Cambios en las políticas para la población de adultos mayores en México

Cambios en las políticas para la población de adultos mayores en México

México atraviesa por un gran reto: la transición demográfica con el aumento de la población de adultos mayores.

Según el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en 2017 habitaban en el país casi 13 millones de personas de 60 y más años.

Un futuro no lejano

La transición demográfica que existe en México, es una realidad con grandes desafíos para los habitantes del país.

Así como para el gobierno federal, estatal y local, ya que el envejecimiento poblacional se ha acelerado notablemente.

“En la década de los 70, la población de la tercera edad constituía menos del 4%, mientras que, para 2050. Se espera que rebase el 16%, es decir, más de 24 millones de personas”, señaló Carlos Noriega, presidente Ejecutivo de laAsociación Mexicana de Afores (Amafore).

Cambio para la población de adultos mayores

La Amafore, fundada en 1997, tiene la finalidad de fortalecer y consolidar el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) en México.

También es la encargada de representar a las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) ante autoridades y medios.

Actualmente hace un llamado con motivo del Día del Adulto Mayor para implementar políticas que atiendan las necesidades de la población.

Por ello, se enfatizó en revisar de las políticas orientadas a garantizar el acceso a la salud y bienestar económico.

“Se estima que en menos de 30 años, “6.3 millones de mexicanos de 65 años o más no tengan pensión, 10 millones vivan en situación de pobreza y 15.3 millones de mexicanos padezcan enfermedades crónico-degenerativas”. Dijo el represéntate de las afores.

Los retos

Enfrentamos grandes adversidades los mexicanos y las afores y, en particular las autoridades e instancias competentes.

Por ello, es importante diseñar e implementar políticas públicas que disminuyan la vulnerabilidad de dicha población.

“Ofrezcamos mejores condiciones de bienestar, respeto a sus derechos e inclusión plena a su entorno físico, social y económico. La última etapa de la vida debe ser una oportunidad para disfrutar de un merecido descanso, con calidad de vida, luego de una vida dedicada al trabajo”, concluyó Noriega Curtis.

error: Content is protected !!