BusinessKids: juegan mientras emprenden

Platicamos con pequeños empresarios de BusinessKids, quienes nos dejaron algunos consejos para no olvidar nuestra niñez, cuando creíamos que éramos capaces de todo.

Business Kids

Sobre el mostrador, a la entrada de BusinessKids, ubicado en la planta alta de Pabellón Altavista, en la Ciudad de México, se observa una alcancía de cochinito…pero no es la clásica alcancía.

El cuerpo de este puerquito de plástico está dividido en varias partes, de tal modo que no todo lo que se ahorra en él se destina meramente a gastar; también se usa para reinvertir y hasta para donar. Igual de innovador que la alcancía es este centro donde, por medio de juegos, se forja a niños para que sean emprendedores.

Mitchell, de 11 años de edad, lleva ya tres años y medio aprendiendo a emprender en BusinessKids, desde más pequeño le fascinaba la naturaleza y supo que quería convertirse en fotógrafo de naturaleza y conservación. Su emprendimiento se llama BioFoto y está dedicado precisamente a su pasión.

Michell Business Kids

“Lo que yo quiero es sensibilizar y con concientizar a las personas sobre lo maravilloso e importante que es nuestro planeta”, señala Mitchell, quien empezará a hacer un libro sobre su negocio.

Por su trabajo, Mitch ha recibido diversos reconocimientos, como el otorgado por parte del concurso , “Por el Planeta Photo” y National National Geographic, así como una reciente beca por parte de Nikon.

Además, como bien lo aprendió en Business Kids, dona 5% a Pelagic Life, una ONG dedicada a la protección de la biodiversidad del mar abierto, de lo que obtiene por la venta de sus fotografías en ferias de emprendimiento a las que lo invitan.

Pensando en niños como Mitch nació BusinessKids en 2009, bajo el nombre de Clínica de Desarrollo Emprendedor para Niños y se creó a partir de los cursos que se impartían para adultos, según cuenta María del Carmen Cabrera, directora general de estos centros de emprendimiento infantil.

Luego de ver que a los adultos les costaba mucho adaptarse, comenzaron un programa para adolescentes pero notaron que “ya iban tarde”; entonces reestructuraron el proyecto partiendo desde la perspectiva de un niño.

“Las primeras dinámicas eran juegos de nuestra infancia aplicados a negocios y poco a poco empezamos a construir un modelo. Contratamos psicólogas y consultores, aunque al principio fue un poco ensayo y error”.

Te invitamos a leer dando clic aquí, nuestro top 10 de CEOs de las caricaturas. Descubre cuál eres de acuerdo a tu perfil empresarial. 

Si bien actualmente ya se está apoyando el emprendimiento infantil, Maricarmen recuerda que fueron pioneros a nivel mundial, “fue un modelo disruptivo que se volvió una nueva posibilidad de mercado”.

Luego lanzaron su revista y notaron que había muchos niños y padres que querían este tipo de programas, entonces decidieron ser franquicia. Actualmente hay 66 centros de BusinessKids en diferentes estados de la República mexicana, y próximamente se ampliarán a 68.

Además, el modelo está también en países como Costa Rica, Guatemala, Panamá, Estados Unidos, Colombia, Salvador y España. La clave está en soñar en grande.

“A un emprendedor no lo tiene que mover un plan de negocio, lo que mueve a un verdadero emprendedor es el sueño; así es como emprenden los niños, ese es el motor, la idea, lo que uno trae dentro y quiere expresar”, afirma contundente Maricarmen.

De ahí que los soñadores que llegan a Business Kids desarrollan su negocio basado en lo que más les gusta: comercializar, fabricar alimentos, creando aplicaciones si la tecnología es lo que les apasiona.

“Cada niño va a emprender de acuerdo a lo que trae dentro, según lo que quiere dar al mundo. Convertimos sus pasiones en negocio”, asegura la directiva.

Para ejemplo está el proyecto que comenzará a desarrollar Alejandro Gonzáles, un pequeño emprendedor de nueve años de edad, quien tiene dos meses de haber ingresado a BusinessKids, y pensó en hacer pelotas anti-estrés. “Cuando llegué aquí no sabía lo que iba a hacer y pensé en este juguetito”, dice sin temor a nada.

cursos de emprendimiento para niños

Aunque, como él mismo nos platica, lo que más se le dificulta es dividir el dinero, todo en este centro con alma emprendedora se le hace muy fácil y le gustan mucho las actividades.

