CEOs mexicanos del universo a través de la historia

Algunos ya no están en este mundo. Hay quienes aún viven. Pero lo más importante es el legado que han ido dejando a través de la historia. En esta ocasión te quiero hablar de aquellos seres fenomenales que tendrían que llevar el título de CEOs por su contribución a la ciencia. Y mejor aún: ¡todos son mexicanos!

El CEO del cosmos

Totalmente novohispano, Carlos Singüenza y Góngora nació en la Ciudad de México en 1645.

Inició sus estudios religiosos, pero fue expulsado por indisciplina. Tiempo después se graduó en la Universidad Real y Pontificia.

En 1671, luego de realizar sus observaciones astrónomicas, publicó su primer lunario y almanaque. En 1672 ganó la posición de catedrático de Astrología y Matemáticas, durante 20 años, realizando contribuciones notables.

Simultáneamente se desempeñaba como capellán del Hospital del Amor de D-s. En América fue el precursor de la separación de astrología y astronomía, plasmado en su libro Manifiesto filosófico contra los cometas.

CEO de las galaxias

Así como sus antepasados mayas, este astrónomo mexicano nació en el estado de Mérida, Yucatán en 1930. Arcadio Poveda Ricalde fue galardonado con numerosos premios, entre los que se encuentra el Premio Nacional de Ciencias en 1975.

Es investigador en el Instituto de Astronomía de la UNAM y docente en diversas universidades del mundo. Se doctoró en la
Universidad de California, en Berkeley.

Su trabajo le permitió desarrollar la teoría “Método Poveda” para determinar las masas de las galaxias esféricas y elipsodiales.

Su aplicación le llevó a descubrir una relación entre la masa de un sistema estelar y su luminosidad total. Sin más vueltas, es el CEO de las galaxias.

El CEO de CEOs

El doctor Manuel Sandoval Vallarta nació en 1899 en el seno de una familia burguesa en la Ciudad de México. Estudió en el MIT la licenciatura en ingeniería Eléctrica. Obtuvo el doctorado en Física matemática a los 25 años en el mismo Instituto.

En 1927 ganó una beca que le permitó estudiar Física, bajo la tutoría de Albert Einstein. Lo podríamos denominar CEO de CEOs mexicano del espacio.

En 1929, volvió al MIT. A partir de entonces se convirtió en el referente perfecto del continente americano para conocer, comprender y criticar a la mecánica cuántica. Por sus investigaciones en rayos cósmicos, fue nominado a un Premio Nobel.

CEOs de la ciencia

CEO de las estrellas

Guillermo Haro Barraza nació en la Ciudad de México en 1913. Estudió Filosofía en la UNAM. Pero su pasión por la Astronomía lo llevó a ser contratado por el Observatorio Astrofísico de
Tonantzintla.

Entre sus hallazgos más importantes se encuentra la detención de nebulosas planetarias en dirección al centro de la galaxia y las condensaciones de las nubes densas junto a regiones ricas en estrellas recién formadas conocidas como “Objeto Herbig-Haro”. Sin duda, el CEO de las estrellas.

CEO de la materia interestelar

Chilanga de nacimiento, Linda Silvia Torres Castilleja nació en 1940. Fue la primera a nivel nacional en obtener un doctorado en Astronomía. En 2009 fue la coordinadora del Año de la Astronomía en México, y en 2015 la nombraron presidenta de la Unión Astronómica Internacional.

Podríamos denominarla la CEO de la materia interestelar. Fue reconocida como una de las científicas mexicanas más importantes de la actualidad, principalemente por sus trabajos
referentes a la materia interestelar, así como sus estudios en nebulosas y protonebulosas planetarias.

La Unesco la reconoció con el premio L’Oréal en el rubro de Mujeres de la Ciencia.

Lee aquí: Nuestro ecosistema y su latente necesidad de diversidad

El CEO de los rayos luminosos

Mexiquense de nacimiento, José Antonio Alzate y Ramírez fue uno de los referentes mexicanos de la Astronomía. Nació en Ozumba, Estado de México en 1737. Fue filósofo, teólogo, historiador, botánico y periodista del siglo XVIII.

Se dedicó a la observación de los astros y los fenómenos meteorológicos durante muchos años. Logró publicar, en 1789, varios trabajos de vanguardia sobre el fenómeno de la aurora boreal. Sin mayor discusión, es el CEO de los rayos luminosos.

CEOs

CEO del universo

Manuel Peimbert Sierra es chilango de corazón. Se trata de uno de los astrónomos y académicos más destacados del país. Es físico, graduado en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Nació en
1941.

Es doctor por la Universidad de California, en Berkeley. Ha sido investigador del Instituto de Astronomía y de la Facultad de Ciencias de la UNAM desde 1968. En 2006 fue nombrado investigador emérito de la misma casa de estudios. En 2011 le otorgaron el doctorado Honoris Causa en la máxima casa de estudios.

A sus 76 años es investigador titular de tiempo completo en el Instituto de Astronomía de la UNAM. A los 33 años descubrió que el gas inicial de las primeras galaxias estaba compuesto de 23% de
helio y 77% de hidrógeno.

También que los átomos de carbono y nitrógeno del gas intergaláctico provienen esencialmente de las nebulosas galácticas. Se ha dedicado a la determinación de la abundancia de helio priomordial y de otros elementos químicos, así como de sus implicaciones para la cosmología, la evolución de las galaxias, la evolución de las estrellas y el contenido bariónico del universo.

Sus aportaciones bibliográficas han sido utilizadas más de 13 mil veces alrededor del mundo. Eso lo ha convertido en uno de los investigadores más citados y en general más prolíficos de México. Él sería el CEO del Universo.

CEOs en ciencia