Bismarck Lepe, el poder está en la estrategia con Wizeline (2 ª Parte)

En está segunda entrega, te compartimos cómo Bismarck Lepe, fundador y CEO de Wizeline, pasó de Google a ser un empresario más allá de Silicon Valley y cómo regresó a su país a emprender su meta más grande: convertir a México en el sueño americano. 

Utiliza tu trabajo como un cohete

Wizeline, Bismarck Lepe empresario mexicano

Foto tomada por Alejandro Villalobos. Copyright Klika 2017

Bismarck recuerda a su amiga Chow Amber:

“Ella siempre dice que no importa qué título o qué trabajo haces en una empresa, lo que importa es que la empresa sea un cohete en tu vida”. 

Para Lepe eso fue lo que Google significó. Él gozó de oportunidades únicas que la empresa le brindaba primero a sus propios empleados, como cuando Google iba a abrir sus oficinas en París; todos los ejecutivos estaban ocupados, Lepe tenía 22 años y por su conocimiento de la plataforma, fue el enviado indicado.

La burbuja de Silicon Valley

Para Lepe la vida en Silicon Valley atrapa porque no es como el resto del mundo. “Yo ahora tengo en mi celular a 22 billonarios que conozco, eso es algo que suena tan raro”, dice. Una casa en Silicon Valley puede costar cinco millones de dólares, eso es algo que Lepe, a pesar de su fortuna, no ve como normal. “Además, conoces a  personas de 22 años que están vendiendo sus empresas por un billón de dólares”, definitivamente no es un mundo normal.

Bismarck considera que es importante salirse de Silicon Valley para ver cómo funciona el mundo real, “Silicon Valley es una burbuja, es un lugar muy diferente al resto del mundo”.

Para quienes viven ahí, tratar de crear productos para la gente común es un reto; hay muy pocas empresas que llegan a un tamaño grande cuando sólo se enfocan en el 1%.

“Tienes que tener un producto para el 50% del mercado o más, por eso a Facebook le ha ido bien, porque tienen un producto gratis que vende publicidad, pero muchos de los productos que están en Silicon Valley no son de esos”.

Lee aquí: Bismarck Lepe, el poder está en la estrategia (parte 1).

La Era Donald Trump

“Yo tengo mucha fe en México, pienso que México tiene una población muy joven, tiene reservas naturales increíbles, está al lado del mercado más grande del mundo, no importa qué leyes pasen.

De todos modos está muy conectado a esa economía, ingresan muchos negocios de Estados Unidos; pienso que esta es una oportunidad para que México diga, ‘ok nos vamos a quitar los flotadores para nadar y los flotadores no van a ser Estados Unidos, nosotros podemos sobrevivir sin ellos y ver que hay un mercado más grande fuera’.

Toda la situación que está ahora me gusta porque esto ha unido a los mexicanos y también a los mexico-americanos que también son parte del mercado que deberíamos ver”, señala firmemente.

México es el segundo o tercer cliente más grande de Estados Unidos, pero si sumamos todos los latinos en ese país, es el número uno por muchísimo, entonces esta es una oportunidad para México y así es como lo deberíamos asumir.

¿Qué pasa en Google si cometes un error?

Una de las plataformas de Adwords de Google la hicieron al inicio para Pymes, empresas que iban a manejar cinco o seis palabras en su cuenta, pero casi enseguida empresas como eBay o  Amazon empezaron a manejar millones de palabras en sus cuentas; como Google en esa época no tenía APIs para hacerlo de forma programática, Lepe tuvo que desarrollar una aplicación que bajara todos los datos, los uniera y los mandara automáticamente a los clientes más grandes.

“Si yo cometía un error podía bajar todo el sistema, para ese entonces Google ganaba unos 2.5 millones de dólares al día, si el sistema se bajaba por seis horas serían 600 mil dólares que le costarían a la empresa”, confiesa.

