Craftworks, más que un espacio una comunidad para trabajar

Craftworks, más que un espacio una comunidad para trabajar

El coworking que rompe con los esquemas convencionales de trabajo para crear una comunidad en la Ciudad de México, Craftworks.

Por: Irais Ramírez

Como en la prehistoria, cuando los hombres se dedicaban a la caza y a la recolección de productos. Así fue como las primeras actividades productivas permitieron el hábito de intercambiar productos.  Y fue así como el denominado “trueque” sirvió a Craftworks para que sus socios se conocieran.

Todo comenzó en 2014, cuando Thibault Leroy, CEO de Craftworks, decidió dejar su trabajo y cambiar las empresas de tecnología para convertirse en un emprendedor.

“Lanzarme a una aventura donde no sabía si habría mañana. Pero tengo derecho a equivocarme. Y si no funciona, pues regreso a un trabajo. Ésa fue la motivación número uno para emprender”, añadió Thibault.

Para Leroy la idea de emprender surgió cuando su pareja emprendió un restaurante y con poco capital logró hacer crecer su idea. Entonces él, a sus 33 años, decidió dejar de gastar su dinero para invertirlo en un coworking; que en su momento no era un tema tan sonado.

El comienzo de la aventura

En un inicio abrieron un en un séptimo piso de un edificio en la colonia Juárez. La idea era crear un espacio de trabajo con el concepto de café integrado: un coworking-café. Pero cambió totalmente.

Así formaron un sitio cómodo para trabajar donde se encuentra un espacio con sofá, matrimonial, sitio para fumadores:

“Una,  sabemos que no puedes estar trabajando todo el día. Necesitas un momento para descansar, relajarte, ver televisión, etcétera”, comentó Thibault.

Fue también en Juárez donde se abrió el primer espacio. Porque ahí conocieron a personas que confiaron en el proyecto que ahora es Craftworks. Poco a poco, mediante recomendaciones, empezaron a llegar los primeros clientes: Cesar Ruíz y Ernesto Mier, quienes en poco tiempo se convertirían en socios.

Todos con líneas de negocios diferentes. Cesar enfocado en la arquitectura, Ernesto con un despacho de abogados. Tiempo después se integró Javier Serrano, encargado de la conexión a internet. Cada uno aporta lo que sabe para impulsar el crecimiento de Craftwoks.

Ahora, con sede también en la colonia Condesa; con una imagen totalmente diferente a la que tienen en Juárez, se enfocan en un perfil más ejecutivo, pero a la vez moderno para quienes buscan una alternativa no tan cara.

El valor agregado

En Craftwoks valoran a la comunidad que se genera dentro del coworking. Realizan todo lo posible para tener una estructura que se enfoque en las necesidades de sus clientes, y la flexibilidad ante todo lo que necesitan los usuarios y con una interfaz que se adecúa a todos.

También ofrecen un concepto fresco, optimizando cada espacio para fomentar la creatividad de sus usuarios.

Lo mejor de todo: la gran parte de sus ocupantes son startups a las que hacen que su lugar de trabajo sea cómodo, mediante diversas actividades, como maratones de películas, cata de vinos.

Y si alguno de sus ocupantes necesita ayuda para conseguir personas para completar su equipo, les ayudan haciendo publicaciones en Facebook y así hacer más ágil el proceso de reclutamiento.

error: Content is protected !!