No le tengas miedo al miedo: Bárbara Arredondo CEO de i AM HERE

Bárbara Arredondo, fundadora de i AM HERE, plática los retos de tener una empresa enfocada al cambio social.

La empresa i AM HERE, una organización internacional que tiene como fin inspirar actividades de cambio social, comenzó en 2012, pero Bárbara Arredondo, su fundadora, siempre estuvo interesada en ayudar a los demás. “Yo trato de impulsar y motivar. ¡Apóyense!

Las cosas funcionan muy distintas que hace 30 años. Tenemos acceso a información, tenemos otro tipo de educación, podemos comunicarnos de otra manera y creo que sí la podemos ‘armar’ por nuestra cuenta sin tener que depender de alguien más”, afirmó Bárbara.

Durante su participación en el 4Women Forum, realizado el mes pasado, platicamos en exclusiva con esta empresaria, quien nos contó cómo ha sido el reto de fundar su empresa, además de la importancia de elegir a un socio y la comunicación con los colaboradores.

Entérate de lo que nos contó.

i AM HERE

¿Cómo nació tu preocupación y participación en el ámbito social?

I AM HERE nació con la intención de que nos cuestionemos por qué estamos aquí y darnos cuenta que al final, en realidad estamos aquí el uno para el otro. Bárbara notó que al comenzar con su empresa se despertaba “un sentido muy genuino de conexión y de empatía cuando ves que una acción, por más pequeña que sea, tiene un impacto muy grande”.

Desde que inició, el proyecto ha marcado la pauta para todo lo que ella hace. Se preguntaba: ¿cómo puedo ser mejor persona?, ¿cómo puedo ayudar a alguien más a que haga mejor su proyecto?

“A la gente con la que trabajo le digo que es muy importante la honestidad, la congruencia y ser claros porque, a veces puedes ser muy romántico e idealista en todo lo que pueda ser social y ayudar a alguien más, pero ¿qué implica todo esto? Sí, hay un costo al final, hay un desgaste emocional, hay sentidos de impotencia, de insuficiencia pero, sí creo que a la larga, al menos lo que a mí me ha dejado, es sentirme en paz con quien soy yo y sentir que estoy en este mundo por una razón”.

Bárbara nos platicó también que al momento de emprender tuvo problemas con sus socias de ese entonces, pues no compartían las mismas ideas y para ella esas diferencias fueron difíciles.

¿Qué hacer si tienes un socio con el que tienes diferencias?

Para Bárbara el tema es algo que ojalá nos lo enseñaran en la escuela: “Ojalá fuese un tema que se hablará más en familia. Rara vez se habla de frente lo que es estar en desacuerdo, probablemente sea una cuestión cultural.

“Creo que para los emprendedores siempre habrá momentos en los que no estés de acuerdo con alguien. Lo que yo les diría es: ‘realmente pregúntense por qué y para qué se quieren asociar con alguien’. Lo que sucedió en mi caso es que yo tenía 27 años y me asocié con gente mucho más grande que yo, y he visto este caso repetirse muchas veces.

Uno cuando está en sus 20´s piensa que no puede hacer las cosas con el resto de su equipo de 20´s y que tiene que asociarse con alguien en sus 40´s. Hay casos que funcionan y otros que no. Creo que al final del día es perder el miedo y tocar puertas nosotros solos”.

Lee también: Pilar Aguilar, mujer dentro del ecosistema emprendedor

¿Cómo lidiar con un trabajador con el que tenemos diferencias?

“Hace 2 meses abrí un restaurante, siempre había querido tener uno. Con el staff me doy cuenta cuando hay desacuerdos entre ellos. La estrategia que yo he elegido es hablar primero con uno, luego con otro, después emito un diálogo entre los 3 o entre los 4 o con quien quizás no coincidieron. La verdad es muy padre porque al final nos terminamos riendo todos”.

Bárbara marca también la importancia que debemos darle a la comunicación para que se dé entre empleados y colaboradores.

“Siento que muchas veces nos perdemos en los malentendidos y nos quedamos con el resentimiento”, afirma. Bárbara nos platica que para ella el miedo a hablar porque alguien opinó de cierta manera lo vuelve más interesante, pues nos da la oportunidad de cuestionarnos cómo ponemos de nuestra parte para que eso no escale a un conflicto más grande.

