Más allá de emprender un negocio después de la jubilación

Si estás en esta etapa en donde quieres emprender un negocio o conoces a alguien que no se quiere quedarse de brazos cruzados después de dejar su trabajo formal, sigue esta guía con todo lo que debes saber antes de lanzarte.

emprender en la vejez

Más que emprender un negocio

En México, según la Ley del Seguro Social, los trabajadores se pueden jubilar por Cesantía en Edad Avanzada a los 60 años cumplidos o por Vejez a los 65 años cumplidos.

La pregunta a contestar es: ¿qué hay después de la jubilación?

Para evitar problemas de depresión al tener una pérdida laboral, ya sea que así lo hayan decidido o bien, hayan llegado a la edad indicada para pensionarse, algunas personas deciden poner un negocio formal.

Actualmente se cuenta con facilidades por parte de las entidades gubernamentales para que los adultos mayores que así lo decidan puedan iniciar un negocio, cumpliendo con un sueño anhelado. En esta etapa dependerá de la fuerza de voluntad y disposición que cada persona tenga para aplicar su conocimiento y experiencia adquirida durante su vida laboral.

Al tomar la decisión de emprender un negocio, es necesario considerar lo siguiente:

El giro del negocio a emprender

Es necesario tener muy clara la idea del proyecto al cual se le invertirá tiempo y esfuerzo. Puede ser desde comercializar hasta producir bienes de consumo.

La ubicación del negocio

Hay que hacer un estudio y plantearse ¿dónde estará ubicado el negocio? Lo ideal es que se encuentre lo más cercano al hogar del emprendedor o si cuenta con el espacio suficiente en su domicilio, podría, por ejemplo, abrir una accesoria. Lo importante es que no recorra distancias muy largas.

Demanda para iniciar un negocio

El producto o servicio que se va a ofrecer ¿es demandado por las personas del entorno? Realizar un estudio de las necesidades reales de los consumidores en donde se quiere ubicar el negocio es indispensable, ya que sería un error vender productos que nadie necesita. Se le llama estudio de mercado.

El capital emprendedor

Se refiere a los recursos monetarios que se van a requerir para emprender. Se debe analizar si el monto que se ha recibido por la jubilación es suficiente o bien, se tienen que conseguir recursos adicionales. En ocasiones se puede optar por asociarse con familiares o amigos. Otra alternativa es acudir al Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) que por medio del programa Emprendedores a la Banca Comercial permite obtener un financiamiento para personas con una edad máxima de 70 años.

La infraestructura para emprender un negocio

Corresponde a los activos fijos que se necesitan para emprender, dependiendo del giro del negocio: mobiliario (caja registradora, anaqueles, mostradores, herramientas); estaciones de trabajo (computadoras, equipo de oficina, teléfono); maquinaria especializada, automóviles, instalaciones de servicios básicos (agua, luz, gas, electricidad), entre otros.

Capital humano

Hay que considerar si el negocio lo atenderá directamente la persona jubilada o será necesario llevar a cabo la contratación de personal, contemplando el sueldo base, comisiones y prestaciones de los empleados.

Capacitación empresarial

El adulto mayor requiere de acompañamiento y la capacitación es necesaria para llevar una buena administración tanto contable como financiera, a fin de que el negocio, de acuerdo con el régimen fiscal inscrito, pueda cumplir con sus obligaciones estipuladas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).simulador-de-pensionesPor otra parte, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con el programa cursos para jubilados en el ámbito laboral. También existen una gran gama de incubadoras de negocios para la capacitación empresarial; ya sea presencial o en línea como la que actualmente ofrece Nacional Financiera en su portal Nafin te Capacita. Para los adultos mayores que no les gusta el riesgo, otra opción es invertir en una franquicia, la cual ya cuenta con el expertise y la actividad del negocio; su rentabilidad ya está probada. En este caso sólo hay que contar con el capital necesario para poder adquirirla.

Aquí puedes leer lo que debes saber antes de emprender: no importa la edad.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), estima que en 2020 se tendrá un promedio de vida de 78 años, lo cual es un referente para que más adultos mayores continúen con una actividad empresarial y sigan contribuyendo a la actividad económica del país, y lo más importante dejen un legado al transmitir su experiencia y conocimientos a las nuevas generaciones.

emprender-un-negocio

Actividades Empresariales

Quienes realizan actividades comerciales, industriales, de autotransporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas (para tributar en este régimen no se establece un límite de ingresos). Por ejemplo: talleres mecánicos, imprentas, restaurantes, cafeterías, cocinas económicas, cantinas, bares, tiendas de abarrotes, misceláneas; minisúpers, escuelas, guarderías, ferreterias y refaccionarias, entre otras.

Régimen de Incorporación Fiscal

Los contribuyentes, personas físicas, que realizan actividades empresariales, que venden bienes o presten servicios por los que no se requiera para su realización título profesional, así como aquellos que realizan las actividades señaladas y que además obtienen ingresos por sueldos o salarios, asimilados a salarios o ingresos por intereses, siempre que el total de los ingresos obtenidos en el ejercicio inmediato anterior por los conceptos mencionados, en su conjunto no hubiera excedido de la cantidad de dos millones de pesos. Por ejemplo: fondas, misceláneas, salones de belleza, refaccionarias, talleres mecánicos, tintorerías, carnicerías, papelerías y fruterías, entre otras.