Derek Andersen de Startup Grind nos enseña sobre relaciones de negocios

No hay mejor forma de motivarse que hablar con alguien que lo haya intentado, haya fracasado y logre conseguir el éxito; hablar con Derek Andersen de Startup Grind, tuvo ese efecto y queremos compartirlo con ustedes.

derek andersen startup grind mexico

De Tampa, Florida hasta México; estar frente a frente con Derek Andersen, fundador de Startup Grind debe sentirse casi como estar frente al Dalai Lama y es que es palpable notar que Derek ha encontrado el equilibrio en su vida empresarial después de atravesar varios fracasos y momentos de éxtasis.

Derek Andersen sin duda ha encontrado el balance necesario para esparcir buena vibra mientras habla, camina o se concentra; todo lo anterior aderezado con un humor sarcástico que trata de aliviar con una gran sonrisa y una frase motivacional que lleva el momento vibrante nuevamente a la calma.

Entrevista en el Startup Grind con Derek Andersen

Así vivimos la entrevista que realizamos a Andersen, en la que nos contó de su infancia, de cómo surgió Startup Grind y cuáles son los planes para este año.

Durante su infancia, Derek Andersen vivió 10 años en Europa, por el trabajo de sus padres tuvo que mudarse constantemente, según nos cuenta estuvo durante 10 años en 10 escuelas diferentes, pero la situación que parecería ser traumática, logró afianzar su personalidad.

¿Cómo es esto de pasar por 10 escuelas en tan solo 10 años?

Es como suena ¡es terrible!; pero cuando te mudas tanto siendo un niño:

“O te haces muy fuerte o resultas ser un drogadicto, y yo no soy un gran fanático de las drogas”.

Esa fortaleza alcanzada le iba a servir luego para superar los obstáculos dentro de los negocios. Los últimos 11 años de su vida, Derek ha vivido en California.

Al preguntarle por el origen de Startup Grind y sus intenciones iniciales al crearla, él nos narra que todo empezó siendo reuniones con sus amigos en las que pretendían hacer lluvia de ideas y ayudarse en todo lo posible mutuamente, así que de esta manera empezaron a ser anfitriones de esta clase de eventos en su oficina en el año 2010:

“Esto era nada, era algo que estábamos haciendo por diversión y a las personas les gustó, así que lo hicimos una y otra vez”, cuenta Derek Andersen.

Después de dos años de continuar con las reuniones, los asistentes aumentaron y querían que las reuniones se llevaran a otras ciudades, esto al principio le parecía una mala idea a Derek, pero lo intentaron y funcionó.

startup grind google

 

Un producto más allá del garage

Nos preguntamos, ¿cómo lograr sacar de una oficina un producto para que se convierta en un fenómeno global? Ante esto Derek afirma:

“la mayoría de las ideas geniales, en sus inicios, no se supone que se conviertan en compañías”, para él las grandes ideas empiezan como proyectos de oficina y logran convertirse en grandes porque la gente se apasiona con ellas.

Ejemplos de los grandes del Garage

Apple Computers empezó en el garaje del padre de Steve Jobs en Palo Alto junto a Steve Wozniack.

Google inició siendo un proyecto universitario de Larry Page y Serguéi Brin en su posgrado de ciencias de la computación en la Universidad de Stanford.

Facebook surge como la forma digital de los “facebooks”, publicaciones universitarias con fotos y nombres de los estudiantes para que se conocieran mutuamente.

Startup Grind, motor de educación en el mundo

“Educar, Inspirar y conectar emprendedores” es el norte de Startup Grind, pero le preguntamos a Derek Andersen:

¿Qué tipo de educación brindan?

Sin duda se trata de algo diferente, que rompe con el modelo tradicional de aprender con un libro o con un profesor que ha estado enseñando durante 20 años o más, en Startup Grind se aprende de personas que ya lo han logrado:

“Damos una educación real, nuestra educación la brinda gente que ya ha construido compañías, que ha cometido errores, que ha creado fuentes de trabajo.

Yo entrevisto a personas que lograron levantar capital de millones de dólares, de esas personas son de quienes quiero aprender, ellos son los verdaderos maestros, porque ellos lo lograron”.

Según Derek aprender de los negocios es como aprender a nadar, para saber cómo hacerlo, debemos rodearnos de quienes ya saben hacerlo para que nos enseñen.

No sólo se pretende que aprendamos en sus eventos, también que lo hagamos con gente local “así cuando veas a alguien que conozcas puedes decir: “yo fui a la escuela con esa persona y no parecía tan brillante; si ella o él pudo, entonces yo también podré”, ese es el enfoque de Startup Grind.

La manera correcta de hacer relaciones

Los negocios son esencialmente relaciones y para Derek Andersen, la mejor relación es la amistad. Una forma errónea de acercarse a los demás es con la mentalidad de “¿qué puedo sacar de ti? ¿para qué me sirves justo ahora?”, de esa manera no llegarás muy lejos.

Lo que Derek aconseja es que envíes correos a quienes has conocido haciendo networking, les recuerdes quién eres y en lugar de pedirles ayuda, les digas “¿en qué puedo ayudarte a ti?”, según nos afirma, enseguida podremos darnos cuenta que nadie les ha hecho antes esa pregunta, esa es la manera de construir una relación duradera:

“Si no vas con la intensión de sacar provecho de alguna manera, tendrás una amistad de años, y si vamos a ser amigos, pues empecemos teniendo una buena relación”.

Y según esta nueva dinámica de ofrecer nuestra ayuda en lugar de pedirla, nos preguntamos ¿qué pueden los emprendedores hacer por Startup Grind? Para Derek es claro:

“Lo primero que pueden hacer es venir a Startup Grind, por supuesto”, esto lo dice entre risas por lo obvio que suena.

Lo mejor que pueden hacer por mí es no rendirse, seguir adelante, aprender en Startup Grind y regresar 5 años después cuando sean famosos y ricos y hayan logrado construir esas grandes compañías, para entonces nosotros, aprender de ellos”.

¿Derek Andersen comete errores?

Cuándo le preguntamos a Derek por los errores que ha cometido a lo largo de su carrera empresarial, nos contesta:

“¿Estás bromeando?¿cómo te atreves a preguntarme eso? ¡Qué ofensivo!, ¡tráeme a Mario (director de la revista) aquí ahora! ¡justo ahora!” y al ver nuestra cara de pánico, hace una pausa y procede devolviéndonos la respiración:

“He cometido tantos errores, que su revista no es lo suficientemente grande para contenerlos a todos.

He fallado, he perdido dinero de inversores, y cuando digo que lo perdí me refiero a que lo gasté y no pude devolverlo, fallé en miles de productos, tuve pocos éxitos en cosas pequeñas en el trayecto que hicieron que siguiera adelante.

Casi todo lo que hice era prueba y ensayo, pero algo sí hice bien: nunca me rendí”.

Así es Derek Andersen: honesto, directo, positivo, perseverante y bromista; al conocerlo nos queda claro que Startup Grind es un reflejo de lo que es su fundador.

Si quieres llevar a Startup Grind a tu ciudad entra a startupgrind.com y selecciona “start a chapter”.