Coworkings vs oficinas corporativas, ¿cuál es la diferencia?

¿Cuál es la diferencia entre Coworkings vs Oficinas corporativas? Estos términos se usan comúnmente para designar la misma cosa: un espacio de trabajo. Sin embargo, estas dos palabras tienen un significado diferente – y esas diferencias son lo que trataremos de averiguar –.

Para ilustrar y entender de manera simple y clara la discrepancia entre coworks y oficinas convencionales, tendremos un enfrentamiento entre las características de una y otra. Así comienza esta batalla.

CoworkingsJosé Antonio Benítez es un especialista en sistemas que ha trabajado los últimos años en varias oficinas. Hoy platica con Klika y nos cuenta la experiencia, que para él, ha significado trabajar en una oficina convencional.

Una de las principales características que el empleado mira en su lugar de trabajo es ver el espacio como un lugar al que se va por obligación.

“La oficina se ha configurado como un destino, el espacio en el que el trabajador encuentra con mayor facilidad los recursos para realizar la actividad a la que se dedique”.

En este sentido, el diseño de los espacios de trabajo convencionales, está ligado a dar respuesta a distintas situaciones que vive el profesional dentro de su jornada laboral.

“A lo largo de la historia la evolución del espacio administrativo se estudia a partir de dos tendencias básicas: las circunstancias que hacen posible el surgimiento del edificio de oficinas y los elementos que – una vez establecida la primera tipología – han provocado cambios o avances significativos”. Nos explica el arquitecto Miguel Segovia.

En este sentido, la oficina convencional surge como la respuesta a una serie de necesidades ligadas al trabajo, entre ellas destacan: administrar las horas de trabajo, estandarizar las formas en como los empleados realizan sus tareas.

Debido a la distracción y a la necesidad de los trabajadores, es habitual que el diseño de las oficinas – por muchos años – haya consistido en un área central abierta de escritorios en filas regulares con oficinas privadas a lo largo de pasillos perimetrales.

“El diseño de los espacios se realiza en función de cómo se necesita que trabajen y se relacionen los trabajadores en ese entorno,” agrega Segovia.

No obstante, en los últimos años se ha generado un extenso debate entorno a la gestión del tiempo, la creatividad y la productividad en los centros de trabajo. En este sentido, la evolución tecnológica y el encuentro con brechas generacionales cada vez más marcadas son los que han llevado la batuta en esta conversación y a la creación de Coworkings más adaptables. 

Aquí puedes leer sobre Gran Capital, el coworking que nació entre amigos. 

Lo confirma José Antonio Benítez: “en muchos casos el diseño de las oficinas está pensado en aumentar la productividad a costa de aislar la interacción entre compañeros de trabajo, eso a veces funciona; pero en ocasiones la creatividad es necesaria, es entonces cuando la conexión entre compañeros de trabajo se vuelve fundamental y puede ser la diferencia entre solucionar un problema o crear una solución realmente innovadora”, concluye.

Para Grisel Corona, especialista en recursos humanos de Ernst & Young, una de las desventajas de trabajar en una organización con espacios convencionales radica en los tiempos que pasa la gente en ellas: “pasas mucho tiempo en el trabajo y poco con la familia; por esa razón es importante buscar un equilibrio”.

Motivados por los espacios de trabajo, Coworkings u oficinas corporativas

Muchos profesionales independientes se enfrentan a distintas dudas, entre ellas: ¿dónde voy a trabajar? La mayoría decide iniciar desde casa, pero esto enfrenta a los trabajadores a múltiples problemas, ejemplos son el aislamiento con contactos profesionales y la incapacidad de separar la vida profesional de la personal.

Lo confirma Elías Galindo, diseñador gráfico, “una de las cosas que más trabajo me costó al principio de mi vida profesional fue buscar la manera de reducir costos, al trabajar por proyectos y de manera independiente no podía aumentar costos como el caso de pagar una oficina, además necesitaba hacer crecer mi red de contactos y clientes potenciales, así decidí comenzar a utilizar los espacios de trabajo comunitarios.

Es cierto. El movimiento global de los  Coworkings ha ganado muchos seguidores. Los emprendedores y trabajadores por cuenta propia han comenzado a buscar nuevas alternativas para poder desarrollar su proyectos y la ventaja que ofrecen los espacios de trabajo compartido han facilitado los elementos y el entorno para llevar sus actividades profesionales a otro nivel.

“El entorno profesional ha cambiado y han nacido nuevas formas para que el profesional desempeñe su trabajo. La eficacia de un trabajo ya no se puede medir en función de la cantidad de horas que alguien pasa en su lugar de trabajo”, señala Grisel Corona.

Y además, agrega: “hoy es súper importante encontrar un lugar donde se pueda potenciar la interacción entre los profesionales dando lugar a nuevas oportunidades laborales que no serían posibles trabajando desde casa o en una oficina convencional”.

Bajo la bandera de colaborar, inspirar y compartir, el movimiento de los Coworkings ha cambiado la forma de los espacios de trabajo, los usuarios de estos espacios comentan que su productividad ha crecido notablemente al tiempo que sus redes de contactos profesionales y sobre todo compartir gastos y abaratar costos es algo que les beneficia demasiado.

A partir de las comparaciones anteriores podemos aprender que el centro de trabajo a llegado a un nuevo nivel, ha cambiado la idea de llegar a un lugar especifico y realizar una tarea especifica. También podemos darnos cuenta de que una oficina se ha convertido en un espacio cada vez más complejo – ya no es solo de muebles y máquinas en el espacio de trabajo, si no que involucra cada vez más a los humano.

Lugares de inspiración para ser emprendedor

Orientarse a nuevas formas y métodos de trabajo, compartir ideas y enriquecerlas con otros colegas profesionales, ahorrar recursos, buscar mejoras significativas en espacios de trabajo, perseguir la posibilidad de acceder a nuevos proyectos y clientes en colaboración con otros profesionistas independientes es algo por lo que se preocupan las nuevas generaciones. Incluso los empresarios más exitosos, antes de tener éxito, han estado en eso.

La diferencia es que han tomado la decisión correcta, han aprovechado el entorno a su favor para evolucionar. Es por eso que se convierten no sólo en hombres de negocios, sino en personas que toman la decisión de arriesgarse a tomar decisiones difíciles para conseguir sus metas.

¿Asi que, que hay de ti? ¿Eres trabajador convencional? ¿Estás simplemente trabajando o estas llevando tus servicios profesionales a un nivel superior?