Empresaria en cancha de hombres – 1ª parte

Luego de hacer coberturas por 12 días seguidos, viviendo en hoteles y verse 99% rodeada de hombres, la empresaria Pamela De Gortari logró encontrar la fuerza en una reflexión: “¿por qué soy la única mujer aquí? Porque me costó conseguirlo, ¡no te canses ahora!”

empresaria de los deportes

Pamela de Gortari, empresaria en cancha de hombres.

Los encuentros con De Gortari

El primer encuentro con Pamela de Gortari se llevó a cabo en la sala de juntas de las oficinas de Regus Virreyes en Santa Fe; la vista amplia de pared a pared armonizó la entrevista, que fue más una plática amena con una joven de triunfos grandes.

Nuestro segundo encuentro fue en la terraza de un café local donde los transeúntes no fueron motivo de distracción, allí pudimos conocer una Pamela multifacética que atendía un partido de la Copa Alemana donde intervenía el Eintracht Frankfurt, mientras se comunicaba con su equipo de trabajo y a la vez contestaba nuestras preguntas que pretendían descubrir quién es  y cómo se llega a ser la voz de equipos alemanes en Latinoamérica a sus 27 años.

Pamela estudió en el Colegio Alemán Alexander Von Humboldt, una escuela, según ella misma afirma, interesada en fomentar el deporte en sus estudiantes. Allí se disputa año tras año la Copa Humboldt, donde participan todos los campus del Colegio Alemán de la República mexicana.

De cada escuela se elige a los representantes que compiten, quienes además de llevarse el orgullo de ganar por su colegio, se benefician también de “una semana sin clases, rodeado de tus amigos…¡Por supuesto todos queríamos estar ahí!”, nos confiesa Pamela con cierta picardía.

Mientras la escuela sembraba su semilla en De Gortari, en su casa reforzaban su acercamiento al deporte, empezando por su mamá, con quien continúa jugando tenis casi a diario.

De ella Pamela dice:

“Es una persona que no puede dejar de hacer deporte; todos los fines de semana la vas a encontrar en alguna carrera de la Ciudad de México”.

En tanto, de su papá afirma:

“También juega mucho tenis y fútbol americano, así que en mi casa siempre se ha fomentado la actividad física”.

Otra de las razones para mantener a Pamela en diferentes clases de deporte fue porque la consideraban una niña “hiperactiva”, lo cual confirmamos durante la entrevista al verla romper una hoja de papel hasta convertirla en una montaña de papelitos.

De los deportes a la cancha de la comunicación

El desempeño de Pamela en los deportes llegó a ser tan destacado que algunos de sus maestros le proponían entrenarla con la promesa de llevarla a los Juegos Olímpicos; dejar estos ofrecimientos de lado fue parte de su aprendizaje.

“Conforme pasa el tiempo, la rebeldía y la convivencia con los amigos nos lleva a no ser tan disciplinados con el deporte, a esa edad no entiendes que debes tener ciertos sacrificios para llegar a ser muy buena en algún deporte años después”.

Descartada la posibilidad de ser noticia en el deporte, luego dirige su objetivo a la elaboración de esas noticias. Al terminar la secundaria, pasa a la preparatoria del TEC de Monterrey donde debe decidir a qué dedicará sus esfuerzos futuros.

Carreras como Ciencias Políticas fueron una opción relevante para ella, pero Comunicación Social siempre fue una fuerte contendiente en el abanico de posibilidades. “Al escoger carrera todo me parecía interesante; lo que me quedaba claro era que una ingeniería definitivamente no era una alternativa para mí”, enfatiza entre risas.

Su salida de la preparatoria coincidió con un Mundial de Fútbol; “allí fue cuando dije: comunicación enfocada a los deportes ¿por qué no?”; de esta manera Pamela logró juntar su pasión con su futura profesión. Al inicio, una de sus maneras favoritas para comunicar era a través de la radio.

