, generalmente (SaaS) que son modelos de distribución de software, donde el soporte y los datos se alojan en el servidor del proveedor y se accede con un navegador a través de internet.

Esta última herramienta permite automatizar tareas, implementar mapas de calor, popup, análisis SEO, desarrollo de prototipos, test de usabilidad, generación de tráfico, gestión de redes sociales, obtener feedback, e-mail marketing, live chat, analítica, optimización y hasta grabación de sesiones para conocer donde dan click las personas, donde no, qué leen, cuáles son sus intereses y comportamientos.

Ardua labor para llegar al Growth hacking

El término hacking de crecimiento no es compatible con la del mercadólogo, pues si bien es parte de sus raíces, el primero requiere una mente analítica, una fuerte técnica y avanzados conocimientos en tecnología, y aunque no necesariamente requiere saber programar, si se  necesita un programador en el equipo.

El primer paso ya en escena es: definir metas accionables, estableciendo un objetivo y reduciéndolo hasta que se convierta en una tarea individual para que en el segundo paso, implementar analítica, nos demos a la tarea del rastreo y medición que nos ayudarán a la toma de decisiones.

En un tercer paso: establecemos hipótesis sobre el experimento que vamos a realizar describiendo una suposición positiva y realista sobre lo que va a suceder, por lo que tenía que hablar con el equipo y mantenerlo informado constantemente sobre las actualizaciones y cambios con miras a la mejora y crecimiento.

El cuarto paso se basa en optimizar el experimento, esta vez con métricas que arrojaban datos sobre la conversión de “cliente que conoce a cliente que paga”.

Lee aquí: cuál es el momento perfecto para emprender.

Utilizamos test A/B que nos decían cuál experimento daba un mejor resultado que otro, a menudo generando dos versiones con pequeñas variaciones a fin de escalar las que mejor funcionaran y rechazar las de menor conversión.

Finalmente repetimos el ciclo y fue entonces cuando concluí que el growth hacking es muy parecido a las ideas iniciales de Eric Ries, el padre del método Lean Startup y de Steve Blank con su metodología Customer Development, al estar basados en la experimentación, construir-medir-aprender y ajustar el producto al mercado, por lo que algunos growth hackers lo conocen como Lean Marketing.

Los resultados del Growth hacking

Growth haking

Celuinfo terminó su periodo de cuatro meses con ventas que llegaron hasta los mil 100 euros en un día y un promedio de 850 mensuales. Utilicé los principios del marketing para startups en un e-commerce y funcionó. Imagina lo que hace por una startup, pues en Artenie, mi startup he logrado un alcance de más 70 mil personas y 400 registrados en un día.

Al principio de todo esto no pensaba que el growth hacking fuera realmente el nuevo marketing para startups pero gracias a una mentoría que gané en Nexo Banregio en 2016 sobre marketing conocí a Gabriel Charles, director de Wayra México, la aceleradora de empresas del fondo de Telefónica y estuvimos de acuerdo en que esta disciplina será la nueva forma de hacer marketing en la industria digital.

Desde entonces me manejo como growth hacker independiente para startups y empresas;  ha sido toda una experiencia y aprendizaje muy rápido, absorbente y divertido, tanto que a veces parece magia, pues los resultados son realmente alentadores.

Steve Blank incluye en el rubro de las relaciones con los clientes del modelo de negocio este ciclo y añade un ciclo viral que es el Santo Grial que todos estamos buscando con una empresa en internet.

En LATAM existe un gran mercado y oportunidad para Pymes que desean hacer crecer sus ventas y construir una marca fuerte para lo que en Development Hacks podemos ayudarte pues las empresas más exitosas en unos años serán las que se encuentren en internet, ya sabes el dicho, si tu empresa no está en internet ¡no existe! Imagina llevar eso a un siguiente nivel.

Proceso de Growth hacking

Este pasa a través de un funnel o embudo que se compone de los siguientes niveles:

  • Adquisición. Hacer llegar usuarios al sitio a través de distintos canales.
  • Activación. Hacer que el usuario disfrute su primera visita.
  • Retención. Lograr que la persona regrese al sitio.
  • Referencia. A los usuarios les gusta el producto y lo recomiendan a sus amigos.
  • Ingresos. Algunos usuarios compran el producto o servicio.

Giovanny Amador 

BlockChain entrepreneur, Business developer, Growth Hacker, Founder @Artenie and

@DevelopmentHacks, CMO @Isbit

Visita mi web