El A, B y C de cómo venderle a un millennial

Actualmente la población millennial en América Latina es mayor a los 154 millones de jóvenes, quienes representan la llave maestra para las marcas y comerciantes; generación que sin duda alimentará el motor económico de la región en el futuro próximo.

No obstante, los millennials no son presa fácil para las marcas, y no se ganan con actividades tradicionales de marketing; es decir, el reto es cada vez mayor, sólo prevalecen quienes con campañas innovadoras, mejor pensadas y digitalmente empoderadas diferencien su marca en forma única.

A continuación te daremos cinco consejos básicos, según Marcos Razón,  Director y Gerente General de HP en América Latina,  para salir del neandertal y  conseguir una oportunidad de hacer crecer tu negocio.

Millennials jugando Pokemon Go en plaza pública

No ignores las redes sociales

Ignorar las redes sociales entre millennials es casi como olvidarte de respirar. Son la generación más comunicada de la historia, y no importa que tan bueno sea tu producto bastará con un par de malos comentarios en tu muro para que nunca se vuelvan a pasar por ahí.

En una investigación de PwC, se reveló que el 45 por ciento de los millennials entrevistados señalaron que sí se sienten influenciados por las reseñas, comentarios y retroalimentación que leen en las redes sociales; otro 44 por ciento mencionó que las ofertas promocionales en redes sociales desempeñan un papel importante.

Analiza, escucha y extiende tu campo de acción

Las redes sociales, aplicaciones móviles y contenidos web te dan un panorama de las ideas y preferencias de lo que se está posicionando en ese momento, la tecnología te da muchísimas oportunidades de análisis de mercado ¡úsala! 

La analítica revela qué productos buscaron, agregaron a un carrito de compras y compraron recientemente. Con esta información las marcas pueden personalizar experiencias al sugerir productos y servicios relacionados  a través de ofertas promocionales y  personalizadas vía email.

No intente vender, genere experiencias

Si quieres vender, olvídate de vender. Confía en lo bueno de tu producto y dedica tu tiempo a crear contenido y experiencias. Nadie se preocupa por las características súper innovadoras que pueda tener cierto artículo (a nadie le gusta ver infomerciales). Crea un concepto y después has que tenga congruencia con cada una de tus campañas de publicidad.

 En una encuesta de Animoto realizada a más de mil consumidores, se reveló que el 96 por ciento consideran útiles los videos al tomar decisiones de compra online, y casi tres cuartas partes de ellos indicaron que es más probable que compren un producto o servicio si tienen acceso a un multimedia.

Céntrate en actualizar tu contenido

Internet está vivo, y respira. Quien no se mueve se muere; a nadie le gusta un sitio web estático, esto es en cualquier aspecto. Si quieres tener tráfico en tu portal, red social o lo que traigas de lunch  debes ponerle salsa a tus tacos y llenarlo moderadamente de contenido diario, o al menos semanal. No se trata de publicar cualquier cosa, recuerda que quieres atraer gente, así que dales el respeto que se merecen y publica algo interesante.

Un sitio Web que se actualiza frecuentemente ofrece a los buscadores una gran fuente de contenido y nueva información para solicitudes de búsqueda. Actualizar un sitio Web a menudo atrae a nuevos clientes y ayuda a retener a los clientes actuales.

Comercia conversacionalmente

Tal vez sientas que platicar por inbox es muy impersonal, pero recuerda que tu target son los millennial, y no hay nada que disfruten más que la mensajería instantánea; así  le permites al customer tener contacto contigo, hacer preguntas, obtener recomendaciones, seleccionar productos, hacer pedidos y rastrear entregas sin contratiempos.

Recuerda mostrarte cercano y disponible; es decir, los millennial han aprendido a través de twitter y facebook que nada debería tardar mucho, y vía instagram que nada o nadie es tan lejano de ellos (como  se creía hace algunas décadas).

Los millennial no sólo cambian lo que compran, sino también cómo lo compran. Por eso es importante que como marca te conectes e interactúes con ellos; descuida, todo este trabajo trae consigo sus recompensas, una vez que una compañía captura la confianza y la lealtad de un millennial, éstas no se pierden con facilidad.