“Tuve un programa de radio con Valeria Marín en la universidad; radio era lo que más me gustaba en ese momento, me decían que tenía buena voz y para mí era más fácil hablar en radio que frente a las cámaras”.

Además de la radio, después de haber entrado a la carrera, Pamela ingresó a Televisa Deportes Network (TDN) como becaria, en una época en la que el social media era nuevo, donde además de manejar las redes sociales del canal, empezó a hacer previos de los encuentros deportivos.

Durante su estadía en TDN, a los 22 años, Pamela unió sus inquietudes con las de su amigo Sebastián Cardoso, quien había arrancado meses atrás un proyecto llamado ADN deportivo.com, este sitio web inició como un medio cuya finalidad era cubrir partidos; al integrarse al equipo, Pamela empezó a tener experiencia en el tema, saliendo a cuadro y transmitiendo desde los estadios para la misma página, pero también se vislumbraron algunas debilidades.

“En ADN deportivo.com me di cuenta que se me complicaba estar a cuadro, mi carácter es un poco más serio y animar al público no era lo mío”, en su lugar Pamela veía a otros compañeros que hablaban de forma natural frente a la cámara y fue allí donde entendió que no estaba dirigiendo su carrera por el cauce adecuado.

“Lo que sí sabía era que quería seguir en los deportes” y con esta revelación se fue dirigiendo hacia la mercadotecnia y decidió estudiar más sobre marketing deportivo de Estados Unidos y sobre uno más reciente, el español.

empresaria-pamela-de-gortari

El contenido de ADN deportivo.com hoy en día aún es alimentado por estudiantes universitarios. Ellos cubren de primera mano los eventos deportivos de México y el mundo, adquiriendo la experiencia necesaria para lanzarse al mercado laboral al salir de la universidad.

“Luego los veo haciendo cosas grandes y me sorprenden de la mejor manera. Algunos de ellos ya están en ESPN, en FOX deportes, TDN y periódicos.

Creo que Sebastian lo hace muy bien, les enseña y ellos pueden completar esos conocimientos prácticos con los que adquieren en la universidad, y tienes como resultado gente que no necesita salir como becario, pues ya está lista para trabajar”.

Desde la banca apoyando al equipo local

Pamela entonces se encuentra rodeada de personas jóvenes y talentosas que se han convertido en sus amigos y están unidos por las ganas de comunicar lo que sucede en el mundo deportivo.

“Los ves triunfar y te da mucho gusto recordar que con ellos te desvelabas o salías los domingos tarde del estadio. Al verlos me pregunté: por qué no empezar a creer en ellos de otra manera para que no sólo sean periodistas, sino que además sean líderes de opinión y se vuelvan expertos en su tema”.

Luego de esta revelación, Pamela empezó un proyecto junto a Giselle Zarur Maccis, reportera de Televisa Deportes y del Canal Formula 1 LatinAmerica; ambas crean Match Point, una agencia enfocada únicamente en deportes.

Entre aciertos y errores empezaron a trabajar y Pamela nos cuenta que sin duda este inicio no fue fácil; incluso en ocasiones no tenían ni para la renta: “hacíamos mal los números o ganábamos lo suficiente para la gasolina y salir un fin de semana, pero no para vivir; así fuimos aprendiendo”.

Una de las filosofías más importantes para Match Point es conseguir que los atletas puedan vivir de lo que realmente les gusta y que no se preocupen por buscar recursos, ya que de eso se encarga Pamela, Giselle y su equipo. “Ellos únicamente tienen que preocuparse por hacer deporte, por entrenar y rendir; esa es su labor y es la que hacen bien”.

Match Point se convierte entonces en el enlace entre las marcas y los atletas, una empresa perfecta para representarlos de acuerdo al perfil de cada uno; así los deportistas pueden vivir de su talento sin abandonar su pasión porque nadie los llegara a apoyar.