Diseños únicos para niños, el reto de ser #Mompreneur

Conoce una #MomPreneur que crea diseños únicos para niños de tiempo completo y de carácter irrenunciable. Todos los días, estas mujeres se despiertan con un pensamiento fijo en la mente: “Primero están mis hijos y los voy a sacar adelante”.

diseños únicos para niños

Diseños únicos para niños en el emprendimiento

Su mayor motivación son esas personas que se engendraron en su vientre y que cuando están ya en el mundo se convierten en su máxima prioridad; para dar cumplimiento a su misión desempeñan diferentes roles: “cocinera”, “diseñadora de modas”, ”doctora”, “repartidora”, “consejera” y a veces hasta “papá”.

A esa lista hay que agregar un nuevo rol que están llevando las mamás: el de emprendedora. ¿Qué representa esto para la reina del hogar? De entrada: más trabajo. Sin embargo, es también una oportunidad de desarrollo personal y profesional que en muchas ocasiones deja de lado o “sacrifica”.

Las barreras para ser mamá emprendedora son múltiples. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 35% de la población femenina con hijos trabaja en el sector informal y 34.1% de las mujeres con hijos que trabajan, lo hacen  en empresas y negocios formales.

Estas cifras muestran un panorama donde por un lado el principal motivador del emprendimiento se da por necesidad, y por otra parte, el motivador principal es la oportunidad.

Tal es el caso de Gisela Robles Linares Cházaro, co-fundadora de la empresa Mioletto, madre de un niño de tres años, quien se dedica a diseñar, producir y comercializar ambientes infantiles por medio de muebles y accesorios para interiores; o sea, diseños únicos para niños. Realizan su proceso de incubación de empresa en la Incubadora de Empresas de la Universidad La Salle.

Gisela comenta que cuando los hijos son prioridad “es muy difícil sentir que el tiempo es tuyo”. Señala que se levanta antes de las 7:30 am, hora en la que despierta a su hijo para llevarlo a la escuela, a fin de hacer una rutina personal que incluye desayunar y hacer un poco de ejercicio.

Luego de dejar a su pequeño en la escuela, regresa a casa para trabajar. Debe estar “sentada a más tardar en el escritorio a las 9:30 am.

Es muy importante para mí tener todo resuelto antes de esta hora para poder aprovechar tres horas que tengo (a las 12:30 debo salir de nuevo para recogerlo) para dedicarme exclusivamente a mi empresa y trabajo, y hacerlo de manera eficiente, evitando cualquier distracción”, pues asegura que hay un segundo reto: la capacidad de concentración.

Con un ojo al gato y el otro al garabato

Y es que una vez que su hijo regresa de clases (a la 1:00 pm), el resto del día intenta continuar trabajando, pero muchas veces es realmente difícil concentrarse en alguna actividad. “Estoy con un ojo al gato y otro al garabato”, dice y ejemplifica:

“Empiezas a trabajar en algo, a desarrollar alguna idea, a escribir y cada cinco o 10 minutos hay interrupciones, aun cuando tengas a tu hijo al cuidado de otra persona”.

El remordimiento de conciencia es otro aspecto con el que deben lidiar las mamás al emprender, pues los hijos demandan tiempo y atención, tanto como el trabajo y deben elegir en qué momento atienden una cosa o la otra. Gisela expresa que “es ahí cuando entras en un conflicto mental y emocional, pues piensas que no le estás dando suficiente a tus hijos y siempre les quedas a deber”.

De acuerdo con Gisela, arreglárselas para que la casa siga “funcionando” es otra labor que se debe realizar, sin pago extra y sin reclamos:

“El súper esté comprado, la comida esté lista, etc., además de llevar y traer a los hijos a sus diferentes actividades, al pediatra y asistir a los diferentes eventos y reuniones escolares, porque al final tú eres quien está en casa, no importa si tienes un trabajo también, si tienes que hacer ventas, pagar facturas, contratar proveedores, arreglar los pedidos, etc., la responsabilidad del hogar sigue siendo tuya”.

Todo eso, sin contar que “a los ojos de los demás es como si no existiera un trabajo porque no estás obteniendo ganancias inmediatas y por lo tanto el esfuerzo no se nota”.

Lo más importante del testimonio de Gisela es que no renuncia a su sueño personal y profesional de crear su propia empresa con base en lo que es su pasión: los diseños únicos para niños.