Portada Mayo klika

Foto tomada por Alejandro Villalobos. Copyright Klika 2017

Una mañana Lepe hizo la optimización del algoritmo, se produjo un error y los clientes recibieron información incorrecta:

“Muy rápido corregí el error, mandé la información de nuevo y envié un reporte de lo que había pasado, cómo lo había corregido y qué había hecho para que no pasara de nuevo; se lo mandé a Adam Smith,Tim Armstrong, mi jefa, y a todo el mundo; esperaba que al final del día llegara alguien de seguridad con una caja para que me llevara mis cosas. Ese día nadie llegó, ni al día siguiente, ni el fin de semana”.

Cuando Lepe tuvo una junta con directivos, aprovechó, y al final se disculpó con uno de ellos. “Como que se quedó pensando en qué era lo que yo había hecho y me dijo ¡oh! vimos el reporte, que bueno que lo hiciste, tenemos muchas cosas importantes qué hacer, hay que seguir adelante”.

El aprendizaje más grande que deja esta experiencia para Lepe es estar consciente que “si uno está creciendo muy rápido y está tomando riesgos, los errores se van a cometer, pero hay que aprender de ellos y hay que continuar”.

El futuro es inteligente y es artificial

De la misma manera, hubo competencia entre las plataformas de nube, también hay competencia entre aquellas que usan inteligencia artificial, como Google, Facebook, Twitter, Apple e IBM; “todos están haciendo las plataformas pero no las aplicaciones que se tienen que usar para resolver el problema de un consumidor o de un negocio”.

En Wizeline, “ya hemos sacado un producto que usa el big data y la inteligencia artificial para encontrar cuáles son las oportunidades de mercado que tienen más probabilidad de tener éxito”. Además, ya han sacado otra plataforma en la que, por medio de algoritmos, es posible tener conversaciones con los consumidores, reemplazando a los call centers.

Bismarck Lepe es un hombre que ha logrado eso que tiene a muchos hoy en día trasnochándose; sin duda su camino no ha sido fácil, ni su éxito lo ha tomado por sorpresa; lo que Lepe tiene hoy, lo ha trabajado desde pequeño cuando aprendió inglés viendo Plaza Sésamo, Dallas y Life Style of Rich and Famous, durante su paso por Stanford, Google, Ooyala y Wizeline. Lepe reconoció que era pobre y supo que no quería serlo toda su vida.

Lepe aplica sus valores familiares a todo su entorno, así como miró hacia su hermano al ingresar a Stanford para decirle en qué camino debía dirigirse aún siendo un niño; de esa misma manera hoy ve a México, dirigiendo el foco a Guadalajara, como líder en alta tecnología e innovación; para lograrlo, necesitamos más empresas como Wizeline y más mexicanos como Bismarck Lepe, ¿te apuntas?

Errores al emprender, según Bismarck Lepe, CEO de Wizeline

  1. Quitarse el miedo. “La mayoría de las startups fracasan y se van a enfrentar a muchos retos; el éxito de las empresas es pensar que aunque tengamos esos retos vamos a sobresalir”.
  2. Colmillo frente a los inversionistas. “Cuando aceptamos capital nos sentimos como si los inversionistas nos hubieran hecho un favor; por eso yo aceptaba todo lo que me pidieran. Hasta muy tarde en la historia de Ooyala, aprendí que si ellos dan consejos sólo son eso, no es algo que tengo que hacer, el colmillo de cómo manejar a los inversionistas y a una mesa directiva fue algo que aprendí”.

frase-lepe2

COMPAÑÍAS MARCA LEPE

  • OoyalaEs una plataforma que administra, publica, analiza y monetiza videos en la web. www.ooyala.com
  • Wizeline. Es una plataforma que combina las mejores prácticas de desarrollo de productos diagnosticando a las empresas antes de desarrollarlos y lanzarlos para que obtengan mejor rentabilidad. Ha contratado en los últimos 12 meses casi 150 personas en Guadalajara. Al abrir oficinas en CDMX piensan tener entre 400 y 500 personas bien pagadas para finales del 2017.
  • Startup GDL. Asociación sin fines de lucro dedicada a ayudar a empresas de rápido crecimiento tecnológico de todo el mundo, desde Guadalajara, Jalisco, en México. www.startupgdl.com/