Emprender, ¿moda o vocación? Opinión de la Directora de SparkUp

Emprender, ¿moda o vocación? es algo que se han preguntado, es una decisión y una meta que muchos de los jóvenes, y no tan jóvenes, hemos perseguido desde hace tiempo.

Según la Real Academia Española, un emprendedor es aquel que emprende con resolución a acciones difíciles o azarosas.

Sin lugar a dudas, esta acción implica un triple esfuerzo de sacrificios: dedicación 24/7, compromiso, superar fracasos, y trabajar para otros.

Incluso cuando se pensaba que “no tendríamos jefes”, ahora los “jefes” se convirtieron en los clientes, proveedores. Y en ocasiones, los mismos colaboradores de nuestras nuevas empresas

Existe una gran cantidad de casos en los que grandes iniciativas e ideas, que se pensaba que podrían tener impactos importantes, se ven truncados cuando el emprendedor se enfrenta a retos que demandan un esfuerzo inusual.

O simplemente se carece de pasión, pues la principal característica para que la startup sea exitosa, depende del nivel de pasión que se imprime sobre ésta.

Adiós al “NO”

En Spark UP, incubadora de empresas de la Universidad Panamericana, campus Guadalajara, hemos apoyado a más de 100 empresas en su proceso de incubación. Contamos con un 74% de permanencia en el mercado.

En cada una de ellas destaca la constancia como sello personal de cada socio.

Al no dejarse derrotar con el primer “NO” de un cliente, de un fondo de inversión, de un crédito, de un proveedor, demuestra que la resiliencia entre los emprendedores es la base para cristalizar los sueños.

El emprendimiento es un reto. No es una moda. Es una decisión y una meta que muchos de los jóvenes y no tan jóvenes hemos perseguido desde hace poco o mucho tiempo. Para emprender no hay edad, tampoco límites. Éstos los definimos cada uno en nuestro camino y mente.

Es nuestra responsabilidad acercarnos a todos los actores que nos podrían apoyar en lograr que cada una de las ideas de negocio que surjan puedan tener un futuro prometedor para beneficio propio, de quienes nos rodean y de nuestro propio país.

Emprender, difícil mas no imposible

Emprender es posible. Lo podemos lograr desde la creación de una empresa, hasta en el mismo trabajo en el que estamos contratados. Las oportunidades para todos son las mismas.

Sin embargo, depende de cada uno de nosotros que el esfuerzo esté enfocado en lograr lo que hemos soñado.

Aprender de personas con las que tenemos contacto. Dejar huella y buscar la trascendencia a través de nuestras acciones.

Pensar que emprender es para beneficio de todos los que están a nuestro alrededor y no sólo para el propio, pues la integridad en un emprendedor es lo que determinará quiénes consolidarán su permanencia en el mercado laboral o empresarial.

EMPRENDER MODA O VACION

Un compromiso consigo mismo

El emprendimiento es una actividad que apoya el desarrollo económico e innovador de México. El impacto económico que tiene sobre nuestro país se registra desde la generación de empleos, la innovación en los productos y/o servicios, desarrollo o uso de nuevas tecnologías y apertura de mercados internacionales.

El compromiso que adquiere un emprendedor al iniciar su empresa va desde la calidad aplicada en el cómo resolverá una necesidad o un problema de su mercado meta, el reclutamiento, selección y capacitación de las personas que contratará para operar su compañía, hasta desarrollar elementos innovadores que aseguren su permanencia en la industria desde la tecnología o el modelo de negocio en sí.

Tal ha sido el éxito del emprendimiento, que actualmente emprender está en boga. Cada día lo comprobamos porque se promueve constantemente a través de medios de comunicación, en universidades, incubadoras y aceleradoras.

Así como en eventos e instituciones de gobierno con programas de capacitación o financiamiento.

Sólo por mencionar algunos de los tantos ejemplos que tenemos y que son los principales actores que están involucrados y enfocados en facilitar el incremento de emprendedores a nivel nacional.

Ahora, sólo queremos extender una invitación a todos nuestros lectores a realizar una introspección y evaluar por qué se quiere emprender: ¿por pasión?, ¿por necesidad?, ¿por qué todos lo están haciendo?.

En este 2018, que nuestro propósito sea descubrir la raíz de nuestro deseo emprendedor.