Crear tu startup hacia el éxito con metodologías Lean, I

¿Has pensado en crear tu propia startup? ¿Quieres emprender, pero no sabes por dónde empezar? ¿Crees que emprender es sólo para unos pocos? Emprender un negocio es un gran reto.

Representa la organización de todos los recursos necesarios para poder llevar a cabo un proyecto: la negociación con los fundadores en cuanto a responsabilidades y porcentajes de participación o sueldos, tener tu producto mínimo viable, un modelo de negocios, salir a hablar con tu mercado y decidir si pivotar o continuar.

Es decir, hacer un cambio en el modelo o continuar como se empezó en un inicio.

Emprender es mucho más que una idea. Esta última sólo representa el inicio de una travesía en la búsqueda de un modelo de negocio que sea escalable, repetible, rentable y vendible.

crear-tu-startup

Construye tu startup

Lo primero que tienes que hacer es estimar el tamaño del mercado. De esta manera te darás una idea del tamaño de la industria en la que te encuentras, qué porcentaje buscas ganar y entender que puede resultar riesgoso dedicar todo tu tiempo a un negocio que tiene un margen bruto muy bajo.

NEGOCIOS DE TENOLOGÍA

Éstos conectan mercados que juegan un papel de “integradores”. Siguen la metodología Customer Development, en donde tienes que plasmar una propuesta de valor que todos podamos entender, segmentar tu mercado, establecer los canales, las relaciones con los clientes, recursos y actividades clave; costos y modelo de ingresos que en conjunto forman un Business Model Canvas.

EL BUSINESS MODEL CANVAS

Es aquí donde muchos emprendedores podemos equivocarnos. Al no entender que este modelo de negocios es dinámico, podemos estancarnos en una suposición pre-establecida, parecida a un plan de negocios. Y ya conoces la frase: “ningún modelo de negocios sobrevive al primer contacto con el cliente”. Justo porque este plan no es más que una serie de hipótesis sin comprobar.

Product-Market-Fit

Una vez que tienes tu modelo de negocios, las hipótesis, experimentos y producto mínimo viable, será momento de “salir a la calle”, hablar con tu mercado, entender su dolor, su insatisfacción y qué lugar ocupa tu producto o servicio en su día a día. Pero sobre todo, escucharlo.

EL PASO DETERMINANTE

Escuchar a tu mercado es la clave del encaje producto-mercado. Cuando se hace bien, se entiende el feedback, las características que más interesan, la experiencia que busca el usuario y de qué manera se va a llegar a él. Es decir, lo que implica una gran labor manual u offline al principio de la startup.

TRANSFORMARSE ES INMINENTE

Un gran ejemplo de haber sabido escuchar al mercado es Uber. Esta empresa no empezó con la tecnología de geolocalización y tiempo real que tiene hoy.

El fundador inició reclutando a decenas de choferes que certificaba para después conectarlos con personas que utilizaran un taxi y buscaran un mejor servicio.

Durante este transcurso se puede hacer un cambio importante en el modelo de negocio conocido como “pivote”, o un cambio pequeño llamado “iteración”.

crear startup

Crear- medir-aprender

De los principios de Lean Manufacturing que utilizó Toyota para consolidarse en el mercado automotriz, se desprende la metodología Lean Startup. Está diseñado con miras a reducir los tiempos y el desperdicio.

HACIA EL CAMINO ÓPTIMO

Utiliza los principios Pull en la supply chain o cadena de suministro, empleada para cubrir la demanda de los usuarios o clientes, produciendo sólo la cantidad necesaria de producto y distribuir de acuerdo al comportamiento del mercado.

Por ello, Lean Startup es una metodología centrada en el circuito crear, medir, aprender de forma rápida, y que nos permite entender cuál es y hacia dónde va el camino que debemos seguir.

EL FRACASO, TU MEJOR AMIGO

Los fracasos forman parte del emprendimiento y crear. Alguna vez alguien me dijo que los emprendedores son como un luchador: si se caen, se levantan y siguen luchando. Piensa en que quizás no tengas al socio adecuado o al equipo al que le faltan habilidades.

Lo único seguro es que el éxito no llega de la noche a la mañana. Pueden pasar años antes de que lo logres y que el fracaso sea tu mejor amigo.