“Es bueno saber si en su momento, un compañero, un empleado o un socio no está en un buen momento de su vida y ser muy sinceros. Hay que hablar con la persona y decirle: ‘a lo mejor ahorita tú necesitas un descanso, necesitas cuidarte’. Yo sé que no eres este tipo de persona, tú lo sabes también; regresa cuando estés listo”.

En una ciudad como la Ciudad de México

Todos los días hay malas noticias, tanto en los periódicos como en las redes sociales, ¿cómo ha sido para i AM HERE ir contra la corriente?

“En realidad si ha sido un reto, no es fácil ser la persona que cree que las cosas sí pueden ser mejor todo el tiempo. Compartir esta visión es muy difícil porque en realidad hemos crecido en un mundo donde nos hacen pensar que las cosas siempre van a estar así o peor, entonces, ¿cómo volver a inculcar a los demás esperanza? Yo siento que la inspiración en el siglo XXI no está valorada como debería estar. Al final, todos los inventos, innovaciones, creaciones, proyectos, películas y empresas nacen a raíz de inspiración, de ideas, de nuestra imaginación como en esta y en cualquier ciudad grande”.

Para Bárbara, llegar a la Ciudad de México fue enfrentarse con personas que le preguntaban ¿quién te crees tú? La razón que explica el porqué de i AM HERE resulta de hacerte la pregunta: ¿para qué estás aquí? Esto le ayudó a entender que había personas que nunca se habían hecho esa pregunta.

“Me sigue sucediendo en mi consultoría, en We Matter o en otros proyectos con los que he colaborado, que me he encontrado con personas que llegan con pesimismo.

Nuestra respuesta automática es ver todo lo que no salió bien; por ejemplo, a veces cuando hay talleres le pregunto a la gente dime 10 defectos tuyos, me los dicen en menos de 15 segundos, luego les pido 10 cualidades y se tardan media hora; no hemos podido acoger la idea de que tenemos virtudes, que somos buenos, que podemos apoyar. Entonces, yo lo que impulso es compartir la historia de cómo sí puedo ser diferente e intentarlo”.

i AM HERE- CEO

Aprender de nuestros errores

Bajo la premisa de que hay que aprender de nuestros errores, ¿cuál ha sido el aprendizaje más importante para ti?

“Creo que no hablar cuando tuve la oportunidad de hacerlo, a veces como mujeres nos quedamos calladas”. Bárbara nos platicó que trabaja desde los 23 años con temas de mujeres, conciencia, medio ambiente, apoyo a los demás y empoderamiento. Muchas veces se decidió a hablar y otras no.

“Si yo el día de mañana ya no estoy aquí, no quisiera arrepentirme de no haber dicho algo. Me gusta llevar ese pensamiento en mi vida personal y profesional, porque al final tenemos muy poquito tiempo y creo que el error más grande es no atrevernos a ser quienes somos, yo cometí ese error muchos años”.

Bárbara ejemplifica y nos cuenta que a los 22 años, cuando hablaba, le daba pena decir la palabra “corazón”, por miedo a sonar cursi. “Poco a poco me fui dando cuenta que no hay nada que nos deba avergonzar, ni quiénes somos, ni cómo somos, ni por qué somos; más bien nos debería avergonzar si nos quedamos callados”.

Casi al terminar la entrevista platicamos de la importancia de marcar la diferencia y de como lo está logrando con i AM HERE y con We Matter, que para muchos es motivación.

También nos compartió la frase que para ella ha sido motivo de inspiración.

“No le tengas miedo al miedo. Yo creo que a veces no hacemos las cosas por miedo, pero es una ilusión más, no hay que tenerle miedo al ¿qué pasa si…? O al ¿qué van a decir? No nos limitemos por el miedo, al contrario usémoslo como una herramienta a favor”.

i AM HERE 

En su año de lanzamiento, 2012, convocó a personalidades como Patti Smith, una cantante y poetisa, Abby Disney, documentalista estadounidense, académica, filántropa y activista, entre otros en Monterrey, México.

Por primera vez, i AM HERE llega al corazón de la Ciudad de México donde estarán presentes Zainab Salbi, fundadora de Women for Women International, Iñaki de la Parra Campeón Ultraman UK 2012, Agapi Stassinopoulos autora de Unbinding the Heart y muchos más.

“Cuando alguien sabe quién es, sabe hacia dónde va”.