Economía Colaborativa, el camino rumbo a la evolución económica

Cada vez es más evidente que los recursos naturales parecen insuficientes; primero, por el crecimiento poblacional, y segundo, por el ritmo de depredación, esto acompañado de que el poder adquisitivo de los consumidores de países como el nuestro se está reduciendo y los ritmos laborales de los empleos tradicionales son cada vez más exigentes.

Cada vez producimos más cosas para los exhibidores y los anaqueles, más que para las personas; mucho del inventario termina destruido, como si tuviéramos suficientes recursos como para desperdiciar.

La Economía Colaborativa nace del principio de que a las nuevas generaciones no les interesa ser dueños de activos como casas y autos, sino tener la posibilidad de usarlos, creando modelos como UBER y AirB&B, en el que los usuarios reciben un servicio como si fueran dueños del activo pero no lo son, sólo pagan por el tiempo que lo usan.

La Economía Colaborativa no se limita a activos físicos, también hay Economías Colaborativas de recursos financieros llamadas crowdfunding, donde la comunidad compromete dinero para el logro de algún objetivo, que varía de comunidad en comunidad, desde fondeo de ideas de negocio y emergencias personales, hasta cumplir sueños, etc.

Lee también: No basta parecer un buen profesional, para lograr serlo

También existen Economías Colaborativas de talento, donde un grupo de profesionistas compiten por ganar un proyecto, poniendo sobre la mesa su solución, mientras el consumidor paga sólo por una, pero recibe todas. Con estos modelos de Economías Colaborativas se optimizan los recursos más escasos y se potencian los más abundantes.

El futuro de la Economía Colaborativa

En una era digital donde la tecnología ha eliminado fronteras y reducido distancias, la colaboración tiene un papel cada vez más importante en el éxito de los negocios.

Esta visión de colaboración ha dado pie a muchas empresas consolidadas a poner a la disposición de las nuevas ideas sus activos o inclusive sus mercados, llamado intrapreneur o emprendimiento desde dentro de la empresa, que también es un tipo de Economía Colaborativa.

Aun cuando no está tan evolucionada como otras, es una gran solución para superar los retos de competencia e innovación en los mercados. Si piensas explorar el intrapreneur, recuerda contratar a alguien experimentado, si usas la estrategia correcta puede ser que el que esté proponiendo la innovación termine por drenar recursos de la empresa sin resultados ni beneficios.

También puede suceder que la empresa cuide tanto sus procedimientos, que haga imposible la innovación o que ni quien aporta la idea ni la empresa pongan sobre la mesa lo suficiente de sí mismos, que termine por ser tiempo perdido.