Dalus Capital, impulsando empresas de alto crecimiento (1º parte)

Este fondo de inversión, con 100 millones de dólares, busca invertir en compañías innovadoras; si eres una de esas, esto te interesa. Además del dinero, el equipo Dalus Capital nos explica las razones por las cuales debes acercarte con ellos.

¿Qué es Dalus Capital?

El nombre de Dalus Capital hace referencia a Daedalus, padre de Ícaro, reconocido como un hábil arquitecto griego, creador del laberinto de Creta, en el que Minos hizo encerrar al Minotauro; personaje que parece que regresó de la acrópolis griega para ayudar al equipo de Dalus a construir el camino hacia el éxito para los emprendedores de Latinoamérica.

Muestra de ello es el reciente levantamiento de 950 millones de pesos con la colocación de un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) en la Bolsa Mexicana de Valores, mismos que serán destinados para invertir en proyectos innovadores, impulsados por emprendedores mexicanos.

Dalus Capital wework

“Nos ha ido muy bien, logramos sacar un CKD en seis meses; algo que se tarda muchísimo más”. -Alessandro Paganini.

Además, Diego Serebrisky, socio director de Dalus Capital, agrega que hoy tienen un “reconocimiento en el mercado como uno de los principales fondos que están invirtiendo”, lo cual se ve reflejado tanto en compañías como en emprendedores y proyectos a los cuales les ha ido muy bien, y quienes los buscan más, “no sólo por el dinero, también por la experiencia que podemos proporcionarles para crecer sus empresas”, dice.

Y es que Diego Serebrisky y Rogelio de los Santos, este último el otro socio director de Dalus, son reconocidos inversionistas en México, quienes juntos combinan más de 40 años de experiencia en inversiones institucionales, así como en la creación y crecimiento de empresas en el país.

En 2011 obtuvieron su primer fondo, de 70 millones de dólares, denominado Alta Ventures México, que fue uno de los primeros fondos de capital emprendedor en México y Latinoamérica; hace un año cobró vida Dalus Capital, su segundo fondo, con 100 millones de dólares.

“Levantar un segundo fondo es muestra de que hay inversionistas que nos tienen la confianza y reconocen lo que hemos venido haciendo. Muchos sólo pueden levantar un fondo y después no logran generar resultados que convenzan a los inversionistas para que vuelvan a invertir”, señala Serebrisky con orgullo.

Los inversionistas para la creación de empresas de alto crecimiento

Como Alta Ventures México, según Diego Serebrisky, contaban con inversionistas institucionales, como el Fondo de Fondos y varios multilaterales que invierten en fondos, como Corporación Financiera Internacional (IFC), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y la Corporación de Dinero y Fomento, entre otros, además de inversionistas privados (Family Offices).

Posteriormente, ya como Dalus Capital, recibieron 950 millones de inversión de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) por medio de los instrumentos públicos restringidos CKDs, que permiten a las empresas invertir en fondos; los cuales se aprobaron desde 2008 por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

dalus capital

Alessandro Paganini y Diego Serebrisky Foto: WeWork Varsovia

“Lo que las Afores hacen es crear portafolios de distintos tipos de inversiones: invierten en deuda, en acciones, y un pedacito pequeño en los CKDs”, explica Serebrisky, quien afirma que en todo el mundo, la Afores invierten en este tipo de instrumentos porque han concluido que de esta forma generan mejores retornos para los trabajadores, creándoles más dinero para cuando se retiren.

“El tema de los CKDs radica en que las Afores son las mayores inversionistas que hay en México; por ello detonan muchas más oportunidades para que haya más capital y así apoyar proyectos que a su vez ayudan al desarrollo de la economía en el país”

“En México, las Afores que en promedio han dado mejores retornos están en un rango de 10 a 11 por ciento anual; es decir, 10 años con el 10 por ciento anual es más que duplicar el dinero. Hay otras que han generado retornos de cinco por ciento. Es es parte del trabajo que hacen; unas invierten mejor que otras”, complementa Alessandro Paganini.

Además de los CKDs, Dalus cuenta con otros inversores, como bancos de desarrollos y empresarios mexicanos, pero Serebrisky hace referencia en que no se trata de inversionistas “normales”, pues deben cumplir ciertos requisitos, como tener un patrimonio suficientemente grande, de tal forma que lo que están invirtiendo con ellos sea relativamente pequeño.

“Nosotros no somos un casino, no nos dedicamos a eso para que inviertan poco”, dice Serebrisky, quien advierte que esto forma parte de la diversificación de fondos.

Con apellido Dalus Capital, ¿qué es lo que buscan?

“Lo que queremos es invertir en emprendedores que estén creando empresas de alto crecimiento y se diferencien por algún tipo de innovación, que no sean negocios tradicionales, que hagan algo distinto a lo que está haciendo el resto del mercado”, responde Serebrisky al preguntar lo que requieren las compañías para formar parte de la familia Dalus Capital.

Además de esto, es necesario tener un producto ya elaborado, así como clientes, tracción e ingresos, pues sólo invierten en startups en etapa avanzada.

fondo de capital privado

“Empezamos invirtiendo en capital emprendedor con un millón de dólares, hasta capital de crecimiento con 10 millones de dólares, que podría ser el rango que buscamos para invertir en las empresas”, indica Patrick Harmon, analista de Dalus.

Serebrisky añade que no importa que la compañías en cuestión esté dentro de un capital semilla o ángel, pues en otras ocasiones han tenido relación con algunas que previamente han levantado capital de este tipo de inversionistas.

“Si estamos hablando de que para obtener tus metas tienes que levantar 200 o 300 mil dólares, que definimos como etapa semilla, entonces Dalus Capital no es el tipo de fondo que tienes que buscar”.

Antes de optar por un fondo de inversión, Paganini recomienda a los emprendedores levantar un monto de capital que realmente necesiten; “no levantar por levantar, ni hacerlo cuanto más puedan”.

“Debes saber cuáles son tus necesidades para el momento en el que te encuentras; incluso pensar en un levantamiento mínimo, pero que sirva para tus proyectos a corto y mediano plazo. Eso va a determinar el tipo de fondo al que te debas dirigirte”, comenta.

Si bien se enfocan principalmente en sectores como fintech, educación y salud, que tienden a un crecimiento mayor, lo más importante para Dalus es que sean empresas que tengan innovación, ya sea en tecnología, productos o en el modelo de negocio. “Se ve caso por caso, (y la decisión de invertir) depende de muchos factores relacionado al potencial de la empresa”, confirma Paganini.

Al año, este fondo de capital recibe alrededor de 500 propuestas, mismas que pasan por varias etapas de análisis, en las cuales se revisa su crecimiento, su estado financiero; las capacidades de los emprendedores para hacer crecer la empresa, y si tienen potencial de salida, entre otros aspectos. En tiempo, el proceso lleva de tres a cuatro meses, hasta elegir dos o tres para invertir en ellas.

Todo el año Dalus Capital está en busca de innovadores proyectos y emprendedores que piensan en grande, quienes, una vez que cubran los requisitos que piden, pueden buscarlos por medio de su página web o directamente en sus oficinas en Paseo de la Reforma #296, Col. Juárez o al teléfono en Ciudad de México: 5001 8277.

Conoce más sobre Dalus y Diego Serebrisky