La era del wardrobing ha llegado a su fin

La era del wardrobing ha llegado a su fin

El wardrobing consiste en regresar artículos de ropa o accesorios que han sido usados, diciendo que tiene una falla o simplemente aprovechando la Política de Devolución.

Wardrobing

Esto con el fin de renovar constantemente el guardarropa, ya que hoy en día se crítica mucho el repetir outfits.

Esta actividad se popularizó en 2013, y los millenials la han adoptado como común y rutinaria, sin tener en cuenta el peso moral que tiene practicar esto o las pérdidas que ocasionan a grandes marcas y tiendas departamentales.

Te puede interesar: La mejor forma de viajar usando una tarjetas de crédito

¿Cómo afecta el wardrobing?

Según la National Retail Federation, esta práctica le cuesta a los retailers casi 9 billones de dólares al año.

Las empresas como Macy’s, Marshall’s, y Sears han cambiado su política de devolución, reduciendo el tiempo de devolución a 30 días, pero Bloomingdale’s es quien ha empezado la guerra contra el wardrobing.

Las b-tags, el inicio del fin

El rango de tiempo para hacer una devolución de casi cualquier artículo en Bloobingdale’s es de 365 días; pero en las prendas que las personas regresa con regularidad; ropa de diseñador, vestidos de gala o ropa de noche.

Declara que la devolución o cambio sólo se llevará a cabo si la prenda está totalmente nueva, con los accesorios en buen estado, y con las b-tags.

Estas son las que ayudarán a que el wardrobing disminuya. Las b-tags son etiquetas que se localizan en zonas donde el cliente no puede ocultarlas; tienen instrucciones muy específicas para quitarlas, y una vez desprendida, la prenda será imposible de regresar.

Este es inicio del fin de esta gran tendencia millennial. Bloomingdale’s ha dado el primer paso, esperemos que las demás tiendas departamentales se unan a esta iniciativa.

¿Realmente es el fin o esto hará a las personas más ingeniosas?

error: Content is protected !!