“No tengan pena de exponer sus ideas. Aquí pueden crear prácticamente lo que se imaginen, sólo requiere un poco de esfuerzo y trabajo”, nos aconseja.

Maricarmen explica que los niños saben perfectamente lo que no es su fuerte y lo acaban delegando, “hay algunos que son muy buenos desarrollando producto pero no les gusta vender y traen a algún amigo de la escuela para eso”.

Incluso, la directiva nos cuenta que hay casos de niños que se asocian y se desasocian cinco minutos después. “Están las niñas que empiezan juntas y se separan dos días después, además están las que siguen juntas; sobre todo cuando tienen la misma pasión.  Hemos tenido socios de diferentes centros”.

Los pilares del emprendimiento infantil

“Al adulto le cuesta trabajo creer que es capaz de todo, estamos dañados; los niños en cambio son puros y libres, les quitas paradigmas y empiezan a creer en sí mismo, y esa misma energía se la inyectan a su emprendimiento”, argumenta Maricarmen cuando hablamos de diferencias entre emprendedores adultos y niños.

Advierte que para llegar a ese punto primero es necesario fortalecer la parte psicológica del menor. “Una vez que el niño sabe que es capaz de todo, entonces: es capaz de todo”.

Por ello, el programa de BusinessKids está basado en cuatro pilares de enseñanza fundamentales, a fin de “hacer emprendedores integrales, que realmente sean motores de cambio y entiendan lo que es competir legalmente:

  1. Desarrollo personal.– Se trabaja la inteligencia emocional del infante, además del trabajo en equipo, liderazgo y autoestima, a fin de fortalecer al niño y pueda enfrentarse al mercado.
  2. Aprendizaje de Negocios.- Se enseñan temas como compras, ventas, administración y mercadotecnia.
  3. Educación financiera.- Para que el niño aprenda a ahorrar e invertir.
  4. Conciencia social.- Para que vean que los negocios no son sólo para ganar dinero; sino que debe aportar algún beneficio a la sociedad. Se imparten materias como ética y valores, donde se enseña a no copiar a otro niño el modelo ni hacer trampa, y a cuidar el medio ambiente.

Cada área cuenta con personal experto en materias como Administración, Mercadotecnia y Psicología, como ejes del programa, además de una nana auxiliar y consultores especializados en Comercio Exterior, Pensamiento Global y Finanzas.

Y si pensábamos que este tipo de materias son complicadas, Maricarmen asegura que “los niños son más listos (que los adultos)”; de ahí que primero es necesario quitarles las barreras. El miedo a las matemáticas dice Maricamen, “es sólo un bloqueo mental”. A los más pequeños, por ejemplo, no se les enseñan fórmulas, sino cómo usarlas.

En este centro, uno de los objetivos es romper con los “no puedo”, y lo han hecho tan bien que hasta ahora, sólo el uno por ciento ha claudicado “y no es por el niño sino por el papá que cree que su hijo no puede”, explica esta experta en emprendimiento infantil, quien advierte que también se trabaja mucho con los papás.

“Una vez un papá me dijo: mi hija por qué es veterinaria si tiene que ser administradora de empresas. La niña apenas tenía seis años”.

También para eso está Business Kids: para sanar, menciona Maricarmen: “A veces hay niños que pierden al papá o a la mamá o tenemos un niño que está triste porque su abuelo está enfermo o está en proceso de divorcio, entonces trabajamos con ellos para que entienda que eso es independiente de ellos”.

Emprendiendo en la niñez con BusinessKids

Maricarmen, Directora de BusinessKids

“Hay que emprender como niños, olvidarse de planes de negocios; hay que sacar las pasiones primero”. Maricarmen, directora general de BusinessKids.

Los niños inscritos en el programa de BusinessKids deben cubrir 80 horas para lograr su primer emprendimiento. Se imparten 22 materias, siempre por medio de juegos y cada año son dinámicas distintas.

Para convertirse en caso de éxito un niño debe estar cerca de dos años en BusinessKids, según la edad. Los más pequeños quizá requieran tres años y los más grandes (entre 11 y 14años) pueden lograrlo en un año y medio, pues sus juegos son más completos.

Una vez terminado ese ciclo se comienza con el registro de marca para que el niño esté completamente listo como emprendedor. “Les ayudamos a crear productos en serio, con imagen, logo, página web, tarjeta de presentación, etc.; todo es profesional”, dice Maricarmen.

cursos-de-negocios-para-niños