6 principios básicos para aprender sobre Desing thinking

El equipo klika trae para todos los emprendedores que comienzan a dar forma a sus empresas, una de las metodologías más exitosas en empresas globales que han cambiado al mundo, aprende estos 6 principios de Desing thinking.

design-thinking-web

Conoce paso a paso esta creativa metodología para resolver problemas en tu compañía. Se requiere de un equilibrio entre negocios y arte

El mundo ha dejado de ser lo que era más rápidamente de lo previsto. Hoy, la necesidad para las empresas es encontrar una respuesta a los nuevos escenarios con la misma velocidad. La aplicación del Desing Thinking a los problemas empresariales permite capacitar a organizaciones e individuos que hay en ellas para entender mejor su entorno.

Revoluciona tu empresa con Desing Thinking

En 2002 el actor y productor de cine británico Hugh Grant iniciaba con este diálogo la comedia About a Boy (Un gran chico en Hispanoamérica); utilizaba esta línea para dejar claro que su prioridad en la vida era evadir cualquier nexo con el mundo; al final comprende que todos estamos más conectados de lo que pensamos.

El mundo cambia de manera acelerada y eso se debe al uso de Internet y la adopción de las nuevas tecnologías. Hoy una persona puede buscar información sobre el producto que desea en el momento que lo quiere sin la necesidad de acercarse a un lugar físico para informarse. En este contexto, el reto al que se enfrentan las empresas se centra en la gestión.

Originalmente, la gestión de una empresa cubría un conjunto muy específico de necesidades comerciales: garantizar que se realicen tareas repetitivas, mejorar la eficacia económica y maximizar la productividad de personas y máquinas. Hoy en día esas necesidades son muy diferentes.

Idris Mootee, CEO de Idea Couture, afirma que la mayoría de instrumentos y técnicas de gestión empresarial fueron diseñados para dar respuesta a problemas de un mundo muy diferente, y es enfático al señalar que las soluciones de gestión necesitan una nueva vía que sea inteligente, humana, cultural, social y ágil; y que sitúe el diseño en el centro del asunto.

La metodología Desing Thinking en 6 pasos

Esa alternativa puede ser el Desing Thinking, un concepto y metodología que trata de refrescar el modelo de negocios de la empresa, a partir de la forma de pensar de un diseñador. De acuerdo con el Harvard Business Review, grandes empresas han comenzado a utilizar esta visión y han obtenido excelentes resultados. Ejemplo de ellas son Amazon, Apple, Google y Zara.

El concepto fue planteado por el profesor de la escuela de ingeniera de la Universidad de Stanford, Tim Brown, quién propone el uso de una metodología para la resolución de problemas, aplicable a cualquier ámbito que requiera un enfoque creativo. En este sentido, esta manera de resolver problemas se centra en la búsqueda de un equilibrio entre los negocios y el arte, la intuición y la lógica, la ejecución, el espíritu lúdico y la formalidad.

La clave de esta forma de ver el mundo se concentra en fundamentar las ideas en el diseño de soluciones que rompan con los métodos ortodoxos; soluciones pensadas en las personas, la colaboración, la participación, la experiencia del usuario y la actitud crítica.

La metodología del Desing Thinking es aplicable a diferentes sectores y se utiliza para obtener mejores resultados a la hora de lanzar un producto y crear un nuevo espacio o servicio. Este proceso esta centrado en la reformulación de ideas para resolver problemas y descubrir oportunidades de innovación.

Desing Thinking

Su aplicación debe circular a través de una serie de principios que a continuación te explicamos.

  1. Empatía: el pensamiento de diseño utiliza la observación de los detalles para comprender con mayor profundidad las expectativas de los consumidores con respecto a un determinado producto o servicio.

  2. Imaginación: para desarrollar el pensamiento de diseño es necesario cultivar una actitud crítica que estimule la búsqueda de soluciones, dando mayor prioridad a lo deseable sobre lo posible.

  3. Experimentación: es una de las características fundamentales en el proceso de diseño, pretende visualizar posibles alternativas de solución a través de pruebas, juegos y la construcción de historias en cooperación con los usuarios.

  4. Prototipado colaborativo: un buen diseñador lleva ideas a la práctica, y el uso de este tipo de técnicas permite generar modelos que ayuden a visualizar las posibles alternativas y medir su eficacia para determinar si en realidad van a funcionar.

  5. Pensamiento integrador: un diseñador trata de encontrar patrones de comportamiento, busca sintetizar los factores que afectan la experiencia del usuario y estudiarla en un contexto más amplio.

En conclusión, si lo que buscas es realizar las cosas de una manera diferente, mirar el mundo a través del pensamiento del diseño es lo que están proponiendo muchos emprendedores que construyen sus negocios a partir de la responsabilidad social y, sobre todo, sitúan a la persona en el centro de sus proyectos.