Ésta es la nueva moneda que moverá la industria mundial - Klika

Ésta es la nueva moneda que moverá la industria mundial

El dinero irá perdiendo, progresivamente, su valor; pero no es el único que lo hará.

Gracias a la tecnología, la mayor parte de los productos y servicios que antes eran caros ahora resultan mucho más baratos y, en algunos casos, incluso son gratuitos.

La gratuidad suele aparecer en aquellos productos que pueden digitalizarse (transformarse de átomos a bits), es decir, los productos susceptibles de un costo marginal próximo a cero.

En su libro Abundancia, Peter Diamandis, uno de los fundadores de la Singularity University, expone una serie de ejemplos de desmonetización, haciendo hincapié en el smartphone.

Si bien parece un dispositivo caro, en realidad estamos empleando una contraparte un millón de veces más barata y mil veces más potente que una supercomputadora de 1970. Además nos ahorramos adquirir muchas otras cosas.

Hace diez años la mayoría de estos bienes y servicios solo estaban disponibles en el mundo desarrollado; hoy casi cualquiera y en cualquier lugar puede tenerlos.

Adiós al dinero

De esta manera, el dinero irá perdiendo, progresivamente, su valor. Pero no es el único que lo hará. Cuando decimos que no tenemos tiempo para aprender algo nuevo o para leer un libro, generalmente se debe a que estamos invirtiendo ese tiempo en ganar más dinero, directa o indirectamente.

La mayoría de veces nos preocupamos en ganar más dinero porque creemos que así seremos más felices. Podremos viajar más, comprar más cosas, disponer de una vivienda más confortable, adquirir ropa más cara, etcétera.

Sin embargo, todos los experimentos que se realizan sobre el vínculo entre felicidad y dinero concluyen que, una vez obtenido un mínimo para vivir cómodamente, el dinero extra apenas afecta a nuestro bienestar psicológico.

La nueva moneda

Un estudio reciente sugiere que la gente que gana más de 90 mil dólares al año no es más feliz que la que está en la franja entre los 50 mil y los 90 mil dólares. Incluso ganar la Lotería tiene un efecto sorprendentemente efímero en nuestro bienestar. Como explica Nicholas A. Christakis en su libro Conectados al comparar a estos agraciados con pacientes aquejados de una enfermedad:

Visto así, la moneda del futuro no es el bitcoin o cualquier otra criptomoneda, sino nuestra capacidad para realizarnos, trabar buenas relaciones sociales y, sobre todo, adquirir nuevos conocimientos.

error: Content is protected !!