El poder de los “emprendedores disruptivos” en el mercado

La disrupción en las diferentes industrias que han sido “víctimas” de soluciones en manos de emprendedores como los taxis por Uber, los hoteles por AirBNB y la música por Spotify, han generado resultados bajos en mercado, que parecerían impensables para sus homólogos empresarios predecesores de la industrias de los rubros a los que pertenecen.

Estas innovaciones cambian las reglas de negocio de los mercados a los que se incorporan. Aportan beneficios que son 10 veces mejores para los consumidores.

No obstante, la percepción de esta mágica transformación no quiere decir que el cambio sea instantáneo. Lo único claro es que es exponencial.

Por otro lado, el beneficio de la nueva forma de consumo que ofrecen los “emprendedores disruptivos”, genera que los consumidores evangelizados se conviertan en los más activos evangelizadores, proyectando al mercado un nivel de confianza que ninguna campaña de marketing, ni fuerza de ventas, podría lograr, ya que presentan el producto como consumidores satisfechos y apasionados, evidencia de que el beneficio es real.

mercado

Disrupción de consumo

Esto hace que cuando se llega a una masa crítica, aproximada del 10% de un segmento del mercado, al siguiente ciclo, la disrupción de consumo alcanza el 20%, y en la siguiente el 40%, lo que hace que no exista acción comercial legal que se pueda hacer para contrarrestar este proceso.

En su desesperación, los antiguos participantes del mercado entran en estados de pánico y angustia.

Esto los lleva a prácticas desleales de sabotaje y boicot mediático, que si bien pueden frenar a un emprendedor, la disrupción se ha puesto en marcha; y si el emprendedor no se levanta, corrige lo que lo hizo vulnerable y sigue adelante.

Entonces, vemos cómo el mercado ha cambiado sus reglas de consumo y demanda. Ya no se conforman con nada por debajo de ese nivel de satisfacción.

Las formas de generación de valor se han transformado de control, exclusión y acumulación, por colaboración, inclusión y distribución. Esto significa que el mercado controla el valor de la oferta, sin importar el precio.