Cohousing, nueva modalidad de vivienda para millennials

Hoy en día el cohousing es una nueva modalidad de vivienda para millenials. Parecen estar retomando una costumbre medieval, viviendo comunalmente con amigos, vecinos, parientes y extraños. 

Mientras muchos consideran el futuro de su situación en los bienes raíces, otros reflexionan acerca de su estatus de roomie, el cual no necesita una verdadera transición; en lugar de eso, vivir con amigos brinda más beneficios que hacerlo solo y, por supuesto, es un símbolo del carácter de la generación millenial, la cual está acostumbrada a compartir.

Como si vivir en compañía no fuera suficiente, saliendo de sus hogares esta comunidad trabaja en coworkings, donde comparten los espacios con empresas diferentes y personas que no necesariamente están ligadas a la misma actividad.

Otra muestra del su poco interés por la privacidad se nota incluso en sus viajes, pues prefieren quedarse en hospedajes compartidos. Para trasladarse también lo hacen en transportes colectivos tipo Uber Pool.

¿Qué es Cohousing?

cohousingEl término “co”, referente a comunitario, se extiende ahora a la forma de vida de aquellos millenials que no consideran necesario gastar en una vivienda propia para pasar su etapa de adulto mayor, misma que, definitivamente, no quieren atravesar en solitario, sino junto con amigos o incluso extraños, a fin de seguir produciendo experiencias.

Ciertamente, hay muchos beneficios en la vida comunal. Cuando creces en una casa familiar que comparte las tareas y provisiones, se puede extrañar ese ambiente al momento de decidir vivir por tu cuenta. Cuando das el paso y decides vivir con roomies, hay además otras motivaciones en lugar de extrañar a tu familia.

El cohousing puede servir para cualquier persona, pero el modelo que se impone actualmente está dirigido a personas mayores. Hay distintas modalidades, desde aquella en la que se plantea una vivienda totalmente privada con algunos espacios de servicios comunes hasta otros que implican casas de carácter colaborativo en las cuales se comparten sitios como la cocina y las salas de estar.

¿Ventajas o Desventajas?

A primera vista, personas con gustos tradicionales han opinado que se pierde espacio, y aunque es cierto, también lo es el hecho de que al llegar a la etapa adulta, muchos de los espacios de una casa propia pierden funcionalidad y dejan de ocuparse, como la habitación de los hijos; estas áreas perdidas sólo sirven para gastar energía.

También puedes leer, los Millennials lo quieren todo.

En cambio, las casas compartidas planteadas por el cohousing sí implican espacios reducidos pero con comodidades e instalaciones como un gimnasio o salones para realizar talleres o cualquier tipo de actividad. También se pueden compartir servicios de asistencia, limpieza, envíos a domicilio, etc.

Este modelo de vivienda inició en países como Dinamarca, Holanda, Suiza y Estados Unidos, donde empezó siendo algo excepcional y ahora es parte de las políticas de vivienda y servicios sociales, tomando importancia en los sectores ligados al envejecimiento de esta nueva generación, la cual no quiere sentirse sola o dejar de vivir en comunidad, y no pretende gastar por una casa completa que no le daría felicidad y, en sentido práctico, no usaría en su totalidad.