Cuando tu ego es más grande que tu negocio - Klika

Cuando tu ego es más grande que tu negocio

Emprendedor: ¿crees que tu empresa o idea de negocio es única e inigualable? ¿Tienes la firme convicción de que eres el único que puede hacer lo que tú haces? La frase: “voy a pasar por encima de quien sea para lograr mis objetivos”, ¿te es familiar?

¿Le pusiste tu nombre de pila a tu producto o negocio? Si respondiste “sí” a dos o más de estas preguntas, padeces del peor de las enfermedades del emprendedor: el ego elevado.

Un fantasma silencioso

El ego es el enemigo más grande de todo empresario, emprendedor, colaborador y/o persona. Y es que todos creemos que tenemos controlado al ego o que es una batalla que tenemos ganada. Pero en realidad se trata de un fantasma muy silencioso que nos impide crecer, crear y visualizar con objetividad si nuestra idea o negocio es rentable y viable.

¡Ojo!, no hay que confundir el ego con la ambición profesional. Esta última es un impulso que nos orilla a no dejar de aprender, a retroalimentarnos de otros emprendedores, y sobre todo, nos ayuda a ver con objetividad el futuro de nuestras empresas.

El mejor aliado

Tampoco hay que confundir al ego con la autoestima. Ésta potencia el éxito, te hace ser más consciente de tus posibilidades y mejora tus relaciones sociales. El ego se transforma en soberbia y crea un muro en las relaciones interpersonales y, por ende, de negocios.

Desde luego, no hay que satanizar al ego. No podemos deshacernos de él por completo, pero si podemos gestionarlo de forma positiva. Orientarlo a nuestro favor y hacerlo nuestro aliado.

El ego a favor nos ayuda a elevar los niveles de autoestima y la confianza en nuestros valores. Ayuda a salir de malos momentos, reponernos del fracaso y tener convicciones firmes.

Aprender a ver las necesidades

Todo emprendedor que cree en su proyecto le encanta presentarse como visionario, amante del riesgo y habla de generosidad, sustentabilidad y valores empresariales. Muchos se consideran gurús y camuflados en una falsa humildad. Menosprecian a los que opinan diferente o no tienen la misma visión.

Ten cuidado. Muchas veces el ego es más grande que el negocio y/o proyecto. Y por muy buena que sea la idea o producto, si el ego rebasa a la empresa o empresario, nos llevará irremediablemente al fracaso.

No importa cuánto nos esforcemos por tener el mejor producto o servicio. Jamás podremos ver las necesidades del mercado (cliente), porque siempre tendremos primero las nuestras.

Principales señales

Pero, ¿cómo saber si el ego le está ganando al negocio? Aquí te dejo las principales señales que te ayudarán:

Crear algo que nadie quiere o cubrir una necesidad inexistente

¿Recuerdas las gasolineras VIP de Javy Noble (“Nosotros los Nobles”)?  Bueno… mejor haz un análisis del mercado, crea una necesidad en tus clientes y atácala con un producto o servicio de calidad. Deja de crear negocios sin pies ni cabeza.

Reclutar el equipo incorrecto y dejar ir al correcto

Haz un análisis real y descubre cuánta rotación de personal tienes y por qué. Identifica por qué los socios han abandonado el proyecto. Trata de que el ambiente laboral dentro de tu empresa te permita generar valor.

No generar alianzas estratégicas por miedo a “perder el negocio”

Siempre debe tratarse de ganar-ganar, y bajo este esquema nunca perderás. Nadie quiere robarte el negocio. Y si te da más tranquilidad, existen un montón de candados legales que puedes usar, pero nunca dejes de crear alianzas inteligentes. Son la clave para llegar al éxito.

Creer que no necesitas de nadie para hacer crecer tu proyecto o negocio

Necesitas clientes y aliados, no hay más. Mejor trabaja en manejar tus emociones y medios. Todos necesitamos de todos, que nunca se te olvide. 

Hacer negocios basado en mentiras, estafas o corrupción

Un empresario deshonesto está  condenado al fracaso porque la suerte no siempre está de nuestro lado y más vale estar del lado de la legalidad.

Necesidad de ser adulado

El deseo de que el feedback sea siempre positivo no nos ayuda. El éxito nada tiene que ver con halagos, es más honesto cuando alguien te hace ver las debilidades de tu negocio, ¿no?

Reconocer la realidad

No olvides que un emprendedor tiene que ser un líder que sea capaz de conectar con las necesidades de su público y una visión de apertura empresarial. Un ego desmedido no nos deja ver con claridad y mucho menos nos permite ver al fracaso como una oportunidad de aprender.

Por  otro lado, el ego es capaz de sacar la parte deshonesta, desleal y corrupta de cualquier persona. Antivalores que en algún momento nos llevarán al fracaso, pues no nos deja ver las necesidades del mercado, los clientes y colaboradores. Los entes más importantes para llegar al éxito empresarial.

Claro que es bueno soñar, pero tienes que mantener los pies en la tierra. Entender que no eres el único que puede desarrollar una tecnología o un modelo de negocio similar al tuyo. Trabaja en un diferenciador, aprende a escuchar a otros, y reconoce que no siempre tienes la razón.

error: Content is protected !!